Lerín rememora su pasado teatralizando la tradición de la petición de vacas a la alcaldía

Los vecinos y vecinas pudieron conocer el origen de este acto, del que se cumple su centenario

Maite González - Martes, 24 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Los miembros del grupo de teatro de Lerín, junto a La Nave Teatro, protagonizaron la representación.

Los miembros del grupo de teatro de Lerín, junto a La Nave Teatro, protagonizaron la representación. (D.N)

Galería Noticia

Los miembros del grupo de teatro de Lerín, junto a La Nave Teatro, protagonizaron la representación.

lerín- Cientos de personas participaron el domingo en Lerín en la celebración del centenario de la tradición de la petición de vaquillas en la localidad. El aniversario se conmemoró teatralizando el acto, de manera que se recordó lo sucedido hace 100 años. El grupo de teatro de Lerín, guiado por la compañía La Nave Teatro, se encargó de dinamizar la cita por los mismos escenarios que hace un siglo.

La alcaldesa de Lerín, Consuelo Ochoa, explicó que, para la celebración de este centenario, lo primero que hizo el Consistorio fue documentarse sobre esta tradición, de la mano de Ángel Sánchez Gorricho, que tenía los datos ya que su bisabuelo fue el alcalde con el que sucedió el tema de las vacas de Lerín hace 100 años.

Así, Consuelo Ochoa explicó que en 1917, el Ayuntamiento de Lerín no disponía de fondos, “ya que las arcas municipales dependían bastante de la cosecha. Por ello, en un pleno, el 14 de agosto, se decidió no traer vacas para las fiestas. Tras ese pleno hubo una revuelta y la juventud exigió al Ayuntamiento que lo solucionara”, relata Consuelo Ochoa. Así, un grupo de jóvenes invadió entonces la casa del citado alcalde Sánchez, en la calle Marcos, rompiendo los sacos de trigo que había en su portal y esparciéndolos. “El alcalde, asustado, decidió dar solución a aquel problema. Se puso en contacto con una sobrina suya cuyo marido poseía una ganadería y contrataron vacas para dos días. El alcalde, junto con un grupo de concejales, bajaron a caballo a Caparroso para subir el ganado”, recuerda Ochoa. Al año siguiente, en 1918, después de la música de la plaza, un trompetista de los músicos tocó el toque de trompeta que se interpreta para sacar vaca y el alcalde salió diciendo que habría vacas ese año. Desde entonces, cada 25 de julio, día de Santiago, el pueblo de Lerín se reúne frente al ayuntamiento para pedir vacas, cantando esta canción. Si el alcalde o alcaldesa saca pañuelo blanco, no habrá vacas ese año. Si, por el contrario, el pañuelo que muestra es de color rojo, sí habrá vacas.

cien años atrásLa historia se representó el domingo en unas abarrotadas calles de Lerín. Los actores y actrices del grupo de teatro local dinamizaron al público. Así, desde el balcón del ayuntamiento, el personaje que representó al entonces secretario, Jacinto Fortún, anunció la decisión municipal de prescindir de las vacas. Desde el público, los actores fueron protestando y moviendo a los asistentes hasta la calle Marcos, a la antigua casa del alcalde. Allí, el citado Ángel Sánchez representó a su bisabuelo, con capa y boina pertenecientes al propio alcalde.

Los jóvenes escoltaron al alcalde hasta la plaza y allí, desde el balcón del cura, Sánchez rememoró la decisión de dar vacas. La banda de música de Lerín interpretó las notas de la popular Vaquillas señor alcalde, para dar paso a la alcaldesa actual, que tras negarse una vez, decidió finalmente que hubiese vacas, ante el regocijo del público.

La alcaldesa de Lerín explicó que “la esencia de todo esto es darle una explicación lógica a una tradición. Al darle sentido al acto, al darle una explicación, todo el mundo se siente más cerca de ella, la entiende mejor y la vive mejor. Es muy bonito en ese sentido”, aseguró Consuelo Ochoa.

etiquetas: lerin, peticion, vacas, pasado