Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Multitudinario adiós a la comparsa

Los tudelanos más pequeños se despidieron hasta el año que viene de los gigantes y cabezudos bailando con ellos

Fermín Pérez-Nievas - Martes, 31 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Los integrantes de la Comparsa de Gigantes y Cabezudos posaron juntos en la plaza Vieja con los gaiteros, y las figuras.

Los integrantes de la Comparsa de Gigantes y Cabezudos posaron juntos en la plaza Vieja con los gaiteros, y las figuras. (FERMÍN PÉREZ-NIEVAS)

Galería Noticia

Los integrantes de la Comparsa de Gigantes y Cabezudos posaron juntos en la plaza Vieja con los gaiteros, y las figuras.Las hermanas Peral observan cómo su hijo y su sobrino se despiden del gigante.

tudela. Después de siete días de bailes, giros, calor, largas caminatas y contacto con los niños, la Comparsa de Gigantes de Tudela puso ayer el punto final a las fiestas de Santa Ana 2018. Es cierto que el Pobre de Mí no llega hasta la 1.00, pero la recogida de gigantes y cabezudos representa para padres, madres, niños y niñas el cierre oficioso de las celebraciones.

El acto es, desde hace más de unas dos décadas, una cita fija en el programa y cada año gana en participación de los pequeños, que pueden tocar e incluso bailar con los grandes reyes y figuras que han visto girar y girar por las calles al ritmo de la gaita. Durante cerca de una hora, los tudelanos más fieles a la comparsa esperan su turno pacientemente junto al gigante que más les gusta para introducirse en sus tripas y ver cuál es el sistema de funcionamiento de esa figura de 4 metros y casi 60 kilos que deambula por Tudela durante los siete días de fiestas. Durante esa hora, los cabezudos no pegan, los niños exhiben sus reyes y reinas de plástico (reproducción de los enormes gigantes) y se puede ver todo tipo de merchandisingrelacionado: camisetas, reproducciones, pequeñas cabezas de cabezudos e incluso gigantes hechos en casa que deambulan con la Comparsa como si se tratara de sus hijos.

Con los ojos como platos, algunos incluso se atreven a dejar el chupete, rito que en ocasiones cuaja, pero no son pocos los padres que tienen que volver a la carrera para recuperarlos. Otro de los ritos que se ha hecho habitual es el pasillo de los besos. Las figuras se reclinan y los pequeños son izados para que puedan dar el último beso a los gigantes, que se irán a descansar hasta las fiestas de 2019, cuando la comparsa volverá a salir a la calle. Algunos de ellos deberán sufrir una reparación ya que, por ejemplo, la joven cabezuda del turbante apareció ayer con la barbilla agujereada.

cambiosLa Comparsa de Gigantes y Cabezudos de Tudela tiene muchos años de existencia pero las figuras actuales han cumplido 32 años, las más antiguas (Sancho el Fuerte, Sancha, Juan de Labrit y Catalina de Foix). Por otra parte, Íñigo Arista y Oneca de Velázquez fueron incorporados en 2016 para llegar a seis las figuras que tiene en la actualidad. Junto a ellos, están cinco cabezudos y un zaldiko.

Este colectivo, tan importante en las fiestas de Tudela, lleva años realizando incorporaciones, rejuveneciendo y modernizando las figuras y la propia comparsa. Así, este año han tomado parte tres mujeres jóvenes que se han unido al grupo (Sandra Baquero, Marta Peral y Alicia Cornago), al igual que lo hicieron el año pasado otros siete integrantes varones y un nuevo cabezudo (el Bufón). No menos importante fue la renovación del vestuario de las figuras más veteranas en 2015 ya que supuso la reducción de 4 kilos en cada figura.