Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Noches aún soportables

Las temperaturas mínimas (18-22º) serán más moderadas que las máximas (38º) y se espera cierzo en las tardes y noches

Un reportaje de Txus Iribarren Fotografía Unai Beroiz - Miércoles, 1 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

La ciudad no es ajena al arranque de la ola de calor.

La ciudad no es ajena al arranque de la ola de calor. (UNAI BEROIZ)

Galería Noticia

La ciudad no es ajena al arranque de la ola de calor.

Para que un episodio de calor sea considerado como “ola” tiene que reunir diferentes requisitos. El más determinante es que se den tres días consecutivos de temperaturas muy altas e intensas (en Navarra los umbrales oscilan entre los 34 grados del Norte y Pirineos a los 38 de la Ribera pasando por los 36 del centro), así como una extensión por todo el territorio peninsular. Estos ingredientes se van a dar a partir de hoy 1 de agosto aunque en la Comunidad Foral sus efectos prácticos se retrasarán hasta mañana jueves que es cuando tras la tregua por el paso de un frente debilitado, subirán los termómetros. Según explica Peio Oria, delegado territorial en Navarra de Aemet, nos encontramos ante un típico cuadro de golpe-olade calor veraniego que se prolongará durante el fin de semana, aunque no se prevén muchos cambios para lunes y martes, jornadas que se quedan ya fuera de las predicciones oficiales. “El fenómeno determinante es la entrada del aire muy cálido y muy seco desde África. Es el típico bochorno que en esta ocasión no vendrá acompañado de tormentas ya que hay una situación anticiclónica estable”, explica. Esto provocará una temperatura máximas por encima de los valores habituales o al menos los que hemos tenido hasta ahora (el día mas caluroso del verano fue la pasada semana con 34 grados en Pamplona y 38 en la Ribera, valores que se igualarán o superarán de forma sostenida) aunque, por suerte, la subida de las mínimas será más moderada. “Se esperan entre 18 y 20 grados en la zona centro y norte y 22 en la Ribera. Esto, unido a que es posible que entre el cierzo a última hora de la tarde, permitirá un cierto alivio y que las noches no sean tan cálidas”. No tendrán tanta suerte en otras latitudes peninsulares en las que la mininas también serán muy altas lo que complicará aspectos como conciliar el sueño y refrescar las casas.

El cambio climático se esta notando y Europa no se libra de lo que es para ellos una segunda ola de calor. Suecia registró en julio 34,4 grados, su récord histórico, lo que vino acompañado de una plaga de incendios. En Alemania este es el verano más caluroso en 15 años (Berlín supero ayer los 35 grados) y tanto las producción ganadera como la agrícola se están resistiendo. En Navarra los valores no son tan extraordinarios pero sí que destaca la previsión de varios días encadenados. En los últimos veranos las olas se habían adelantado a junio.