David Palacios Algarra presidente del consejo regulador de la denominación de origen navarra

“Nuestro objetivo es que el vino siga siendo una marca de valor en el ámbito nacional e internacional”

David Palacios Algarra, que fue reelegido por unanimidad presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen en junio, habla sobre la situación del vino navarro

Una entrevista de Erik Mugarza / Fotografía Ainara Izko - Domingo, 29 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Persona sirviendo una copa de vino.

Una persona sirviendo una copa de vino.

Galería Noticia

Persona sirviendo una copa de vino.David Palacios Algarra.

pamplona- David Palacios Algarra, de 40 años y natural de Olite, fue reelegido el mes pasado, por segunda vez consecutiva, presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen (DO) Navarra, al renovar el cargo por unanimidad del pleno. Este viticultor procede de una familia dedicada a esta profesión. “Mis abuelos y mi padre me trasladaron el cariño hacia el viñedo y esa forma de ser y de trabajar. Me eduqué entre viñas y siempre me ha cautivado el cultivo de la vid y el mundo del vino”, recuerda.

¿Cómo resume su primera legislatura como presidente?

-Muy intensa, de mucho trabajo y esfuerzo. Hemos seguido apostando por acercar el vino a los nuevos consumidores y que estuviera presente en todos los momentos: no únicamente en el consumo tradicional como en comidas y en cenas, sino también en el ocio y en la diversión. Hemos impulsado iniciativas para relacionar el vino con la cultura, el arte, la música y para que sea un referente en Navarra, en el país y en el exterior.

¿Se ha introducido recientemente alguna reforma en la gestión de la DO Navarra?

-Nada más asumir el cargo en la primera legislatura, habíamos pasado a un sistema en el que el control de nuestros vinos era externo: no lo llevábamos nosotros sino que una certificadora se encargaba de ello. Asimismo, las denominaciones de origen siempre están abiertas;hay evoluciones y vamos cambiando según la demanda de los consumidores.

¿Habrá cambios en su nuevo mandato?

-Tenemos que echar la mirada hacia atrás, ver el trabajo que hemos llevado a cabo, que es mucho, y aprovechar todo ese esfuerzo;pero también dar un nuevo impulso. Son unos años en los que habrá que trabajar teniendo unas metas y apostar por nuestros vinos rosados, que sirvan de punta de lanza y buque insignia de la Denominación de Origen (DO);que nos abran las puertas a esos magníficos blancos y a los impresionantes tintos que nos da esta tierra. Tenemos que seguir también acercando el maravilloso mundo del vino a los nuevos consumidores.

¿Con cuánta frecuencia colaboran con otras organizaciones, como la Unión de Agricultores y Ganaderos de Navarra (UAGN), la Asociación de Bodegas (ABN) o la Unión de Cooperativas Agrarias (UCAN)?

-Siempre. El pleno de la Denominación de Origen está compuesto por doce vocales (seis del sector productor y otros seis del comercializador), y son precisamente estas tres organizaciones las que forman parte del pleno con sus vocales. También están el gerente y el presidente, que soy yo.

¿Ha influido el tiempo en la producción de la vid para esta campaña?

-Naturalmente. El viñedo es un ser vivo a merced de la naturaleza y cada año es diferente. La meteorología y las precipitaciones afectan al desarrollo del viñedo y, por lo tanto, a la provisión de uva.

El año pasado descendió la producción. ¿Cree que podrá ser mejor esta temporada?

-Sí, sin ninguna duda. El año pasado tuvimos una cosecha más corta de lo habitual, fundamentalmente debido a la sequía que padecimos. Climatológicamente, no fue un año que ayudase a un buen desarrollo de la producción de uva, que no de la calidad, ya que fue muy buena.

¿Se puede hacer ya alguna valoración de la próxima campaña de la Denominación de Origen?

-Este año las expectativas que tenemos hacen suponer que va a ser una cosecha en torno a una producción normal acorde a la superficie que tenemos de viñedo de DO. La calidad también apunta a que va a ser buena. Falta todavía mucho por recoger, pero a día de hoy estamos muy contentos con la producción de uva que tenemos.

Desde 2010 el número de hectáreas de la DO se ha reducido, aunque en 2017 creció levemente. ¿Cree que es un número adecuado para producir vino o cree que se necesita una mayor superficie?

-Lo fundamental es siempre que la oferta y la demanda vayan de la mano. A día de hoy, la superficie de viñedo que tenemos de Denominación de Origen nos permite cubrir las necesidades de vino comercializado y, por lo tanto, le damos un valor a la uva y por consiguiente al vino. Es fundamental mantener ese equilibrio, y siempre que se aumente la superficie o la producción de viñedo, que sea porque va acompañado de un incremento de las ventas.

Por primera vez desde 2011, las explotaciones vinícolas han crecido, ¿significa esto que nuevamente se está volcando por este sector, o considera que simplemente es algo puntual?

