¿Oposiciones o descalificaciones?

Miguel A. García Andrés - Sábado, 21 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Como docente experimentado y miembro de un tribunal de Lengua en las pasadas oposiciones de 2010, no puedo sino expresar mi consternación y enfado por los resultados de las oposiciones de Secundaria de 2018, que están haciéndose públicos estos días. Bastantes tribunales han dejado plazas desiertas, esto implica que uno de los objetivos de esta OPE, la reducción de la interinidad en Navarra, no va a lograrse en gran parte. Profesionales que han preparado intensamente estas oposiciones durante años se han visto sorprendidos y decepcionados por unas bajísimas calificaciones, más bien descalificaciones, además de sentir una ofensa a su trayectoria en la enseñanza. Varios de estos tribunales hurtaron a los opositores las orientaciones concretas del supuesto práctico, y los opositores no conocen los criterios con que les han corregido sus exámenes. Por todo ello, bastantes docentes han presentado reclamaciones pidiendo una aclaración sobre los criterios de corrección de sus ejercicios y justificación de las puntuaciones, conscientes de que tienen derecho a esta información, y la jurisprudencia así lo avala. La buena imagen de la educación pública en Navarra exige que los tribunales y el departamento de educación den cuenta de sus decisiones en favor de los criterios de igualdad y transparencia, y rectifiquen si se ha producido alguna arbitrariedad, para no empañar dicha imagen ni la labor anterior de otros profesionales en el trabajo de selección y calificación de futuros funcionarios.