Burlada regula el uso de las zonas de esparcimiento canino

El municipio, salvo excepciones, se convierte en zona 30 km/h y las bicis circularán por el centro de la calzada

Mikel Bernués - Viernes, 27 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

burlada- Burlada celebró ayer un pleno veraniego plagado de contenido y de pancartas de protesta -bromeaba el portavoz de UPN diciendo que parecía una sesión de la pasada legislatura- que pedían trasladar la zona de esparcimiento canino de Bizkarmendia y que no se baje el nivel de las trabajadoras familiares.

Respecto a los dueños de los 1.100 perros censados en la localidad, las nuevas zonas de esparcimiento motivaron ayer la modificación de la ordenanza para regular su uso. A saber: en las zonas valladas de Bizkarmendia, ronda de las Ripas (contigua a la calle Bidabaondoa) y Puente Viejo entre el camino de Rekalde y el camino de acceso a Erripagaña, los animales, bajo la supervisión de sus dueños, podrán campar a sus anchas. El espacio también vallado junto a la Casa de Cultura, el Centro Integrado Politécnico, el jardín Ronda de las Ventas y la Nogalera (en la entrada desde la plaza de San Juan), se regula para uso de pequeños canes de entre 15 y 20 kilos.

Las zonas sin delimitación bajo el depósito de agua de Erripagaña, la arboleda de la margen izquierda del río Arga (frente a la Nogalera), y la parte de la Nogalera comprendida entre el camino desde la plaza San Juan, calle Soto, límite de huertas y terraplén mota, y en horario restringido entre las 21.00 y las 9.00 horas, los canes también podrán correr sueltos. Por último, se mantiene vigente la prohibición de acceso o permanencia a ningún tipo de perro, al igual que en la norma de 2004, en el parque municipal, una prohibición que se extiende ahora a la plaza Parrita.

La modificación no gustó, y así lo hicieron saber, a la oposición. A Alfredo Mazariegos (I-U) no le pareció bien que primero se habilite la partida “excesiva” para hacer las zonas de esparcimiento canino y luego se modifique la ordenanza. “Es al revés, y como no lo entiendo, voy a votar en contra”, dijo, además de expresar que “si el proceso participativo se hubiera hecho bien, no habría tantas críticas”. El socialista Sergio Barásoain argumentó que “con los vecinos de Bizkarmendia se llegó a un acuerdo por el que se estudiaría la conveniencia de esa zona. Y con esta modificación entendemos que ese sitio se queda fijo”. Y lamentó, en referencia a la plaza Parrita que “los perros son proscritos” y hay personas mayores a las que se les complica mucho pasear a sus mascotas. Por último, Juan Carlos González (UPN), preguntó si algún policía municipal, báscula en mano, iba a controlar el peso de los animales en las zonas que se regulan de este modo. Lo que quería decirle al equipo de Gobierno con el “chascarrillo”, aclaró, es “que legislan muy mal”.

Joseba Ginés (EH Bildu) defendió la medida como una “mejora sustancial que responde a las necesidades de las personas propietarias de perros, cosa que no han hecho los anteriores gobernantes”. Definió los espacios caninos que se encontraron a comienzo de legislatura como “cuchitriles llenos de pulgas” y explicó que los cambios llegan como consecuencia de la asamblea abierta a la ciudadanía y los grupos de trabajo creados a este respecto. “El criterio del equipo de Gobierno ha sido conciliar los intereses de la ciudadanía”, dijo. Y Fermín Tarragona (Cambiando Burlada), concretó que queda trabajo por hacer, por ejemplo en la zona de Erripagaña, todavía en muy mal estado, y explicó que la plaza Parrita es una zona de juegos para pequeños, y ante la queja “muy repetida” de que se encontraban orines y deposiciones de perros en ese jardín, se optó por prohibir su presencia en el lugar.

bicis al centro de la calzadaTambién salió adelante una modificación de la ordenanza de tráfico que manda a las bicicletas a circular por el centro de la calzada -el texto explica que hacerlo por la derecha favorece los adelantamientos en situación de riesgo y expone a los ciclistas a golpes al abrir puertas de vehículos o toparse con maniobras de estacionamiento-, mientras que en vías con diversos carriles y en zonas próximas a cruces con varios carriles, se circulará, como hasta ahora, por la derecha. Y para aumentar la seguridad se convierten en ciclocalles o ciclocarriles, con una velocidad máxima de 30 km/h, todas las vías de Burlada a excepción de las calles Mayor, Mª Azkarate, Merindad de Sangüesa, Ronda de las Ventas, barrio de Erripagaña (límite 40 km/h) y Bizkarmendia (60 km/h).

Todos los grupos se mostraron favorables a las actuaciones en torno a la movilidad, pero la oposición se abstuvo en la votación. Para Mazariegos había un “evidente interés político por vender que aquí está el equipo de Gobierno más guay de la Comarca”, al PSN le parecía una modificación “de poca enjundia”, y para UPN se trató de una ocasión perdida “para hacer una reforma integral de la ordenanza y un estudio de la circulación”.