Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Pacta 5 años de cárcel por abusar y robar a una mujer inconsciente en plena calle en Pamplona

La Sección 2ª de la Audiencia dicta el fallo de conformidad con el acusado, boliviano de 57 años

Enrique Conde - Martes, 24 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Exterior del Museo de Navarra, lugar cercano a los hechos.

Exterior del Museo de Navarra, lugar cercano a los hechos. (Foto: Bergasa)

Galería Noticia

Exterior del Museo de Navarra, lugar cercano a los hechos.

Pamplona- Fue una sentencia de conformidad, cuyos términos (cinco años de cárcel) y medidas (indemnización de 8.000 euros por el daño moral causado y seis años y medio de orden de alejamiento y de prohibición de comunicación) pactaron entre la Fiscalía, la acusación particular que representaba a la víctima y la defensa del procesado, un ciudadano boliviano de 57 años y vecino del Casco Viejo de Pamplona que abusó sexualmente llegando a penetrar a una mujer suramericana en una noche de agosto de 2016 junto al Museo de Navarra, en plena calle Descalzos de Pamplona, cuando la víctima se encontraba en estado inconsciente por haber bebido. Además, antes de marcharse, el acusado le robó también la cartera. Por tanto, ante el acuerdo alcanzado entre las partes implicadas, y pese a que en los medios nacionales la noticia solo interesa porque la sentencia la ha firmado el tribunal que juzgó a La Manada, lo cierto es que esta sentencia, por los términos antes narrados y porque, por tanto, ni siquiera fue necesario que se celebrara el juicio por estos hechos, la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra poco margen de actuación e interpretación judicial tiene (salvo velar por que la pena se ciña a los términos fijados en las normas penales) y, por ello, se encargó de dictar sentencia con el acuerdo que le trajeron ya mascado y que el acusado refrendó ante la propia Sala. En este caso, dicho tribunal condenó a este hombre de 57 años a cinco años de cárcel (4,5 años por abusos sexuales con penetración y seis meses más por el hurto), con la prohibición de ponerse en contacto o de aproximarse a menos de 300 de la víctima durante seis años y medio y a indemnizarla con 8.000 euros por el daño moral y 500 euros por el hurto.

sin consentimiento ni oposiciónLa conformidad señalada declara probado que la mujer tenía tal grado de ebriedad que no pudo ni dar su consentimiento ni prestar oposición, por lo que el acusado no tuvo que emplear violencia ni intimidación, condiciones necesarias para ser considerado un delito de agresión sexual. En el fallo se relata cómo, a las 3,06 horas del 15 de agosto de 2016, el acusado vio a la víctima sentada en la puerta de un bar del Casco Viejo de Pamplona en claro estado de embriaguez y se acercó a ella un momento, continuando después su camino hasta su domicilio. El acusado subió a su casa, se cambió de ropa y, una media hora después, volvió a bajar a la calle y se dirigió de nuevo a la puerta del local, donde permanecía la mujer sentada. El hombre, aprovechándose del estado de embriaguez de la mujer, la levantó del suelo y la llevó hasta unos contenedores de basura en las inmediaciones del Museo de Navarra, donde comenzó a acariciarla. Una cámara de seguridad de dicho edificio grabó los abusos y se convirtió en la prueba principal de la investigación llevada a cabo por la Policía Nacional y la Policía Municipal de Pamplona. De hecho, gracias a dicha filmación, el autor pudo ser identificado y detenido en octubre (dos meses después de los hechos) y además pudieron concretarse los tocamientos a los que sometió a la víctima y se pudo observar cómo la tumbaba en el suelo junto a los contenedores, consumaba el ataque contra la libertad sexual y además le robaba el dinero del bolso.

El acuerdo judicial resalta que el acusado tumbó a la víctima en el suelo y sin su consentimiento y “sin necesidad de utilizar fuerza o violencia alguna”, dado el estado de la mujer, la penetró analmente. El acusado, se indica en la sentencia, regresó a su domicilio y dejó a la víctima en la calle, que fue auxiliada por una patrulla de la Policía Municipal. La víctima fue trasladada al hospital, donde no se observaron lesiones y se le practicó una analítica de sangre, que dio un resultado de 2,4 gramos de alcohol por litro de sangre. Cuando fue arrestado, el juzgado de Instrucción 4 de Pamplona (el mismo que instruyó La Manada) dejó en libertad al acusado con una orden de alejamiento y con la orden de personarse semanalmente.