Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Los recursos de Alsasua exponen la parcialidad de la AN y critican una sentencia prefijada sin pruebas

Las defensas destacan “el interés inusitado” de la Guardia Civil en instruir el caso y rechazan de plano las agravantes por odio y abuso de superioridad
Resaltan la falta de concreción de hechos

Enrique Conde - Domingo, 29 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Los acusados, en el juicio que se desarrolló en la Audiencia Nacional.

Los acusados, en el juicio que se desarrolló en la Audiencia Nacional.

Galería Noticia

Los acusados, en el juicio que se desarrolló en la Audiencia Nacional.

PAMPLONA.Los recursos de apelación presentados por las defensas de los condenados por el caso Alsasua hasta a 13 años de cárcel coinciden en reclamar otro juicio a sus defendidos debido a la sentencia prejuzgada de la Sala Penal de la Audiencia Nacional, donde a su juicio se evidencia la falta de imparcialidad del tribunal (en la desequilibrada admisión de pruebas a favor de las acusaciones y en demérito de las defensas) y el exceso punitivo en la aplicación de los delitos por los que han sido condenados (haciendo propios de la Sala agravantes como los de odio y abuso de superioridad propuestos solo por la acusación ejercida por la asociación Covite). La agravante de discriminación por odio no cabe por una agresión como esta a guardias civiles porque se desvirtúa “el espíritu y la función de la norma penal, que no es otra que la de evitar comportamientos racistas, xenófobos y antisemitas y ofrecer un plus de protección a determinados colectivos especialmente vulnerables”. El abuso de superioridad tampoco debió ser aplicado ya que “no se ha acreditado la planificación colectiva ni la comunicación entre los acusados para cometer la agresión”.

En la profusa exposición de los recursos presentados por los abogados de Jokin Unamuno y Ainara Urkijo (abogada Amaia Izko);Iñaki Abad y Aratz Urrizola (abogado José Luis Galán) y de Oihan Arnanz (abogado Jaime Montero) se reclama también su absolución debido a que la sentencia parece haberse construido sin la vista oral de por medio y con falta de pruebas sobre los acusados, para cuyas condenas la Sala solo hace referencia a las declaraciones de los denunciantes (guardias civiles y sus parejas), contradictorias en muchos casos según el momento procesal en el que depusieron. Llama la atención de las defensas la falta de lesiones graves en las víctimas, objetivadas por los partes médicos y las declaraciones de los forenses, que no pueden corresponderse con la agresión reiterada, violenta y multitudinaria que relatan y también resaltan la nula concreción e individualización que la resolución atribuye a los procesados sobre los golpes que propinaron. Las sombras sobre el fallo, según las defensas, se acentúan cuando el tribunal se refiere a los reconocimientos fotográficos y las ruedas de reconocimiento que se efectuaron por la Guardia Civil y por orden del juzgado instructor plagadas de irregularidades y composiciones más que sospechosas, ya que algunos de los acusados se vieron rodeados en su rueda de reconocimiento por presos de origen árabe, mulatos o gitanos, con lo que la diferencia física entre ellos era palmaria. Lo que quedó demostrado en la vista oral es que los cuatro denunciantes y víctimas reconocieron a las mismas ocho personas sobre los autores de la agresión, cuando relataron que habían sufrido una agresión multitudinaria, con entre 25 y 50 personas, un “pasillo de la muerte”.

no es compatibleRaramente puede casar dicha descripción y desarrollo de los hechos con extraer exactamente los mismos ocho rostros en una zona tan poco iluminada como un bar con luces de discoteca, a altas horas de la noche, con varias víctimas sin apenas conocidos en Alsasua (no hay que olvidar que el sargento y su novia solo llevaban una semana allí) y, cuando además, en la misma noche de los hechos solo se arrestó a uno de los condenados, Jokin Unamuno. En ello incide el abogado defensor de Iñaki Abad, acusado que grabó un vídeo en el exterior del bar en el que se podía ver al sargento una vez que habían llegado los policías forales. En ese vídeo se observa que el guardia pega un manotazo a Abad, lo que provoca que su teléfono se caiga al suelo. Sin embargo, en ese momento, “pese a que Abad fue repetidamente observado y no reconocido por el sargento y su novia en ningún momento lo reconocieron como participante en los hechos, imputación que única y exclusivamente efectúa, con obcecada mala fe el sargento y ninguno más del resto de los denunciantes”. La defensa de Oihan añade sobre la falta de correspondencia entre las lesiones y los hechos ocurridos que “ninguno de los perjudicados tenía un ojo morado, una nariz rota o hematoma en el rostro, ni en la espalda, a pesar de que declararon haber recibido en dicha zona multitud de patadas y puñetazos”. También “serían esperables que presentaran las llamadas heridas defensivas, esto es en brazos y zonas anterior y posterior derivadas de cubrirse para evitar los golpes”.

Montero insiste en las irregularidades de los reconocimientos fotográficos, “que se han hecho con descuido y negligencia como si fueran un mero trámite”. Estos reconocimientos ocultan la existencia de un anterior e irregular proceso de identificación de sospechosos realizado de forma colectiva, en donde la labor policial y la aportación de las presuntas víctimas a la investigación se han entremezclado. Las consecuencias de este anómalo proceder no es solo la falta de fiabilidad de los reconocimientos, sino que se extiende a los reconocimientos en rueda, pues los perjudicados acuden a reconocer no a los agresores, sino a aquellas personas que han identificado previamente”.

a Pamplona y zaballa

PIDEN TRASLADO DE CÁRCELES

A Instituciones Penitenciarias. Todos los condenados del caso Alsasua, siete en total, que se encuentran encarcelados en distintos centros penitenciarios de Madrid, han solicitado a Instituciones Penitenciarias su traslado a cárceles más próximas a sus domicilios, a los lugares de trabajo y de estudios. En concreto los acusados han solicitado ser trasladados a las prisiones de Pamplona y a Zaballa (Álava), una vez además que los tres que más tiempo llevan en prisión y al descartar la sentencia el delito de terrorismo abandonaron el régimen FIES.

etiquetas: sentencia, alsasua, an