-Vemos cómo hay viticultores que apuestan por este cultivo, lo cual nos da un síntoma de la salud que tiene nuestra Denominación. Cuando el sector sigue plantando o cuando las bodegas siguen apostando por esto es porque nos parece que vamos por el buen camino, y ese es uno de los referentes que tenemos.

En los últimos años, el consejo ha trabajado en la internacionalización de la Denominación de Origen, ¿cuánto éxito está teniendo el vino navarro en otros países?

-Sin ninguna duda, Navarra ha tenido siempre un carácter exportador e internacional. Nuestras bodegas han sido pioneras en el ámbito nacional en la apuesta por exportar los vinos, y ahí es donde se sigue haciendo un gran esfuerzo, llevando la marca navarra a más de 70 países repartidos por todo el mundo.

¿Y cómo se comporta el mercado nacional?

-En el mercado nacional hemos crecido en cuanto a ventas a lo largo de estos últimos años en todos los tipos de vino: blanco, rosado y tinto.

¿Qué papel cumplen las bodegas privadas y cooperativas?

-Llevan la marca navarra por todo el mundo. En la Comunidad Foral, la producción está repartida entre bodegas privadas y cooperativas. Son diferentes modelos: uno de iniciativa privada y el otro de asociacionismo de viticultores, respectivamente. Las dos cumplen sus objetivos y, además, la gran mayoría de ellas han apostado por la comercialización y por posicionar el vino tanto en el ámbito nacional como en el internacional.

¿Con qué frecuencia realizan campañas para promover el vino con Denominación de Origen?

-Todo el año estamos organizando campañas. Algunas están dirigidas al ámbito nacional y otras al internacional. También confeccionamos eventos dirigidos directamente al consumidor, para acercarles nuestro producto y que vean que pueden disfrutar siempre con una copa de vino en todos sus momentos de ocio. Además, hay otros actos dirigidos al profesional o a empresas especializadas, ya sea participando en ferias y salones u organizando salones propios en diferentes países.

¿Hasta qué punto cree que estas campañas ayudan a impulsar el vino navarro?

-Es fundamental hacer promoción. Los consejos reguladores de denominación de origen tenemos una doble misión: por un lado, defender nuestro producto (tanto la uva como el vino) y velar para que su calidad sea siempre magnífica;y dar a conocer todo ese trabajo y esfuerzo que realiza el sector al consumidor. Para ello, hay que apostar por la comunicación y por el marketing con campañas novedosas y atractivas que enganchen nuestros productos con el consumidor.

¿Cuál es la aceptación del vino navarro entre los jóvenes?

-Nosotros, como Denominación de Origen, llevamos muchos años apostando por ese perfil de público, esos nuevos consumidores, y vemos cómo todo ese esfuerzo que se ha llevado a cabo va dando sus frutos y cada vez más gente joven se puede ver disfrutando de una copa. Además, nuestros vinos, tanto los blancos como los rosados, con esa frescura que tienen, encajan muy bien con sus gustos. Además, nuestros tintos, que siempre son muy frutales y en los que se respeta mucho la variedad, también son muy apreciados por ellos.

Apenas hace unas semanas concluyeron los Sanfermines, ¿son un buen escaparate para los vinos DO?

-Sin duda, dentro de la fiesta de San Fermín el vino tiene su gran protagonismo. Cada vez vemos cómo más gente disfruta de nuestros vinos en la fiesta, y sin duda es también un escaparate para dar a conocer nuestro producto a esos visitantes que vienen de todo el ámbito nacional y de todo el mundo a disfrutar y a pasarlo bien, y en el que el vino, cómo no, es uno de los buenos anfitriones y grandes embajadores de esta tierra.

¿Qué importancia cree que tiene el vino en la imagen que tiene Navarra en otras comunidades y en el exterior?

-Navarra siempre ha sido una región vinícola. Habría que remontarse a siglos atrás para ver esa historia y esa trascendencia que ha tenido la viticultura en nuestra tierra. Somos una DO que lleva el mismo nombre que nuestra Comunidad, por lo que somos un buen embajador y escaparate. La viticultura ha ayudado siempre a fijar la población al medio rural y ha sido un motor económico, tanto de la sociedad como de gran parte de las localidades de la Ribera y de la Zona Media. Sin duda, ese es el objetivo de este sector: seguir siendo un referente y, junto con otros productos que se cultivan y se elaboran aquí, una marca de valor, tanto en el ámbito nacional como en el internacional.

las claves

“La superficie de viñedo que tenemos de DO cubre las necesidades de vino comercializado, dándole valor”

“El vino, cómo no, es uno de los buenos anfitriones y grandes embajadores de esta tierra”

“Nuestras bodegas han sido pioneras en el ámbito nacional a la hora de exportar. Ya llegamos a 70 países”

“La primera legislatura fue muy intensa y han sido unos años de mucho trabajo y esfuerzo”

“Mi padre y mis abuelos, que eran viticultores, me trasladaron el cariño hacia el viñedo”

“La Denominación de Origen está abierta;cambiamos según las demandas de los consumidores”