La plaza Santiago ‘recupera’ su fuente

se ha sometido en las últimas semanas a una profunda restauración dado su deterioro

Un reportaje de R. Usúa Fotografía Julen Azcona - Jueves, 26 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h

La empresa Cantera San Martín se ha encargado de restaurar la fuente, que parece nueva.

La empresa Cantera San Martín se ha encargado de restaurar la fuente, que parece nueva.

Galería Noticia

La empresa Cantera San Martín se ha encargado de restaurar la fuente, que parece nueva.

la plaza Santiago de Estella recuperó ayer su emblemática fuente, sometida en las últimas semanas a una profunda restauración a cargo de la empresa Cantera San Martín, de Lezaun. La labor ha sido ardua, ya que su estado era lamentable y ha habido que intervenir en toda la estructura. Ahora, en cambio, parece una fuente nueva, como cuando se estrenó en 1946. “Según dicen los vecinos, en la época en la que estuvo vacía se subían y bajaban mucho los críos, y eso hizo que las gárgolas se deteriorasen. Se rompieron colas, alas... Y otro problema es que la fuente siempre estaba negra, ya que parece ser que cuando se restauró la plaza, en 1998, echaron mortero, cemento, a toda la fuente, por dentro y por fuera. El agua al contacto con el cemento coge ese color y con el mortero se fastidió además el encanto de las gárgolas”, explica Mikel San Martín.

Por eso, lo primero que tuvieron que hacer para la restauración fue “chorrear con arena para quitar todo ese cemento”, y también la resina y pintura que había por el vaso. “Costó mucho quitarlo”. Además, se ha alisado el vaso, se ha hecho nuevo con poliéster eliminando las fugas que había y se ha colocado un nuevo sistema de desagüe para poder acceder desde una arqueta exterior.

Muy deterioradas estaban también las figuras de los cuatro dragones. “Hemos tenido que reconstruir una cara, las alas de tres y todas las colas. Alguna hubiera sido más fácil hacerla nueva, pero el Ayuntamiento nos pidió mantener el material original”. Al limpiar con arena han salido a la luz una especie de escamas que tenían las figuras en la cola así como una pletina de hierro que rodeaba la base. Y, además, ha habido que canalizar el agua por dentro de las figuras, desde el abastecimiento hasta las bocas de las gárgolas, “sin que contacte con la piedra como pasaba antes, porque la iba reblandeciendo. Y es piedra arenisca, bastante frágil”. Además, se le ha dado tratamientos antimoho y un repelente. “Si se cuida, hay fuente para muchos años, pero si no se cuida...”, comenta el cantero.

El coste ha sido de 8.236 euros más IVA. “Esta plaza es un espacio referencial de la ciudad y había que intervenir”, explicaron desde el Consistorio. Por eso, se está estudiando cerrar la fuente en fiestas para evitar el vandalismo.