el desfile atrajo a una gran multitud

Baztandarren solidario

Altsasu recibe el calor de Baztan durante la celebración | 15 carrozas participaron en el desfile, una por pueblo | Más de 1.400 comensales en la animada comida popular

Fernando Anbustegi | Juan Mari Ondikol - Lunes, 23 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Elizondo se vistió con sus mejores galas para recibir a miles de personas. La plaza de los Fueros y la calle Jaime Urrutia estuvieron repletos durante el desfile.

Elizondo se vistió con sus mejores galas para recibir a miles de personas. La plaza de los Fueros y la calle Jaime Urrutia estuvieron repletos durante el desfile. (JUAN MARI ONDIKOL)

Galería Noticia

Elizondo se vistió con sus mejores galas para recibir a miles de personas. La plaza de los Fueros y la calle Jaime Urrutia estuvieron repletos durante el desfile.

ELIZONDO- Una nueva edición del Baztandarren Biltzarra atrajo a una gran multitud ayer. Desde que en 1963 se celebrara por primera vez, hace 55 años, cada año (a excepción de un par de veces) la fiesta de unión del valle, Baztandarren Biltzarra, es una fiesta marcada en rojo en el calendario de los y las baztandarras. La mejor fiesta del año según opinan muchos.

Ayer, una vez más, miles de personas se dieron cita en Elizondo para festejar la fiesta de todos los pueblos y del euskara, pues uno de los objetivos es reivindicar nuestra lengua. De ahí el lema de la fiesta, Baztanen euskara barra-barra. Eran muchos los que durante toda la semana estaban alerta, mirando los diferentes partes meteorológicos. Al final, los mejores augurios se cumplieron: sol y buen tiempo. El calor se sumó a la fiesta. Desde primera hora de la mañana se notaba el típico movimiento del Baztandarren Biltzarra. Los voluntarios de la asociación andaban de un lado para otro, organizando hasta el más mínimo detalle, decenas de colaboradores preparaban la barra de la plaza, montando el inmenso comedor que albergaba la comida, los artesanos montando sus puestos… y poco a poco llegaban las primeras carrozas para ponerse en fila, preparadas para el desfile. Como es costumbre, eran muchos los que almorzaban en bares y restaurantes, cogiendo fuerzas para un día largo, bonito, pero exhaustivo. Conforme pasaban los minutos más y más gente se agolpaba en las aceras para coger sitio y no perderse el espectáculo de las carrozas, que, una vez más, fueron las auténticas protagonistas del día. Como casi todos los años, cada pueblo hizo su carroza, quince en total. Desde aquí, sólo cabe alabar el trabajo de todos y cada uno de los pueblos, de todas aquellas personas que se esfuerzan todos los años en crear esas obras de arte para el deleite del público. Como siempre, unas carrozas estaban más elaboradas que otras, tenían más trabajo, otras habían puesto más énfasis en el teatro o puesta en escena de las mismas, pero todas estuvieron allí, siendo partícipes de una gran fiesta.

Detrás de los joaldunak de Ituren, abriendo el desfile de carrozas estaban la bandera de Baztán, La de Nafarroa y la Ikurrina. Cada año, Baztandarren Biltzarra homenajea a alguien y le cede el honor de llevar dichas banderas. Este año, el homenaje ha sido en forma de solidaridad y apoyo. Altsasuko Gurasoak, los padres y las madres de los jóvenes enjuiciados en Altsasu por una reyerta de bar, fueron los encargados de portar las banderas. No fueron las únicas banderas que portaron, Utzi Altsasu Bakean se podía leer en unas banderolas que portaban. Junto a ellos, los Momotxorros, uniéndose a la fiesta. Altsasuko Gurasoak recibió durante todo el recorrido del desfile el calor del público. Al pasar por cada tramo, eran muchos los que gritaban Altsasukoak Aske! No cambia la situación de sus hijos, pero el cariño y el afecto recibido en Baztan les quedará siempre dentro. Detrás de las banderas, una por una, desfilaron todas las carrozas, despacio, tomándose su tiempo en escenificar lo preparado en el pueblo. Y entre carroza y carroza, músicos y dantzaris venidos de casi todos los herrialdes de Euskal Herria. Bonito, emocionante y caluroso. Después del desfile se bailaron las mutildantzas en la plaza y luego la fiesta pasó a merkatu zelai, donde más de 1.400 personas disfrutaron de la comida. Después de comer, la fiesta se prolongó con el homenaje a los alsasuarras, el comunicado, esta vez cantado, la entrega de premios y el sorteo de la tómterminar bailando con Trikidantz, Oharkabe y DJ Tirry&Tery.