Mesa de Redacción

Esparza, en su laberinto

Por Javier Encinas - Sábado, 21 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

apenas diez meses tiene por delante Javier Esparza para seducir con su oferta electoral a algún empadronado en Navarra que no profese el regionalismo de antemano. No parece tarea sencilla para quien carga con la pesada mochila de haber sido partícipe del Gobierno de Barcina -el más nefasto de la historia incluso para muchos cargos de UPN-, inmediatamente después de haber dirigido el Servicio Navarro de Empleo mientras se batía el récord de parados. Quien por su experiencia gubernamental no está en condiciones de dar lecciones de gestión a nadie mantiene un discurso negacionista de los incontestables avances del cambio que, como mucho, solo cala en los ya previamente convencidos. Ayer, sin embargo, no tuvo más remedio que calificar de “positiva” la exitosa negociación que el Gobierno foral completó con el Estado para renovar el Convenio Económico. Fue el único gesto de aprobación que ha tenido en toda la legislatura con el Ejecutivo foral. El resto fue una retahíla de valoraciones tergiversadas de quien no encuentra la salida al laberinto en el que vive desde su paso a la oposición. Y no se atisba que vaya a escapar de ahí con una estrategia diseñada para apretar filas cuando lo que necesita es ensanchar el espacio.