Lista de morosos: prudencia y seguridad jurídica

Javier Orcajada del Castillo - Miércoles, 1 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Pedro Sánchez responde en voz baja a una interpelación en el Parlamento que no publicará la lista de morosos con Hacienda ni la de los beneficiados con la amnistía fiscal de Montoro. “Ya me hubiera gustado”, exclamó decidido. Induce a la sonrisa, pues estando en la oposición exigió vigoroso que hiciera pública la lista Falciani, la de los morosos y la de la amnistía de Montoro, aunque era consciente que no lo autorizaba la ley. No obstante, recurrió al Supremo, que tumbó su petición. Qué curioso: ahora que es presidente sí se acuerda de que el Supremo no lo permite y se lamenta de ello. Aunque ya ha asegurado categóricamente que no habrá más amnistías fiscales, pues las prohibirá por ley... salvo que otra ley nueva lo permita. Debe haber leído la lista de implicados y prefiere no mover el estercolero, pues estará lo más selecto de nuestra aristocracia con cifras mareantes, aunque también le habrán explicado que la mayor parte son fallidos y las deberá apuntar en una barra de hielo. Esta es la imagen de honradez del nuevo Gobierno socialista que impactará en la plebe: cortesía con los morosos ilustres en contraste con la leña a los deudores fiscales del común que se retrasan porque han de elegir entre pagar a Hacienda y no encender la calefacción, o no pagar la hipoteca porque está en el paro y sin prestación. No puede publicar la lista de morosos ilustres para preservar su privacidad, pero, amable lector, verá su nombre en todas las listas que se publican de los ayuntamientos, comunidades autónomas o en el Boletín Oficial del Estado si tiene alguna deuda con el fisco, y no excluya que le embarguen si percibe la RGI (Renta de Garantía de Ingresos) o le llamen de Hacienda si descubren que le pagan en negro por trabajar de camarera el fin de semana. Gladius ratio legis.