Mesa de Redacción

De paellas en la calle

Por Ana Ibarra Lazkoz - Jueves, 26 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Sé que el cumplimiento de unas normas y unos límites son necesarios para poder convivir en una sociedad mínimamente civilizada, más si cabe en fiestas, pero, perdonen si me pongo anárquica, del celo a todas las ordenanzas no entiendo la multa impuesta a un grupo de festeros por cocinar en la calle estos Sanfermines. 60 eurazos por “cocinar en la vía pública” que no lo vale ni la paella que prepararon en la plaza Félix Huarte, por cierto con una bombona de butano y unas planchas. “Ni siquiera hicimos fuego y sin plásticos para no dejar residuos, y sin armar jaleo”, comentaban los sancionados. “Siempre lo hacemos así y es la primera vez que nos ponen pegas”, censuraban. Esto, señores agentes, también es una iniciativa de autogestión, digo yo, que no podemos ponernos dignos si no han quemado ninguna papelera ni montado un pollo... Entiendo que no podemos montar un chiringuito debajo de casa cada vez que queremos celebrar algo pero no creo que sea una falta tan grave como para multarles y mucho menos en Sanfermines... Si se nos llena la boca con una policía de proximidad no se puede ser tan exquisito. Lo lógico sería hablar con la cuadrilla y que fuera el último año que plantaran la paellera en la calle, incluso me atrevo, sugiriendo otros espacios públicos para almorzar (los tendrá que haber o esta sociedad está muy mal). A golpe de sanción no vamos a ningún lado y, de paso, hablando de proximidad seguimos sin bicis para modernizar el cuerpo y entrar por todos los parques y rincones de la ciudad. Los agentes de Egüés ya tienen hasta bicis eléctricas. Tomen nota.