El ajo de falces, imprescindible y muy beneficioso

El municipio intentó elevar ayer la cultura de este producto estrella con los actos del VII Día del Ajo | El cocinero Álex Múgica fue el galardonado

María San Gil - Lunes, 30 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Álex Múgica, con su galardón, posando con autoridades locales y forales.

Álex Múgica, con su galardón, posando con autoridades locales y forales.

Galería Noticia

Álex Múgica, con su galardón, posando con autoridades locales y forales.Demostración y elaboración de horcas de ajo.Los puestos de ajos fueron el mayor reclamo del mercado de la plaza consistorial.Isabel Alcolea (izda), Loli Virto y Rosa Antón, las encargadas de servir la sopa de ajo.Los puestos inundaron la plaza ayer por la mañana.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

falces- Centrados en tratar de impulsar el turismo rural, Falces acogió ayer el VII Día del Ajo, uno de los productos estrella del municipio ribero del que muchos vecinos sacaron pecho. Y es que, aseguraban desde el Consistorio, a pesar de que cada vez son menos los agricultores que ponen ajos en la localidad, al año se plantan unas 35 robadas o lo que es lo mismo, unas 4.000 horcas, se trata de un producto imprescindible a la hora de cocinar cualquier plato.

Precisamente de esto, y de las bondades del ajo, habló Álex Múgica, del restaurante de Pamplona La Cocina de Álex Múgica, que ayer fue galardonado con el III Ajo de Falces. Agradecido con el reconocimiento, afirmó que “el ajo es en la cocina como un gregario en un equipo ciclista, el que hace el trabajo duro y feo, que no se ve ni reconoce, pero que es importantísimo”.

Múgica, que no entendería una menestra o un bacalao al pil pil sin ajo, recordó que la mayoría de las elaboraciones llevan un alto porcentaje de este producto pero que luego no aparece reflejado en ningún menú.

Tras recoger su galardón de manos de la consejera de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local, Isabel Elizalde, el alcalde, Valentín García, y la edil de Turismo, María José Mayayo, Múgica se comprometió a llevar el ajo “a lo más alto de la gastronomía”.

Por su parte, Elizalde se reafirmó en la idea de que “hay que poner en valor el producto, en este caso el ajo, que es tan vuestro y tan nuestro” y añadió que “es necesario seguir trabajando desde las administraciones en promocionar y poner el foco en los productos estrellas porque son parte de nuestro patrimonio”.

Precisamente fue el alcalde García, que agradeció la presencia de todos, el que insistió en la necesidad de incentivar este producto porque cada vez hay menos relevo generacional en el campo “y una comida sin ajos es una sosería”, finalizó entre risas.

Allí también estuvieron presentes parlamentarios de diversos partidos políticos así como alcaldes y concejales de municipios vecinos como Peralta o Andosilla, entre otros.

otros actosOtro de los reclamos para muchos vecinos y visitantes fue la degustación de sopas de ajo. Isabel Alcolea se encargó de elaborar unos 65 litros de este manjar que, a pesar del intenso calor que ayer hizo en Falces, nadie dudó en probar. Alcolea, que explicaba que comenzó a hacer la sopa a las 6.30 horas para que estuviese lista a las 10.00 horas, estuvo acompañada a la hora de servirla por Loli Virto y Rosa Antón, de la comisión de Turismo.

Aunque no quiso desvelar más secretos de los necesarios, este año usó unas 40 cabezas de ajos, 60 pimientos, tres docenas de huevos, doce barras de pan y tomate.

La mañana también contó con la demostración y elaboración de horcas, con un parque infantil, un variado mercado y con visitas guiadas por el casco antiguo del municipio.