contenido comercial

Préstamos para comprar el aire acondicionado que necesitas

Martes, 24 de Julio de 2018 - Actualizado a las 15:34h

Una persona muestra unos billetes.

Una persona muestra unos billetes. (CEDIDA)

Galería Noticia

Una persona muestra unos billetes.

El verano pasado se te estropeó el aire acondicionado y decidiste esperar al año siguiente para afrontar ese desembolso económico extra ya que por lo pronto no lo ibas a necesitar. El asunto es que este año los meses de calor han comenzado antes de lo esperado y la paga extra con la que pensabas hacer frente a este gasto tardará un poco más en llegar”. Este es solo un posible escenario entre la infinidad de circunstancias diferentes que se pueden dar para que una persona pueda necesitar acudir a los préstamos personales online en algún momento de su vida.

Este tipo de préstamos son créditos rápidos que se solicitan a través de internet y que se caracterizan principalmente por la simplicidad y rapidez de su proceso. Son muy cómodos, se solicita y se recibe el dinero en cuestión de pocos minutos, no requieren la aportación de ningún tipo de documentación, ni de avalistas, ni de explicaciones que justifiquen la finalidad del crédito, y la devolución se puede llevar a cabo de manera totalmente flexible según las necesidades de cada cliente.

Esa rapidez y comodidad viene dada por la sencillez del proceso de solicitud. Desde el sofá de casa, a cualquier hora del día, cualquier día de la semana y desde cualquier parte del mundo. Lo único que se necesita es tener conexión a internet y contar con el dispositivo correspondiente que permita llevar a cabo dicha conexión.

Pasos a seguir para solicitar un préstamo online:

  • Seleccionar la entidad. A medida que se ha ido incrementando el éxito de los préstamos por internet han ido surgiendo más y más empresas diferentes capaces de ofrecer este tipo de producto, por lo que la oferta actual del mercado es bastante amplia. Lo mejor es que no es necesario cambiar de banco ni domiciliar la nómina.
  • Completar el proceso de registro. Es exactamente el mismo proceso que todos realizamos de forma habitual para registrarnos en cualquier blog o tienda online. El tiempo que se tarda en rellenar los cuatro campos obligatorios que hacen referencia al nombre, los apellidos, la fecha de nacimiento y el correo electrónico.
  • Completar el proceso de solicitud. Si se tiene claro lo que se quiere pedir, este paso añadirá tan solo un par de minutos más al proceso, pues únicamente hay que indicar la cantidad que se desea solicitar, el tiempo que se necesitará para realizar la devolución, y algunos datos laborales y bancarios, como la situación laboral actual y el número de cuenta.

  • Evaluación e ingreso. En pocos minutos la empresa en cuestión valorará los riesgos y facilitará la respuesta correspondiente a través del email. En el caso de que el préstamo haya sido aprobado, la cantidad solicitada aparecerá reflejada en la cuenta facilitada durante el proceso de solicitud de forma inmediata. En el caso contrario, si la solicitud fuera rechazada, esto no implicaría el rechazo permanente de futuras operaciones, pues se volvería a evaluar de nuevo.

Como se puede apreciar en esta descripción, los pasos a seguir para conseguir este dinero rápido son verdaderamente simples, una sencillez que en gran parte viene dada por la omisión de los largos y desagradables procesos burocráticos que se requieren para aportar garantías. No es necesario presentar ningún tipo de documentación ni comprometer a ningún miembro de la familia para que haga de posible avalista, pues únicamente se aporta la garantía personal del sujeto que realiza la solicitud. La gran ventaja de este punto es que en el peor de los casos en el que pudiera darse un posible impago, no se daría ningún embargo puesto que no se deja ningún aval.

La flexibilidad a la hora de realizar la devolución es otro de sus puntos fuertes, puesto que no se impone sino que se elige. El cliente tiene la libertad de elegir el plazo más cómodo y conveniente de devolución según sus necesidades y según el coste final que suponga la operación, ya que otra de las ventajas de los préstamos por internet es que el proceso se lleva a cabo con total transparencia, y que en el mismo momento en el que se introduce toda la información se sabe la cuantía a la que asciende la comisión. El importe de la comisión variará según el dinero solicitado y el plazo de devolución elegido.

Llegados a este punto, es necesario aclarar que estos créditos rápidos no están pensados ni dirigidos a aquellas personas que necesitan un préstamo para comprar una casa o un coche, pues se trata de financiaciones de cuantías pequeñas que se puedan devolver en poco tiempo, como en el escenario del ejemplo con el que se ha comenzado este artículo.

Todas estas ventajas han marcado el gran éxito de este producto y que desde el año 2000 en el que comenzaron a ofrecerse en España no hayan parado de crecer y de extenderse con rapidez. Cada vez son más las personas que acuden a esta alternativa financiera para hacer frente tanto a necesidades como a deseos que implican un gasto económico adicional.