Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Para la salud del pie, limite las chanclas

Ana Sans, podóloga en el Hospital San Juan de Dios, habla sobre los problemas que pueden sufrir los pies en verano y cómo evitarlos

Un reportaje de Joana Lizarraga. Fotografía cedida - Lunes, 23 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Galería Noticia

El verano, con la sustancial subida de temperaturas, es una época propicia para padecer de los pies. El calor y el cambio de hábitos suelen dar lugar a ciertas molestias y, en algunos casos, a patologías que pueden ser evitadas siguiendo una serie de recomendaciones a tener en cuenta en el día a día. Ana Sans, podóloga en el Hospital San Juan de Dios, incide en la importancia de realizar una protección activa del pie, especialmente durante el estío.

“Lo primero que suele suceder es que realizamos un cambio de calzado y eso tiene sus consecuencias”, destaca la podóloga. Por ello, la elección de un zapato adecuado que permita la transpiración y evite recalentar los pies resulta esencial: “las deportivas deben usarse puntualmente y cuando se practica algún deporte, pero no es recomendable su uso diario”, advierte Sans.

Otro calzado protagonista del verano es la sandalia “que debemos elegirla no sólo por estética, sino pensando en nuestra seguridad: es muy recomendable la sujeción al tobillo para evitar esguinces y torceduras”.

Por otro lado, cabe destacar el papel de las conocidas como chancletas, chanclas o cholas. El uso de este tipo de calzado que dispone de una sola tira entre el primer y segundo dedo “debe ser limitado”, según Sans. La experta incide en que “no es recomendable convertirlas en un calzado de calle pues no sujetan el pie y producen más incidencias de dedos en garra, dolor en la planta del pie y torceduras de tobillo”.

“No es recomendable convertir ni las deportivas ni las chancletas en un calzado de calle para el día a día”

ana sans

Podóloga

La variación de nuestras costumbres y hábitos tienen su efecto “aumentando los riesgos y las incidencias como pie de atleta, ampollas, papilomas o exceso de sudoración entre otras patologías”, comenta la especialista.

Recomendaciones En primer lugar, Ana Sans recuerda que unas mínimas normas de higiene pueden evitar estos problemas. La primera recomendación que hace la podóloga es “no ir descalzo en lugares públicos como piscinas o gimnasios, pues puede suponer un mayor riesgo de infecciones fúngicas y de papilomas”. Otra sugerencia está relacionada con el sol: “No podemos olvidar aplicar crema solar en los pies, sobre todo zona de empeine”.

En cuanto a la higiene más adecuada de los pies, Sans recomienda “después de cada lavado, hacer un buen secado, sobre todo en los espacios interdigitales”. Además, recuerda que “un sudor excesivo puede hacer que se agriete la piel”, por lo que es aconsejable “aplicar antitranspirantes por la mañana e hidratante específico por la noche”.

Por último, llevar los pies al descubierto y sin calcetines favorece la aparición de rozaduras, por lo que “hay que llevarlos a ratos los primeros días”. Además, es recomendable “comprar el calzado por la tarde cuando el pie presenta mayor volumen o hinchazón”, según la podóloga.

Valorar la actividad que vamos a realizar (viajes, deporte, playa o piscina, paseos de montaña…) y elegir el calzado adecuado a cada situación, se traducirá en la salud del pie.