El Gobierno foral se persona como acusación particular y pide el desalojo cautelar de ‘Maravillas’

El proceso de mediación penal en el juzgado se resolvió sin éxito, y la causa está a expensas de un recurso en la Audiencia
La Asamblea del Gaztetxe reitera que no se marchará del edificio okupado

Mikel Bernués - Sábado, 28 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Vista exterior del Palacio del Marqués de Rozalejo en la plaza de Navarrería, convertido desde septiembre en el gaztetxe ‘Maravillas’.

Vista exterior del Palacio del Marqués de Rozalejo en la plaza de Navarrería, convertido desde septiembre en el gaztetxe ‘Maravillas’. (Foto: Javier Bergasa)

Galería Noticia

Vista exterior del Palacio del Marqués de Rozalejo en la plaza de Navarrería, convertido desde septiembre en el gaztetxe ‘Maravillas’.

pamplona- El Gobierno de Navarra acordó el pasado miércoles personarse como acusación particular en el procedimiento abierto ante el Juzgado de Instrucción Número 4 de Pamplona por la okupación del Palacio del Marqués de Rozalejo, convertido en el Gaztetxe Maravillas, “por cuanto que ello permite una intervención activa en el mismo (procedimiento) en calidad de parte, permitiendo de esta manera el ejercicio de los derechos de la Comunidad Foral en cuanto perjudicada por los hechos denunciados”. A mayor abundamiento, el Ejecutivo reclama al juzgado que se proceda al “desalojo del inmueble, en el que permanecen sus ilegítimos ocupantes contra la voluntad de su titular”, explica el texto.

denuncia inmediataEn el acuerdo, el Gobierno de Navarra detalla que adquirió el inmueble en octubre de 2005 “con destino a la implantación por terceros de un Centro de Formación de Hostelería, y adscrito con el carácter de patrimonial al Departamento de Cultura y Turismo-Institución Príncipe de Viana”. El 4 de septiembre de 2017, en cuanto tuvieron conocimiento de los hechos -tres días después de la okupación y ante la imposibilidad de proceder al desalojo inmediato porque los jóvenes llevaban más de 72 horas en el inmueble-, los servicios jurídicos del Gobierno foral presentaron la correspondiente denuncia.

Dos meses más tarde el juez instructor que recibió la denuncia acordó derivar la causa a un proceso de mediación penal, que concluyó sin éxito el 15 de mayo, acordando “la transformación del procedimiento y la continuación de su desarrollo, reputando los hechos como delito leve y determinando las personas frente a las que se dirige el procedimiento”. Sin embargo, los denunciados recurrieron la decisión ante la Audiencia Provincial, que todavía no ha resuelto si la causa constituye un delito leve de usurpación. Por lo tanto, aún no hay fecha para un posible juicio en el caso de que el tribunal siga viendo delito.

Tras el acuerdo de Gobierno presentado en el juzgado se plantean dos posibles escenarios. Por un lado el juez podría decretar el desalojo inmediato del edificio, o bien decidir que, a la vista de que no hay una resolución firme de la Audiencia, dicho desalojo no se lleve todavía a cabo.

“no nos vamos a marchar”Un representante de la Asamblea del Gaztetxe explicó ayer que “este edificio se ha convertido en una referencia para los movimientos populares de Pamplona, y el Gobierno de Navarra tiene que tener claro que si nos echa y este edificio se va a quedar vacío, tarde o temprano se volverá a okupar. Ya no se puede renunciar a este espacio. De aquí no nos vamos a marchar”, aseguró.

A juicio de este miembro de la asamblea, “al Gobierno de Navarra le ha entrado la prisa. Geroa Bai está viendo que el desalojo va a tener consecuencias políticas y quiere acelerar el proceso para que se distancie lo máximo posible de las próximas elecciones. El Gobierno ha visto que este proyecto está alcanzando unas dimensiones bestiales, tanto por la cantidad de proyectos que está aglutinando como por su transversalidad social”, dijo.

“hay margen para negociar”Respecto al fallido proceso de mediación, tildó de “ridículas” las pretensiones del Gobierno foral. “Nos pedía que abandonásemos el edificio y que arreglásemos los desperfectos que habíamos causado, cuando lo que hemos hecho es limpiarlo y adecuarlo para su uso”. Explicó además que “nosotros estábamos dispuestos a llegar a un consenso e hicimos distintas ofertas siguiendo modelos del norte de Europa, en los que son los propios ayuntamientos o gobiernos los que ceden los espacios abandonados para el uso de los jóvenes, dentro de ciertos parámetros. Pero el Gobierno rompió esa mediación”. Y consideró que “todavía hay margen para negociar”.

Por último, insistió en que el Gobierno de Navarra “está empleando exactamente la misma estrategia que utilizó UPN en el Euskal Jai, presionando para que el desalojo se produzca en agosto”.

reacciones

oposición de eh bildu

Comunicado. EH Bildu dijo ayer no “entender ni compartir” la decisión del Gobierno “máxime cuando en todo este tiempo no lo había hecho”, y recordó que el gaztetxe “está desarrollando diversas actividades socioculturales comunitarias que aglutinan a múltiples colectivos del Casco Viejo”. El grupo concretó que “a día de hoy, no hay sobre la mesa un proyecto serio para dar un uso público a este edificio que llevaba vacío más de 20 años”, y solicitó al Gobierno foral “que reconsidere la situación, retire la solicitud de desalojo y establezca un cauce de diálogo con los ocupantes del edificio”. - M.B.