Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
FIESTAS DE SANTIAGO EN ELIZONDO

Concurrido cohete por unas fiestas sin agresiones

Cientos de personas se dieron cita ayer en la plaza de los Fueros | Naxara Aleman Irisarri prendió la mecha de fiestas, que durarán cinco días con actos para todos los gustos

Fernando Anbustegi | Juan Mari Ondikol - Miércoles, 25 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Familia: Consuelo, Ana Mari, Axular, Naxara e Irantzu.

Familia: Consuelo, Ana Mari, Axular, Naxara e Irantzu. (J.M. ONDIKOL)

Galería Noticia

Familia: Consuelo, Ana Mari, Axular, Naxara e Irantzu.Naxara Aleman Irisarri, rodeada de amigas, prende el cohete.Benito Elizagoien y su equipo de ayudantes saciaron a todo el público.

ELIZONDO- A las doce en punto del mediodía, Naxara Aleman Irisarri, la chupinera de este año, encendió el cohete que daba comienzo oficialmente a las fiestas de Santiago en Elizondo. Rodeada de sus amigas, que también tuvieron oportunidad de prender más cohetes, y su familia;desde su bisabuela Consolación Elizalde, de 87 años, la amatxi Ana Mari Ugarte, la amatxo Irantzu y su hermano Axular, de 8. Faltaba el aitatxo, Xabier, que estaba trabajando.

Todo el pueblo esperaba el momento de prender la mecha para empezar a disfrutar. Tras reivindicar unas fiestas sin agresiones sexistas, Naxara encendió el anhelado chupinazo, inaugurando el jolgorio. Fue en ese momento cuando se escucharon las primeras notas musicales, a cargo de la txaranga y los grupos cada vez más numerosos de gaiteros. Al lado el numeroso grupo de Elizondoko Konpartsa, con sus gigantes (¡ya hay 8!). Mientras, los cabezudos empezaban a dar sus primeras muestras de cariño.

En el kiosco estaban expuestos los dibujos realizados por niños y niñas de Baztan Ikastola y Elizondoko Eskola Publikoa. Enfrente, todo el mundo se agolpaba ante el delicioso olor de las Baztan Zopak, preparadas una vez más magistralmente (dicen, pues alguno nos conformamos con ver y oler) por Benito Elizagoien, quien, con ayuda de los y las kargodunak repartieron el preciado manjar. 130 litros de salda, 60 barras de pan, unas 500-600 raciones, nos comentaba Iban Larratxea. Todo acompañado de vino.

Después de dar buena cuenta de las cazuelas, la comparsa realizó su primera peregrinación de estas fiestas por las calles de Elizondo, seguida por cientos de fieles. Por la tarde, los más pequeños pudieron gozar de la actuación del mago Oliver, quien volvió a exhibir su destreza en la residencia de ancianos Francisco Joaquín Iriarte. Por suerte, no hizo desaparecer a nadie.