Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Temor e indignación ante el cuarto fuego en Zizur

Acostumbrados a los incendios cerca de sus casas, los vecinos de Zizur Mayor piden al Ayuntamiento que adopte medidas de seguridad

Un reportaje de Joana Lizarraga. Fotografía Iñaki Porto - Viernes, 27 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

El incendio que abrasó 28 hectáreas estuvo a punto de llegar a las viviendas de la calle Arteaga en Zizur Mayor.

El incendio que abrasó 28 hectáreas estuvo a punto de llegar a las viviendas de la calle Arteaga en Zizur Mayor. (IÑAKI PORTO)

Galería Noticia

El incendio que abrasó 28 hectáreas estuvo a punto de llegar a las viviendas de la calle Arteaga en Zizur Mayor.

Una vez pasado el sofocón inicial, los vecinos de la calle Arteaga de Zizur Mayor amanecieron más tranquilos, pero todavía con olor a quemado: “Ni siquiera hemos podido abrir las ventanas por la noche para refrescar la casa”, comentó María Artieda Cadena, quien lleva cerca de 25 años residiendo en una de las viviendas más cercanas a la zona incendiada el pasado miércoles.

A primera hora de la mañana de ayer, el marido de María, Juan Barriola Baraibar, salió por la parte trasera de su casa para observar las hectáreas que el fuego calcinó cuando se encontró con varios operarios de jardines del Ayuntamiento de Zizur. “Después de lo de ayer, han limpiado todos los matojos que había en la cuneta entre el campo y el camino por el que paseamos”, relató Juan. Según este vecino, el paseo mencionado se encuentra muy descuidado: en invierno hay problemas de ratas y en verano está lleno de basura. “Los chavales hacen botellón en el antiguo parque de skate(próximo al campo incendiado) y lo dejan todo tirado. El cristal de las botellas hace efecto lupa y podemos tener otro susto en cualquier momento si no se toman medidas”, reclamó.

Ante la reiteración de los incendios propagados los últimos años en la misma zona, los vecinos de Zizur exigen al Ayuntamiento que tome medidas de seguridad, al menos en la zona cercana a la zona habitada. El reclamo más popular fue el de “obligar a los dueños de los campos a hacer un cortafuegos el mismo día que coseche para así, al menos, evitar que el fuego se expanda causando daños mayores”, según propuso el matrimonio formado por Juan y María. “Ha dado la casualidad de que, una vez más, solo ha quedado en un susto, pero llegará un día en el que el viento dirija las llamas hacia nuestras casas y pase algo mayor”, lamentó María.

A pesar de agradecer la “genial” actuación de los efectivos movilizados, Juan y María pasaron miedo al ver el fuego a escasos metros de su jardín, y más cuando el viento comenzó a soplar hacia el sur, dirección a la zona urbana. “Al principio el aire corría hacia Galar por lo que no estábamos tan preocupados, pero después cambió. Menos mal que los bomberos actuaron rápido porque con la manguera de casa no conseguimos nada”, bromeó Juan.

Acorde a un testigo que paseaba ayer por la zona y a investigaciones que lleva a cabo la Policía Foral, el incendió fue causado por tres jóvenes que circulaban en bicicleta. Esto no es más que un déjà vupara los vecinos de Zizur que en 2016 ya sufrieron una experiencia similar, también provocada. “¿Cuándo pillan a estos niños qué pasa? Nada, por eso siguen pasando estas cosas”, valoró María Artieda. “Si estos chavales se llevan un escarmiento como, por ejemplo, trabajar en labores de limpieza por la zona, los demás verían que sus acciones tienen consecuencias e igual se dejarían los mecheros en casa”, apoyó por su parte Juan.

un buen sustoCerca de la vivienda de Juan y María, sus vecinos Javier Cía Zabaleta, Blanca Goñi Moreno y su hijo Bania vivieron el suceso más intranquilos. “Tener fuego en la puerta de casa asusta un montón”, confesó Blanca una vez pasado el mal trago del miércoles al anochecer. Esta vecina de la calle Arteaga se vio sorprendida por el fuego al llegar a casa: “Me bajé de la villavesa hacia las 20.45 de ayer (miércoles 25 de julio) sin saber qué estaba pasando. Vi a mucha gente congregada en el paseo de detrás de mi casa y en la antigua pista de skate y pensé que estaban haciendo algún espectáculo de verano”, narró. En cuanto vio el gran despliegue de efectivos movilizados para sofocar las llamas, Blanca se asustó y pensó: “Hasta que no se vaya el último bombero, no me voy a dormir”.

Viendo la falta de actuación del Ayuntamiento de Zizur, los vecinos plantean reunirse para comentar lo ocurrido y discutir cuál será el siguiente paso a tomar. “Tenemos que pedir alguna solución porque sino pasan dos días y nadie se acuerda hasta que vuelve a pasar algo”, expuso Blanca.

Por su parte, Julen Domínguez Salvoch llegó a su casa justo para ver cómo los efectivos del Servicio de Bomberos terminó de sofocar el fuego hacia las 21.30 horas. Al tratarse de una de las viviendas situadas más al sur, la distancia con el fuego fue de menos de 30 metros. “Es un terreno muy seco y las llamas se extendieron muy rápido. Aunque impresione verlo tan cerca del jardín, me tranquilice al ver a tantos vecinos en el paseo cercano al fuego, señal de que todo estaba controlado”, valoró el joven. Por otro lado, su hermana, que se encontraba de viaje, se llevó un buen susto al enterarse de lo que estaba sucediendo a las puertas de su hogar por medio de fotos y vídeos : “No paraba de escribirme para comprobar que todo iba bien”, contó Julen.

las claves

“Tras el incendio, el Ayuntamiento ha limpiado todos los matojos de la cuneta que separa el camino del campo que prendió”

“Quienes provocaron el fuego deberían tener un castigo para que los demás vean que las acciones acarrean consecuencias”

“Desde el Consistorio deberían obligar a los dueños de los campos a hacer cortafuegos después de cosechar”

“Los chavales hacen botellón y dejan las botellas tiradas. El cristal hace efecto lupa y podemos tener otro susto en cualquier momento”

etiquetas: incendio, zizur, fuego