Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Andres Urrutia Presidente de Euskaltzaindia

“Hay que situar Euskaltzaindia en el siglo XXI, eso supone superar clichés”

La Real Academia de la Lengua Vasca aborda sus cien años de vida mirando al futuro más que al pasado tras constituirse ayer su Patronato de Honor del Centenario

Ane Araluzea - Sábado, 21 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Andres Urrutia posa ante el retrato de Elgezabal.

Andres Urrutia posa ante el retrato de Elgezabal. (Foto: Oskar González)

Galería Noticia

Andres Urrutia posa ante el retrato de Elgezabal.

Bilbao- Un siglo de historia para una academia que ha articulado una comunidad científica, cultural y social en torno a una lengua milenaria no es más que el comienzo.

Es curioso pensar que la institución, creada hace un siglo por Elgezabal y Landaburu, tiene actualmente presencia en Twitter.

-Sí, indica una permanencia de la institución al servicio de la lengua y la cultura vasca. Es una institución que ha durado y que durará, porque es útil e institucionaliza el euskera. Hoy hablamos de Twitter, hace cien años hablarían del telégrafo. Quién sabe dentro de cien años... Hay que saber socializar en función de las circunstancias y las necesidades concretas de cada momento.

¿Habría subsistido el euskera sin la academia estos cien años?

-Sería arrogante decir que habría desaparecido. Prefiero decir que hubiéramos carecido de una comunidad científica, cultural y social que ha servido para enaltecer el uso de la lengua y para hacer que la sociedad sea consciente de que es una lengua que sirve como medio de comunicación y como elemento característico.

Euskaltzaindia está formada por una gran comunidad de personas que trabajan a diario, además de los académicos de número.

-En estos últimos cien años ha habido 88 académicos de número, 102 académicos de honor, casi 400 académicos correspondientes… todos ellos han conformado esa comunidad de Euskaltzaindia, donde pasa lo más florido y granado de la cultura en euskera. La academia está formada, además, por miembros que hablan todos los dialectos, para que las diferentes realidades puedan sentirse identificado con la existencia de la institución.

Coincidiendo con su cincuenta aniversario, en 1968, se inició el camino para crear el euskera batua.

-En realidad la unificación del euskera fue uno de los objetivos desde que la academia se creó en 1918-1919. Eran conscientes de que si el euskera debía sobrevivir era necesaria la unificación. Pero había discrepancias;unos decían que tenía que ser el vizcaíno, otros que el labortano clásico… no se llegó a ninguna conclusión. En 1935 Azkue, presidente de la academia, publicó su Gipuzkera osatua, que optaba por el guipuzcoano. Pero se encontró con una traba tremenda: la Guerra Civil. El euskera estuvo proscrito, no era el momento para plantear la unificación.

Hasta ese congreso de Arantzazu.

-En 1968 por fin se pusieron de acuerdo, aunque luego hubo años en los que la polémica fue constante. En 1978, en Bergara, se hizo una primera revisión y se conectó con la utilización del euskera en la administración pública, en la enseñanza… que hizo posible el canal por el que el euskera batua se ha afianzado.

Si ese congreso fue la piedra angular del cincuenta aniversario, ¿cuál será la que marque su centenario?

-Tenemos que exteriorizar que es una institución importante, que a lo largo de estos cien años ha sido capaz de articular una comunidad científica, cultural y social e institucionalizar la presencia del euskera. Pero hay que situarla en el siglo XXI, y ello supone superar algunos clichés que consideran que las academias son instituciones anquilosadas. Hay que transformarlo en una institución viva, ágil… al servicio del país.

¿Cuál es la clave para ello?

“Euskaltzaindia tiene que estar en Twitter;si no estuviera, no estaría cumpliendo la función que le encomendó la sociedad civil”

“Mi trabajo es garantizar que el euskera esté dentro de cien años. ¿Cómo estará? No lo sé, procuraré que sea con

-Hay un elemento que no teníamos hace quince o veinte años: las nuevas tecnologías. Cien años después, Euskaltzaindia tiene que estar en Twitter. Si no estuviera, no estaría cumpliendo la función social que le encomendó la sociedad civil. El reto es proyectar el uso de nuevas tecnologías para difundir el euskera y otorgar la referencialidad a Euskaltzaindia.

