Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Vía libre al Govern en el ‘exilio’

Tras el varapalo a Llarena, estos son los escenarios que se le abren a Puigdemont, que solo evitará pisar los estados español y francés

Un reportaje de Míriam Vázquez - Sábado, 21 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

El expresident, Carles Puigdemont, en una anterior comparecencia.

El expresident, Carles Puigdemont, en una anterior comparecencia. (Foto: Efe)

Galería Noticia

El expresident, Carles Puigdemont, en una anterior comparecencia.

carles Puigdemont se ha quitado la losa de la persecución internacional por parte del juez Llarena y ahora dispondrá de una mayor libertad de movimientos para viajar, proyectar en el mundo su apuesta por la independencia de Catalunya y articular el denominado Consell de la República, un órgano simbólico desde el que pretende desempeñar un papel de president honorífico y avanzar hacia un proceso constituyente, en paralelo al Govern efectivo de Quim Torra.

El magistrado del Tribunal Supremo ha retirado la euroorden que pesaba contra el expresident en Alemania, y también ha retirado de un plumazo las órdenes de entrega contra los otros cargos reclamados por un delito de rebelión en Escocia, Suiza y Bélgica, lo que deja ver que Llarena asume su soledad y temía que nadie en Europa compartiera su criterio sobre la existencia de una algarada violenta. Este dato propicia que Puigdemont pueda moverse sin temor a que la orden se reactive en otro país, con dos limitaciones: no podrá volver al Estado español porque sigue vigente la orden de detención y está procesado, y tampoco pisará Francia por recomendación de sus abogados debido a su estrecha cooperación policial con Madrid. “En Francia es mejor no arriesgar”, dijo Gonzalo Boye a Rac-1.

MANTENER SU INFLUENCIA

Consell de la República

Puigdemont no ha ocultado su intención de preservar cierta influencia política desde el exterior. En los últimos tiempos, esta apuesta ha generado importantes fricciones con ERC, y también con su propio partido, el PDeCAT. Los recelos los ha provocado la puesta en marcha de la plataforma Crida Nacional per la República, en la que muchos ven un intento de absorber a la antigua Convergència y articular un movimiento que acabe pescando votos en todos los caladeros del independentismo, incluida la CUP.

El expresident ha programado su regreso a Waterloo para conformar desde ahí el Consell de la República, un gobierno simbólico en el exilio que se encargaría del proceso constituyente. A Puigdemont lo acompañarían siete representantes de JxCat, ERC y la CUP. También se plantea que exista cierta estructura, más allá de ese Consell. El planteamiento inicial era crear una Asamblea de Representantes con las entidades soberanistas, con cargos electos tanto europeos como catalanes, y caras visibles de la sociedad civil. La Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein le dio vía libre para abandonar Alemania.

no puede ser president

El TC veta la investidura

En cualquier caso, la decisión de Llarena dinamita sus opciones para ser reelegido president en el corto o medio plazo. Si el juez hubiera aceptado su entrega a España en los términos fijados por Alemania, por un delito menor de malversación y no de rebelión, Puigdemont hubiese tenido alguna opción de quedar en libertad provisional en Catalunya y postularse para el cargo.

El Tribunal Constitucional impide una investidura a distancia, desde Alemania y por medios telemáticos;y el Supremo tampoco permitió que se postulara un preso, Jordi Sànchez;pero estando en Catalunya y en libertad provisional, Puigdemont hubiera podido presentarse. Sobre todo, si la entrega se hubiera producido en los términos de Alemania, hubiera dejado de estar suspendido para ejercer un cargo público porque ya no estaría procesado por rebelión. Como muy pronto, Torra podría convocar las elecciones y disolver el Parlament el 27 de octubre, para que tengan lugar al menos un año después de la última cita.

puede ir a las elecciones

Sin votar en el escaño

Aunque Llarena haya retirado la euroorden, el procesamiento de Puigdemont sigue vigente en el Estado español y, por tanto, sigue suspendido por una acusación de rebelión. Esa suspensión no impide que pueda presentarse como candidato a unas elecciones. Si se produjera una convocatoria en octubre como se está rumoreando en ámbitos políticos de Catalunya, podría formar parte de las listas. Sin embargo, no podría ejercer el voto como diputado.

regreso a catalunya

“Antes de lo pensado”

Si quiere evitar ser encarcelado y juzgado por rebelión, Puigdemont debería evitar el regreso al Estado en veinte años, hasta que prescriba el delito. Sin embargo, sus abogados insinuaron ayer que su regreso tendrá lugar antes de lo que se piensa. No quisieron concretar si será antes de cinco años. Esta sensación puede deberse a que Puigdemont esté elucubrando con una absolución de los imputados por un delito de rebelión en el Estado español. Si la Fiscalía asumiera una nueva actitud y no formulase ese delito en su escrito de acusación, el Supremo fijaría penas menores, aunque siempre queda la opción de que la otra acusación, Vox, siga apretando para un encarcelamiento durante décadas. Si la causa se saldara con delitos menores, Puigdemont podría contemplar su regreso. Todo podría depender de cómo evolucione la causa contra los presos, entre los que se encuentran el exvicepresident Junqueras;los exconsellers Rull, Turull y Romeva;y los líderes sociales del independentismo, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart. También podría fiar su futuro a que los presos recurran al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Gonzalo Boye dijo que Puigdemont pisará en “un espacio de tiempo razonable” el territorio catalán. “Para sorpresa de muchos será antes de lo que algunos esperan”, dijo. De todos modos, quiso quitar hierro a la posibilidad de que una estancia prolongada comience a plantear problemas legales a Puigdemont, como la caducidad de su pasaporte. Según dijo, todos los países tienen la obligación de documentar a quien queda indocumentado.

reactivar la euroorden

Si hay condena en Madrid

Si no se produjera un cambio en la acusación por orden de la nueva fiscal general Segarra, y si tampoco el Tribunal Supremo modulara la causa, los acusados por rebelión podrían ser condenados a décadas de prisión. En ese caso, Llarena podría reactivar la euroorden con el impulso de una condena reciente y contundente en el Estado español, con la esperanza de lograr la entrega de Puigdemont por todos los delitos.

Madrid no ve perjuicio para la justicia española. La portavoz del Gobierno español, Isabel Celaá, opinó ayer que “la justicia española no queda dañada” después de que el juez del Supremo rechazara la extradición de Puigdemont. “Toda la ciudadanía probablemente compartía un sentimiento de ‘vamos a ver si podemos llevar a término este conflicto de intereses’, pero el Gobierno, con su presidente a la cabeza, respeta la autonomía judicial y, por tanto, está a las decisiones de los jueces de España”, dijo.