Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Los juzgados bloquean casi 30 millones en multas, indemnizaciones y fianzas

La cifra supone casi un récord en el saldo anual del TSJN y crece en 9 millones, un 31% más, respecto a 2016
Es, en su mayoría, dinero de asuntos sin sentencia firme

Enrique Conde | Itxaso Mitxitorena - Lunes, 30 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Fachada principal del Palacio de Justicia de Pamplona.

Fachada principal del Palacio de Justicia de Pamplona. (Oskar Montero)

Galería Noticia

Fachada principal del Palacio de Justicia de Pamplona.Cuentas de depósitos y consignaciones judiciales.

pamplona- Los juzgados y tribunales navarros mantenían un saldo medio al cierre del año 2017 de 29,7 millones de euros en la llamada cuenta de depósitos y consignaciones judiciales, donde se recoge el desembolso realizado con motivo de cualquier procedimiento judicial. Es dinero que se traduce en pago de multas, fianzas, ingresos por subastas, embargos o indemnizaciones. Los datos que ofrece el informe La Justicia dato a dato del pasado ejercicio hablan de que Navarra experimentó en 2017 un importante crecimiento de este saldo (un 31% más), que se mantiene bloqueado mientras no haya sentencia firme y que, en ocasiones, se devuelve a los litigantes, aunque sin intereses, o bien se entrega a la parte contraria (si se trata por ejemplo de una indemnización). En el año 2016 los juzgados navarros mantenían bloqueados 20,6 millones, 9 millones menos que en el último recuento de fondos, donde se han producidos 61.254 entradas de dinero (por importe de 134 millones) y 48.954 salidas de dinero (para hacer un total de 125,4 millones).

Navarra tiene su récord de fondos paralizados en 30,7 millones durante el ejercicio 2012, por lo que el pasado año estuvo a punto de alcanzarse dicha cifra. Los operadores judiciales suelen atribuir la subida o el descenso de estos fondos a la letanía de los procedimientos en cuestión (algo que en Navarra no ocurre habitualmente ya que es la comunidad con menos tasa de asuntos pendientes) y, sobre todo, a que cada vez se efectúan menos pagos voluntarios por parte de acusados, demandados o investigados por la Justicia. Así que se tira de embargos de las cuentas, de las propiedades o de la nómina que recibe el implicado en cuestión.

Queda dicho que este saldo está vinculado a los asuntos pendientes que se están dilucidando todavía en los órganos judiciales de la Comunidad Foral. En la cuenta de depósitos se maneja el dinero ingresado por ciudadanos, empresas, bancos en muchos casos de manera preventiva antes y durante un pleito judicial en concepto de fianzas, multas, embargos, fondos de Expedientes de Regulación de Empleo, indemnizaciones por responsabilidad civil u otros conceptos con los que se hace frente al proceso judicial. Incluso se incluyen aquí los depósitos que se pagan para, por ejemplo, presentar un recurso de revisión (25 euros) o de apelación (50 euros).

Al margen de estas cuotas, se encuentran las tasas judiciales, que es un dinero que va a parar directamente al Ministerio de Hacienda. Pero el recorrido de esta cuenta común de depósitos, que gestiona el Banco Santander, es competencia del Ministerio de Justicia. Cualquier ciudadano navarro implicado en un proceso judicial y que tenga que efectuar un pago por motivo de una resolución judicial deberá acudir a una oficina de dicha entidad bancaria, llevar apuntados el número de procedimiento y juzgado en el que se tramita el asunto y efectuar el ingreso.

La mayor parte del dinero que se transfiere en los juzgados navarros se corresponde con la jurisdicción civil (que se encarga de las reclamaciones de cantidad a morosos o de cuestiones como las cláusulas suelo y productos tóxicos bancarios) y con la social, donde se dirimen las cuestiones laborales. En los Juzgados de Primera Instancia, los especializados en civil, suele haber una media de 2,5 o 3 millones de euros de saldo ya que son los órganos que más dinero manejan en sus resoluciones. Las arcas del Estado pasan a quedarse también todos aquellos depósitos abandonados. Aquellos en los que hay algún error en el ingreso o las fianzas de un acusado que esté en rebeldía y no sea capturado para un juicio.

LOS DETALLES

Lo que no se reclama se lo lleva el Estado. Las arcas del Estado pasan a quedarse también todos aquellos depósitos abandonados. Se trata de aquellas cantidades en las que hay algún error en el ingreso o las fianzas de un acusado que esté en rebeldía y no sea capturado para un juicio. También entra y sale dinero del juzgado por las subastas. Se paga un porcentaje del bien a adquirir para poder participar y, si se adjudica el bien, el particular solo tiene que pagar la diferencia. Si no, se le devuelve el dinero. También, cuando un procedimiento judicial es firme y el imputado puede recibir su fianza o indemnización de vuelta, esto no se hace de oficio por parte del juzgado. Es decir, es el propio implicado el que debe iniciar la reclamación porque, en caso de no hacerlo, pasará a formar parte también del Tesoro Público. Antes de que lleguen a las arcas públicas, los depósitos y consignaciones judiciales no reclamadas se van publicando en el Boletín Oficial del Estado y las cuantías son muy dispares, pueden ser incluso de un euro. Para reclamarlo, debe pasar menos de un mes desde que se publica en el BOE.

Más de 110.208 movimientos en los juzgados navarros. Durante 2017 se produjeron un total de 110.208 movimientos económicos en los juzgados navarros. 61.254 de ellos fueron para ingresar dinero por un importe total de 134,4 millones de euros, mientras que 48.954 salidas sumaron un importe de 125.421.357 euros. Estas salidas de depósitos del juzgado se produjeron por los procedimientos judiciales que habían finalizado.

etiquetas: navarra, multas, juzgados