Iñigo pérez: “desde el primer momento quería venir”

estreno osasuna inició el carrusel de presentaciones con el mediocentro navarro, que quiere poner su granito de arena para que esta temporada el equipo y la afición se vuelvan a unir

Diego Eusa Mikel Saiz - Viernes, 27 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Iñigo Pérez da toques con la cabeza en el césped de Tajonar, instantes después de ser presentado.

Iñigo Pérez da toques con la cabeza en el césped de Tajonar, instantes después de ser presentado.

Galería Noticia

Iñigo Pérez da toques con la cabeza en el césped de Tajonar, instantes después de ser presentado.

pamplona- Osasuna dio el pistoletazo de salida a las presentaciones oficiales de los nuevos jugadores. Ayer fue el turno de Iñigo Pérez, del que Braulio dijo que “es un jugador al que llevamos siguiendo mucho tiempo, y teníamos un conocimiento muy amplio de él a nivel personal y a nivel deportivo. Es un fichaje muy trabajado, pero la predisposición que ha tenido él ha sido increíble”. Por su parte, Iñigo destacó que desea aportar su granito de arena para que en esta temporada se recupere la unión entre la afición y el equipo tras un año complicado.

Braulio quiso dejar claro que “hay que tener en cuenta que a Iñigo no se le ficha en junio, al final esto es un trabajo muy amplio, muy largo, y que teníamos muy claro. Para mí es un honor presentarle por todo el trabajo que ha costado y sobre todo por la predisposición del jugador, al que le han venido clubes muy importantes, pero él tenía muy claro que quería jugar en Osasuna. A nivel económico la oferta que recibió de Osasuna no se aproximaba, ni de lejos, a lo que le ofrecían los otros equipos”.

Después le llegó el turno al protagonista, que comenzó señalando que “es un día especial, es verdad que se ha retrasado un poco por las circunstancias, pero no ha sido un problema. Ha servido para integrarme completamente en un vestuario que hace las cosas fáciles a los que llegamos”.

El mediocentro continuó su discurso agradeciendo a quienes hicieron posible su fichaje. “Quiero darle las gracias a Braulio por los halagos, quizás sean desmedidos, pero se agradecen. Desde el primer momento en el que a mí se me plantea ese interés lo tengo más o menos claro porque es el equipo al que, si salía de Soria, quería venir y no había otra opción”, comentó el navarro, que reconoció que “es verdad que había más equipos y otras ofertas económicas, pero ni yo ni mi familia las valoramos porque, como dije en mi despedida en Soria, me muevo mucho por las emociones y los sentimientos, soy una persona pasional y si llegaba aquí era encarrilado por esos sentimientos”.

“Es cierto que la temporada pasada con el Numancia estábamos en un momento muy bonito, muy crucial para el club y para la afición porque no se había vivido nunca un play off y tuve que posponer este tipo de decisiones o este tipo de conversaciones que quizás en otro tipo de contexto se hubieran llevado a cabo antes pero fue al final cuando se pudo confirmar”, señaló.

ilusión mayúsculaIñigo Pérez se mostró entusiasmado ante el reto que tiene por delante, del que destacó que “ahora empieza otra etapa muy importante para mí, siguiendo con el tema emocional es una ilusión mayúscula y entiendo que la temporada pasada para los osasunistas fue un año difícil y yo voy a intentar aportar ese granito de arena para que sea una temporada en la que el equipo y la afición vuelvan a conectar”.

El jugador concluyó su discurso mostrando su deseo de “jugar en El Sadar y vivir ese apoyo, ya que cuando vienes como rival te da envidia sana y más cuando eres de la casa”.

Preguntado por las emociones de venir a Osasuna, sin ser un canterano, Iñigo afirmó que “con 13 años salí al Athletic, es una realidad, pero tampoco lo considero trascendental con respecto al gen o ADN osasunista. No era un fiel seguidor del Athletic, pero te empapas y vas confiando. Tampoco lo era del Numancia, y ahora soy soriano y mi hijo también lo es. Yo no tuve esa oportunidad de vivir el osasunismo de niño y me llega ahora, con 30 años, y estoy convencido de que vengo con la misma ilusión que los niños que ahora están en el campus y además sabiendo lo que significa el club, que a esa edad no sabes la importancia que tiene hacia la ciudad”.

El mediocentro, cuestionado por cómo está viviendo estos primeros días como rojillo, apostilló que “me está sorprendiendo para bien venir a Tajonar y entrenar sabiendo la calidad de las instalaciones y del personal humano que hay aquí y luego ir a comer a casa de mis padres o ir a la piscina, que nunca puedo ir a pesar de ser socio o ir de barbacoa con mis amigos. Son pequeños detalles que me he perdido ahora mismo significan mucho para mí y estos días es lo que más valoro”.

Ya conoce a arrasateSin embargo, el jugador ya sabe lo que es trabajar con el cuerpo técnico de Jagoba Arrasate, con el que ha coincidido durante tres años en Soria, de lo que señaló que “alguien que llega nuevo a un club tiene la mente centrada en dar el máximo nivel en el campo y conocer a los nuevos compañeros y adaptarte a las costumbres y tradiciones del vestuario. En mi caso, no tener que pensar en qué le gustará al entrenador es una parte que desgasta menos, pero no estoy exento de nada porque aunque hayamos coincidido no tengo nada hecho. Sí que es cierto que en el día a día conozco los ejercicios y sé qué buscan sacar al equipo”.

Continuó hablando de Arrasate y su método, del que destacó que “al final como técnico en los tres años en Soria ha quedado muy patente su estilo y cómo quiere jugar a fútbol y en estos tres partidos se va viendo de menos a más pinceladas. Ayer no era fácil de jugar el partido por el calor y el césped y eso igual no ayuda a apreciar los matices futbolísticos, pero yo que lo conozco estoy viendo en los compañeros rasgos que él busca. En los entrenamientos se va acentuando y no tengo ninguna duda de que en breve, si no es ya, se va a ver el equipo que le gusta”.

Por último, en cuanto a los objetivos marcados, Iñigo Pérez concluyó afirmando que “ los objetivos no pueden ser a largo plazo, y menos en el fútbol y en una categoría como la esta. La creación de expectativas muy grandes, como le pasó a Osasuna el año pasado, no sirve. Los objetivos tienen que ser día a día y no ver más allá”.