Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Sánchez firma la paz con díaz y le da oxígeno electoral

La presidenta andaluza ‘recibe’ 500 millones
El PNV apoyará el techo de gasto del presidente, que carece aún del aval de sus socios de moción de censura

Martes, 24 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Susana Díaz acaricia a Sánchez en la entrada de la Moncloa.

Susana Díaz acaricia a Sánchez en la entrada de la Moncloa. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Susana Díaz acaricia a Sánchez en la entrada de la Moncloa.

pamplona- En este tiempo de deshielo entre el Gobierno y Catalunya, el presidente, Pedo Sánchez, también está buscando la concordia de puertas adentro y ayer escenificó su armisticio con su principal rival dentro del PSOE: la poderosa baronesa andaluza, Susana Díaz, su adversaria en las primarias y enemiga declarada de su concepto de la España plurinacional. La presidenta de Andalucía se reunió ayer con Sánchez en La Moncloa dentro de la ronda de contactos del presidente español, y pudo escenificar en ese marco su deshielo. Aunque el líder del PSOE ha aplazado la reforma de la financiación autonómica, Díaz, que ve cerca los comicios autonómicos, dio por bueno su compromiso con la relajación de las metas de déficit y opinó que está dando “oxígeno” a los territorios. Los críticos con Sánchez permanecen agazapados tras su contundente victoria en las primarias y, sobre todo, tras su acceso a La Moncloa. Esta calma interna se mantendrá, como mínimo, hasta las próximas elecciones a la espera de ver los resultados de Sánchez.

Díaz ensalzó ayer la sensibilidad de Sánchez frente a la actitud de Rajoy, que tenía “buenas palabras, pero resultados, ninguno”, a diferencia de la cita de ayer, que le pareció productiva. Mencionó las dos décimas de ampliación del déficit, que suponen 350 millones de euros para Andalucía, a los que sumó otros 150 millones por la liquidación de entregas a cuenta. Esos 500 millones, junto a la salida de la comunidad a los mercados y el compromiso contraído por Sánchez de respetar en los Presupuestos de 2019 el estatuto de autonomía andaluz en lo relativo a inversiones, serían una muestra del deshielo.

Mientras a Sánchez se le complica la aprobación del techo de gasto por la línea dura del PP, los recelos de Unidos Podemos y los cambios de estrategia en el PDeCAT que pueden encarecer su apoyo de ahora en adelante, el PNV dio ayer al presidente su primera buena noticia en relación con este trámite. Los jeltzales van a dar su respaldo al techo de gasto que ha presentado Sánchez como guía para elaborar los Presupuestos del próximo año. El PNV, que nunca ha concedido valor político a este trámite ni plantea contraprestaciones a cambio de su respaldo, se toma el techo de gasto como un asunto meramente técnico y su predisposición suele ser votar a favor para que las comunidades autónomas y el Estado tengan claro el marco económico y puedan comenzar a redactar sus proyectos presupuestarios. Además, en este caso ha apreciado señales positivas porque Sánchez ha dado aire a los territorios: ha relajado el límite de déficit exigido a las autonomías, que subirá del 0,1% del PIB previsto inicialmente por Mariano Rajoy para el próximo año, al 0,3% de Sánchez. Para 2020, el techo será del 0,1%, y no del 0%. Esta decisión se traduce en 150 millones, en el caso de la CAV.

La ejecutiva del PNV tomó ayer esta decisión en la reunión semanal celebrada en Sabin Etxea, pero no la comunicó por nota de prensa y asumió un perfil bajo porque no concede relevancia a esta votación, que podría tener lugar el viernes. Además, fuentes del partido reconocen que está por ver si el respaldo de sus cinco votos servirá para algo. Sánchez no tiene amarrado ningún otro apoyo para esta votación, ni siquiera entre los socios de moción de censura: no ha dado su visto bueno aún Unidos Podemos, ni tampoco lo han hecho los nacionalistas catalanes, un terreno donde la negociación se complica por momentos porque el PDeCAT amaga con endurecer su oposición, en sintonía con la mayor influencia de Carles Puigdemont en su proyecto político. El expresident nunca tuvo claro que el PDeCAT debiera respaldar la moción de censura de Sánchez.

En estas circunstancias, el destino del techo de gasto es muy incierto. Además, tiene que pasar la criba del Senado, donde el PP tiene mayoría absoluta. Pablo Casado, el recién proclamado presidente del partido, ha anunciado que no va a respaldar ese techo de gasto, un mensaje que, dicho por él y en vista de la línea dura que pretende imprimir en la acción del PP, se interpreta como un voto en contra y no como un resquicio abierto a la abstención. Los procesos de renovación del PP y el PDeCAT amenazan la estabilidad de la legislatura de Sánchez. Si la oposición tumba su proyecto, puede presentar otro en un mes. Si tampoco lo consiguiera, el Gobierno podría presentar sus Presupuestos en otoño pero, lanzaría un mensaje que no gustaría a la UE. - D.N.