Depósito de envases y vasos reutilizables

Por Andoni Romeo - Martes, 31 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

El Sistema de Depósito, Devolución y Retorno (SDDR) de envases consiste en pagar una pequeña cantidad de dinero por el envase cuando se compra y que va incluido en el precio final. Cuando dicho envase se devuelve, te retornan esa fianza que varía de unos países a otros.

El SDDR se ha implantado en muchos países y regiones para aumentar la cantidad de envases recuperados y evitar que terminen en vertederos o en el suelo y playas. Su mayor o menor éxito depende de la conciencia ambiental de la ciudadanía respectiva y de la cantidad de la fianza, aunque la recogida está por encima del 90%, muy superior al sistema de punto limpio que se sitúa entre el 30 y 60% según diferentes fuentes. La propuesta de fianza para el sistema en el Estado español es de 10 céntimos por envase.

La ventaja del sistema es que la fianza otorga un valor al envase en sí y eso hace que la mayor parte de las personas decidan devolverlo. La mínima parte que se abandona puede ser recogida por otras personas que, por conciencia ambiental o por recuperar dicha fianza, entregan dichos envases en los puntos de recogida aumentando hasta casi el 97% en algunos países.

Este sistema tiene una doble ventaja pensando en el tratamiento posterior. En el caso de que los envases se destinen a reciclaje, debido a que están mucho más limpios que cuando se echan en el contenedor, su calidad es mayor y pueden volver a utilizarse para fabricar nuevos envases. Cuando los envases recuperados están mezclados o sucios, también se reciclan pero se destinan a otros usos de menor calidad. En estos momentos que China ha decidido no importar residuos plásticos mezclados, es mucho más importante recuperar producto de calidad, que además da trabajo a empresas del propio territorio.

La segunda potencialidad y más importante del SDDR es la posibilidad de promocionar la reutilización de envases, aunque esto último depende de las tiendas, de la ciudadanía y de las instituciones. Actualmente sólo podemos encontrar envases reutilizables en los bares (HORECA), pero no en las tiendas y supermercados. Por eso es importante la Ley de Residuos de Navarra, que propone que la reutilización de envases llegue al 15% en 2028, lo que implica que habrá que obligar a que en las estanterías tengamos también reutilizables.

El vaso reutilizable como SDDR

El vaso reutilizable para fiestas no es más que un SDDR para un material concreto como son los vasos y en un espacio definido como son las fiestas de nuestros pueblos.

Centrándonos en las fiestas de Iruñea, por su gran afluencia de público, tanto de casa como de fuera, podemos decir que la experiencia de este año ha sido todo un éxito, porque se veían muchos menos vasos tirados en la calle.

En este caso, la fianza propuesta de 1 € es muy alta debido al coste del propio vaso, y porque en fiestas hay que incentivar más la colaboración ciudadana, ya que estamos en un espacio de fiesta y desahogo.

Al observar las calles estos días pudimos distinguir 3 momentos muy diferentes. El primer fin de semana hubo varios miles de vasos abandonados por el suelo (muchos menos que si se hubiera usado el vaso de un sólo uso), entre semana había pocos, y el último fin de semana se volvían a ver más, pero no tantos como en el primero. Otra característica apreciable fue que había más cantidad de vasos en determinados espacios y calles que coincidían donde mayor número de personas se concentraba de fiesta.

Las conclusiones de esta observación podrían ser las siguientes:

-Cuando hay más aglomeración de gente se abandonan más vasos, y nuestra hipótesis es que es debido a la mayor dificultad para devolverlos a los bares (las barras están abarrotadas y los bares sólo cogen un número determinado de unidades) y mucha gente no conoce que puede recuperar el dinero, bien porque no es habitual o porque viene de otras zonas donde no existe vaso reutilizables. También influye el grado de alegría del personal.

-Cuando hay menos gente y conforme avanzan las fiestas es mas fácil acceder a las barras de los bares, se conoce el sistema, va menguando el dinero para gastos y surgen los recuperadores espontáneos.

-Proporcionalmente se veían más vasos reutilizables de los que no entraban en el sistema del Ayuntamiento, aunque en ese caso aparecían cerca de los bares o peñas que los vendían. También se veían vasos de vidrio, pero de forma testimonial.

Una cuestión que hemos podido ver estos días, y que no se entiende, es un cierto rechazo en algunas personas de bares o de la calle (muy minoritario) a las personas que iban recogiendo vasos por la calle, y la dificultad que tenían para venderlos cuando llevaban una cierta cantidad.

Cómo puede ser que alguien no vea con buenos ojos esta actividad cuando supone la recuperación de vasos que se volverán a reutilizar y que evitamos que vayan al vertedero (lo que se recoge del suelo y de las papeleras va directo a enterrar), y se pierda un recurso como es el plástico de calidad, que no olvidemos procede del cada día más escaso petróleo.

Precisamente la virtualidad del SDDR y del vaso reutilizable es que su fianza permite llegar a mayores cotas de recuperación, y tenemos una Ley de Residuos que pretende fomentar la disminución de residuos en un 10% y disminuir el vertido de un 60% a un 30%.

Conclusiones

Animar al Departamento de Medio Ambiente a complementar las dos recogidas de envases que realiza en Urbasa y Alloz con un SDDR en una población para evaluar sus resultados y poder extenderlo al resto de Navarra con las correcciones que se estimen oportunas.

Aplaudir el uso del vaso reutilizable por parte del Ayuntamiento de Iruñea y animar a hacer lo propio en otros ayuntamientos o eventos festivos mientras no sea obligatorio (2020). En el caso de Iruñea, como se está elaborando una normativa, se podría proponer la prohibición de envases de un sólo uso, con lo cual sólo nos queda el vaso reutilizable, de cristal o de plástico, pero ambos con fianza.

Visto la dificultad de vender vasos por parte de las personas recuperadoras ocasionales, plantear que el Ayuntamiento ponga un espacio de recompra al mismo precio, y que esos vasos se distribuyan entre todos los establecimientos en función de los vasos perdidos. El Ayuntamiento tendría un coste pequeño y se podría conveniar con alguna asociación. Debido a que sólo recompraría vasos u otros materiales similares, sería ágil y aumentaría la recuperación, que es el objetivo de estos sistemas. Además, facilitaría el trabajo a los bares.

Siendo un acierto el utilizar un vaso con un diseño perdurable, en el caso del vaso intermedio, conforme se vayan deteriorando cambiarlos por vasos hechos con plástico verde como en los otros dos casos, ya que se deterioran menos y, por tanto, pueden durar más tiempo.

Como uno de los residuos que más aparece en las calles de nuestra ciudad son las botellas de vidrio (especialmente litronas, cervezas pequeñas y alcoholes varios), pensar en proponer un SDDR al estilo del vaso reutilizable en los comercios y bares del Casco Viejo, cobrando un depósito por cada botella que se recuperaría al retornarlo al establecimiento o al punto que proponga el Ayuntamiento. Para ello bastaría añadir una pegatina a cada envase.

El autor es ecologista