Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Navarra cuadruplica la llegada de migrantes menores solos en 3 años y crea un recurso para su acogida

En 12 meses ha tutelado a 38 adolescentes, frente a 9 en 2015 y 12 en 2016
El 85% son de origen marroquí y el 15%, subsahariano
Se plantea una conferencia estatal para una distribución acorde

Lola Cabasés Hita | A. Carrasco Ragel (Efe) - Lunes, 23 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Imagen de acogida a migrantes africanos en la costa de Tarifa (Cádiz).

Imagen de acogida a migrantes africanos en la costa de Tarifa (Cádiz). (EFE)

Galería Noticia

Imagen de acogida a migrantes africanos en la costa de Tarifa (Cádiz).

pamplona- Navarra no ha quedado al margen del nuevo movimiento de jóvenes migrantes que arriban solos, sin acompañamiento de adultos, al Estado español por las costas andaluzas principalmente y aunque no sea de las comunidades en las que el problema es de momento acuciante, la tendencia al alza de estas llegadas ha sido abordada con la creación de un nuevo recurso de acogida. “El fenómeno de menores extranjeros no acompañados (Mena) en Navarra ha tenido poca incidencia en los últimos 15 años. Era un tema muy residual y, hasta hace cuatro o cinco años, podían llegar unos 4 o 5 al año como mucho. Ahora, han ido aumentando progresivamente hasta tal punto que hoy tenemos 38 menores que han llegado a Navarra en los últimos doce meses”, indica Mikel Gurbindo, subdirector del servicio de Familia y Menores del Gobierno de Navarra. La Administración Foral, ante esta evidencia, ha optado por crear un nuevo recurso que permita agilizar la acogida y adaptarla a las necesidades reales que requiere la atención a estas personas. Por ley, y al tratarse de menores, Navarra tiene que tutelar a estos adolescentes hasta que alcancen la mayoría de edad pero, advierte Gurbindo, “a partir de los 18 años y siempre mediante acuerdo con ellos, se puede prolongar el sistema de protección hasta los 21 años”. Los gastos derivados del tutelaje rondan entre 30.000 y 40.000 euros al año por cada joven. La acogida, no obstante, es de mera humanidad. Son personas que huyen de la pobreza y situaciones conflictivas y que confían en alcanzar Europa para lograr una vida mejor.

El nuevo recurso será adjudicado a una entidad y para ello se ha convocado el preceptivo concurso que se prevé resolver en agosto. Concluido ya el plazo de licitación, se han presentado dos propuestas. Se trata de gestionar un servicio pensado, en principio, para 15 jóvenes (número ampliable según necesidades). “Se trata de un recurso que tendrá más de acogida e incorporación sociolaboral que de protección al uso”, precisa el subdirector de dicho servicio foral. Un recurso adaptado al perfil específico de estos jóvenes. Y es que estos adolescentes “no tienen por qué estar en un contexto residencial al uso, sino que lo que necesitan es un acompañamiento intensivo a nivel social”. Por eso, la idea es que se incorporen a la sociedad navarra a través de un recurso habitacional, pisos compartidos normalizados y tutelados en los que la Administración se hace cargo de garantizar la cobertura de sus necesidades económicas y sociales.

Un recurso que atenderá al perfil de estos jóvenes. La inmensa mayoría de los migrantes menores no acompañados que han llegado a Navarra en el último año son chicos, no suelen venir chicas. De los 38, 26 tienen 17 y 18 años de edad, y los restantes, 15 y 16 años. “Son menores que en su mayoría -precisa Gurbindo- tienen muchas habilidades sociales, en contra del perfil tradicional de los menores desprotegidos. Además, normalmente son punta de lanza de la familia de origen. Es decir son las personas de la familia que vienen para abrir nuevas vías y nuevas oportunidades para ellos y para sus familias, de ahí la necesidad de que el trabajo con ellos, el planteamiento de la atención, sea diferente”.

radiografía psicosocialHasta ahora, los Menas que llegaban a Navarra eran incorporados al sistema en los mismos circuitos que el resto de menores desprotegidos “aunque no es lo más adecuado”, reconoce Gurbindo. Se ha visto que estos jóvenes solo necesitan un pequeño empujón y acompañamiento para ser incorporados al sistema educativo o al laboral, de ahí cambiar modelo.

La llegada de los Menas, como en el resto del Estado, ha dado un salto cuantitativo. “El fin de semana pasado llegaron a Andalucía, puerta de entrada fundamental, más de 700 personas en pateras de las que 100 eran menores”. En 2017 llegaron 2.500 menores y en lo que llevamos de este año, 1.896. “En Navarra tenemos 38. No son grandes cifras pero lo que vemos es que la tendencia es al alza y que el cambio ha sido sustancial. De venir 5 a venir 30-35”.

Los 38 tutelados han llegado en los últimos 12 meses. La envergadura del problema, si se mide solo en cifras, es elevada. Por ejemplo, en 2015 había en Navarra 9 Menas;en 2016, unos 12, y en 2017 comienza el ascenso y suman 25. En los últimos 12 meses han entrado 38 y llegan todas las semanas. El último esta semana.

El proceso de entrada es similar al de otras CCAA. O son localizados por la policía en la estación de autobuses, en la del tren y por la calle o ellos mismos acuden a los servicios sociales, Cruz Roja u otras entidades que colaboran en este campo. “El menor entra en el Centro de Orientación y Acogida (COA) para establecer una primerísima valoración que procuramos sea exprés. Normalmente un menor cuando entra en el sistema permanece unos dos meses en el COA hasta que se hace el informe y se le asigna recurso. “En el caso de los Menas ya tenemos el perfil estudiado. Todos son, de alguna manera, migrantes económicos o que huyen de situaciones conflictivas y lo que hacemos, fundamentalmente, es ver si podemos establecer o facilitar alguna conexión con su familia y hacer una valoración. Ver si tiene algún problema de salud mental o si no lo tiene, y de sus necesidades en el campo educativo o laboral para establecer cual es el planteamiento de apoyo e intervención con ese menor. Como máximo están un mes en el COA;hasta que hacemos su radiografía psicosocial”.