Editorial de diario de noticias

Otro buen trimestre económico

El PIB de Navarra vuelve a crecer un 1% entre abril y junio y supera las expectativas más optimistas, si bien queda trabajo por hacer, especialmente para que la positiva marcha de la economía se traslade a los salarios

Miércoles, 1 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

navarra conoció ayer otro buen dato económico. Si la semana pasada la Encuesta de Población Activa (EPA) revelaba que la Comunidad Foral creó 7.900 empleos en el segundo trimestre del año y sacó de las listas del paro a 1.200 personas, ayer conocimos que el Producto Interior Bruto (PIB) creció un 1% en este mismo periodo de tiempo comprendido entre abril y junio. Se trata de un dato especialmente positivo, que supera las expectativas más optimistas y que posibilita actualizar al alza la previsión de crecimiento para 2018. El Gobierno foral había hecho una estimación para este año del 2,7%, que ahora eleva hasta el 3,3% con cierta moderación, ya que no sería de extrañar que el ejercicio se cierre con un crecimiento incluso mayor, pese a la amenaza que suponen las políticas proteccionistas del presidente Donald Trump. Hay que tener en cuenta que son dos los trimestres consecutivos en los que el PIB foral se ha incrementado en un 1%, algo que no sucedía desde 2006, año en que se cerró con un crecimiento del 3,9%. En términos interanuales la subida de este indicador clave para medir la evolución de la economía es del 3,4%. Esta mejoría alcanza a todos los sectores. Como explicó el vicepresidente del Gobierno Manu Ayerdi, este “notable aumento” de la actividad se nota en la industria, las exportaciones, los servicios y el consumo, lo que denota la robustez del momento. Sin embargo, esta satisfactoria marcha no se observa con la misma fortaleza en el conjunto del Estado, que ofrece inquietantes síntomas de desaceleración. De hecho, en este segundo trimestre del año el PIB solo subió un 0,6%, después de que en los tres primeros meses del año se quedara en el 0,7%. Y en términos interanuales su crecimiento ha sido del 2,7%, lo que supone siete décimas menos que en Navarra. Estas notables cifras macroeconómicas no deberían hacer caer en la autocomplacencia del Gobierno foral, ya que todavía queda mucho trabajo por hacer sobre todo en materia de salarios. Lo reconoció el propio Ayerdi. Aunque es verdad que los últimos datos hablan de que también fue la Comunidad Foral donde más crecieron las retribuciones de los trabajadores, ni estas llegan por igual en todos los sectores, ni está cerca de desaparecer la precariedad laboral que sufren a diario miles de personas.

etiquetas: navarra, editorial, pib

Más sobre Editorial

ir a Editorial »