Pero en los últimos años se detecta un esfuerzo más notable para situar Euskaltzaindia dentro del siglo XXI, ¿sigue sin desprenderse de la imagen elitista que inspiraba?

-Es difícil, las academias de por sí tienen esa idea elitista que, en mi opinión, es equivocada. Tiene que lograr su aceptación social. Durante muchos años la lexicografía se ha trabajado desde una perspectiva clásica. Ahora hemos logrado que la gente que accede al diccionario, actualizado cada seis meses, pueda hacerlo on line. Es un acicate. La sociedad nos demanda que las nuevas realidades queden reflejadas en el diccionario.

¿Cuáles son las dificultades con las que se encuentra la academia para acercarse a la sociedad?

-Son muchas, todavía tenemos clichés. Es difícil comunicar. Hacemos lingüística aplicada y, a veces, se pueden producir disfunciones por las que no llegamos a todos. Ahí está nuestro reto. Por otra parte, tenemos que transmitir que la institución no es de nadie, sino de todos;no depende de un gobierno o un partido.

Han organizado numerosos actos para celebrar la efeméride, pero más que recordar el pasado su intención es identificar las necesidades del mañana.

-Hemos organizado un programa de carácter académico, pero también social e institucional. Buscamos proyectarnos al futuro. Euskaltzaindia tiene que estar codo con codo con el resto de los agentes del mundo del euskera, con el pueblo llano que tiene que saber que acceder a la academia no es un Sancta Sanctorum.

¿El haber logrado la cohesión entre los siete territorios es uno de los logros más importantes de Euskaltzaindia?

-Sí, es importante. El ser una institución transfronteriza, con miembros de uno y de otro lado, supone, a pesar de las trabas que pueda conllevar, algo muy importante: las decisiones se toman tras haber escuchado a todo el espacio cultural vasco. Araba y Zuberoa tienen su representación inviolable, aunque tengan menos hablantes.

La sociedad es más euskaldun que hace treinta años, pero cada vez el uso del idioma es menor. ¿Qué hace la academia para impulsar ese uso?

-La primera es plantear instrumentos lingüísticos que nos permitan el uso de un euskera de calidad. Para ello, Euskaltzaindia tiene que producir instrumentos lingüísticos adaptados a las necesidades del receptor. También tiene que hacer un trabajo de conexión con los agentes del euskera preocupados por la transmisión. Además, tenemos que ser un foro que acoja diferentes sensibilidades.

Los últimos cien años han sido políticamente convulsos, incluso se llegó a prohibir el euskera. ¿Qué será de los próximos cien años?

-Euskaltzaindia no ha podido sustraerse a esa convulsión, la época de la posguerra fue muy dura, pero se logró tener abierta la academia. Mi trabajo y el de mucha gente es garantizar que el euskera esté dentro de cien años. ¿Cómo estará? No lo sé, procuraré que sea con total dignidad. Probablemente dentro de cien años habrá más gente que, además del euskera, sepa otros idiomas. Es importante que sea un instrumento de inclusión social y de comunicación.

Bizkaiko aldundiaren egoitzan

Patronatu berezia urteurrenean

Ekitaldia. Euskaltzaindiaren Mendeurreneko Ohorezko Patronatua eratuko da gaur Bizkaiko Foru Aldundiaren Bilboko egoitza nagusian. Izan ere, bertan sortu zen hizkuntza akademia orain dela ehun urte. Guztira hogeita bat elkarte eta erakundek osatuko dute patronatua;besteak beste, Hego eta Ipar Euskal Herriko erakunde nagusietako ordezkariak azalduko dira ekitaldira. Aurretik, Euskaltzaindiak Osoko bilkura ospatuko du Real Academia Galega eta Institut d’Estudis Catalans-eko ordezkariekin. Andres Urrutiaren esanetan, “Euskaltzaindiak erakundeen eta akademien aldetik duen babesa erakutsi nahi da patronatuarekin”.