Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Fallecen dos trabajadores tras caer a un pozo de aguas residuales en la depuradora de Corella

Ricardo Catalán García, vecino de Ablitas de 35 años, y Luis González Fernández, murchantino de 54, estaban terminando su jornada laboral cuando uno de ellos se precipitó a la fosa y otro bajó a socorrerle

Unai Yoldi Hualde - Sábado, 28 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Efectivos del parque de bomberos de Tudela, durante las labores de rescate de los cuerpos de los dos fallecidos.

Efectivos del parque de bomberos de Tudela, durante las labores de rescate de los cuerpos de los dos fallecidos. (BOMBEROS DE NAVARRA)

Galería Noticia

Efectivos del parque de bomberos de Tudela, durante las labores de rescate de los cuerpos de los dos fallecidos.

Pamplona- Dos trabajadores fallecieron ayer al caer a un pozo de aguas residuales, cuando se encontraban trabajando en las obras de ampliación de los accesos y de la capacidad de la depuradora de Corella. El accidente ocurrió sobre las 14.22 horas cuando, al parecer, uno de los fallecidos se mareó al inhalar gases tóxicos y se precipitó al fondo del pozo, de unos tres metros de profundidad. Al presenciar lo ocurrido, su compañero bajó a socorrerlo y ambos fallecieron debido a la falta de oxígeno en el pozo lo que produjo su posterior ahogamiento, a falta de la confirmación de la autopsia.

Al ocurrir el accidente al final de la jornada laboral, en el momento de la caída se encontraban en las instalaciones cinco trabajadores y fue uno de ellos quien dio aviso a los servicios de emergencias al escuchar los gritos de auxilio de uno de ellos y percatarse de lo ocurrido.

Los fallecidos son Ricardo Catalán García, vecino de Ablitas de 35 años, y Luis González Fernández, un murchantino de 54. El primero era trabajador de Socamex, empresa adjudicataria del mantenimiento y la instalación de la depuradora, y el segundo operario de Lacunza Construcciones, adjudicataria de las obras de la depuradora. Ambas empresas fueron contratadas por Nilsa, entidad pública que gestiona las aguas residuales.

El rescate de los cuerpos, que fue realizado por los bomberos del parque de Tudela, resultó muy complicado porque los cadáveres se encontraban en un conducto de alrededor de un metro de diámetro, y se completó pasadas las cinco y media de la tarde.

Tras la llamada del trabajador, la sala de gestión de emergencias de SOS Navarra movilizó, además de a los bomberos de Tudela, al equipo médico de guardia de Corella, que cuando llegó a la depuradora, a las 14.43 horas, tan solo pudo certificar la muerte de Ricardo Catalán y Luis González.

RESCATE PELIGROSO

Hasta el lugar también se desplazaron dos ambulancias medicalizadas, y una de ellas tuvo que permanecer en el lugar hasta que se completó el rescate de los cuerpos, ante la eventualidad de que fuera necesaria su intervención para auxiliar a los bomberos que participaban en la recuperación de los cadáveres, que se realizó en peligrosas condiciones. De hecho, el rescate de los fallecidos provocó que un bombero de Tudela se viera obligado a retirarse del operativo con síntomas de agotamiento tras sufrir un mareo del que se recuperó con rapidez.

La Policía Foral envió patrullas de Seguridad Ciudadana de la Comisaría de Tudela y unidades de Policía Judicial que se hicieron cargo de la investigación de las causas del accidente. También acudieron agentes de la Policía Municipal de Corella y el alcalde de la localidad, Gorka García, permaneció en el lugar hasta que fueron evacuados los cuerpos al Instituto Navarro de Medicina Legal con el fin de que les sea practicada la autopsia para determinar las causas de la muerte.

El propio alcalde señaló “la consternación” que se vivió ayer en la localidad, después de que los vecinos fuesen conocedores de la noticia. “Ha habido mucha alarma, la gente enseguida se ha preocupado, sobre todo porque eran dos personas de pueblos cercanos”, apuntó Gorka García, que lamentó el accidente y reconoció que “es una pena que ocurra esto a trabajadores que encima eran jóvenes”.