Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
PUENTE LA REINA/ GARES, DÍA DE SANTIAGO

Multitudinaria procesión para celebrar el día grande

La localidad acogió a vecinos y curiosos en el segundo día de fiestas

La Comparsa de Gigantes y Cabezudos animó la jornada

Sofía Sánchez | Oskar Montero - Jueves, 26 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Cientos de personas se reunieron ayer para asistir a la procesión en honor al apóstol Santiago.

Cientos de personas se reunieron ayer para asistir a la procesión en honor al apóstol Santiago. (OSKAR MONTERO)

Galería Noticia

Cientos de personas se reunieron ayer para asistir a la procesión en honor al apóstol Santiago.

GARES.- El día grande de las fiestas se celebró ayer en honor al patrón del pueblo, Santiago apóstol. El buen tiempo acompañó a los locales durante toda la jornada y pudieron celebrarse todos los actos programados. En la iglesia de Santiago tuvo lugar la tradicional misa, amenizada por la Coral Arrieta y allí culminó la procesión después de recorrer varias calles de la localidad, bajo la atenta mirada de vecinos y curiosos. Los niños estuvieron muy presentes en el recorrido de la procesión, ya que algunos portaban a los gigantes pequeños y zaldikos, así como los que acompañaban a los mayores que portaban el santo.

La banda sonora corrió a cargo de la Unión Musical Puentesina, que acompañó a la figura durante todo el recorrido. La comparsa de gigantes y cabezudos tampoco quiso perderse la cita y las cuatro grandes figuras que la protagonizan vigilaron desde arriba que todo fuese bien.

Unai e Íker, de diez años, comparten el zaldiko que recorre las calles durante la procesión: “Llevamos dos años haciendo esto, como el caballo pesa, nos turnamos entre los dos, nos encanta hacerlo y de mayores nos gustaría poder llevar a los gigantes grandes”, afirmaron contentos. Por su parte, Sakir y Daniel, de ocho y once años respectivamente, también participaron en la procesión portando uno de los pequeños gigantes que acompañaban a los más grandes.

Los balcones se llenaron de gente para ver la procesión que, un año más, vivió uno de los momentos más especiales de las fiestas en la calle Mayor acompañados por un grupo de amigos que amenizaron la mañana con sus cantares en la puerta de La fonda de Tito. Llevando el compás estaba el jotero Javier Yanci, que además de disfrutar con sus amigos tiene numerosos discos y fue el fundador del grupo Alegría Navarra. Ellos, de Belascoáin, animan no solo las fiestas de Gares, sino las de muchos pueblos de Navarra así como los Sanfermines. La gente se unió a ellos y tal y como dijo Mari Carmen, vecina de Puente la Reina, “es una manera muy divertida de reunir a la gente para entonar canciones que todos conocemos. Además, ponen las letras de las canciones para que la gente que se acerca puedan unirse a la fiesta”.

Al llegar a la iglesia, los portadores del santo, cuatro hombres y una mujer, lo introdujeron en ella y el acto se dio por finalizado. Frente al semblante serio de los que portaban la figura, los alrededores de la iglesia desbordaban alegría, especialmente de los más pequeños, que corrían para evitar los golpes de los kilikis.

Por último, en la plaza, tuvo lugar el Saludo de Banderas amenizado con una actuación del grupo de danzas Zubia con Garesko Gaiteroak y el vals de la Comparsa con Garesko Zubiondo Gaiteroak.

ambiente

Gigantes, dantzaris y txistularis

No faltó nada. En el día grande de Puente la Reina no faltó de nada. La música invadía las calles al ritmo de los dantzaris y txistularis que respaldaban a la Comparsa de Gigantes y Cabezudos. La Unión Musical Puentesina fue la encargada de poner el sonido a la procesión. Por otro lado, los txistus de Gares (Garesko Zubiondo Gaiteroak) secundaron a la comparsa en sus salidas durante las fiestas. En cuanto al baile, Zubia Dantza Taldea, formado por jóvenes dantzaris, acompañó al santo durante el recorrido y por último, los gigantes hicieron mover sus faldones abriendo camino durante la procesión.