Un campamento en la Castellana

Los taxistas, tres de ellos detenidos por agresiones, esperaron el final de la reunión en un camping improvisado

Jueves, 2 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Madrid- Centenares de taxistas esperaban anoche en el Paseo de la Castellana, de Madrid, a que la reunión del Ministerio de Fomento con las comunidades autónomas les ayude a decidir si levantaban el campamento improvisado donde permanecían desde el lunes y en el que algunos instalaron incluso carpas para combatir las peores horas de sol. En plena ola de calor, los taxistas continuaban concentrados en la principal arteria de Madrid a la espera de la conclusión de la Conferencia Nacional de Transportes para decidir en asamblea si terminaban el paro.

En guerra contra la proliferación de las licencias de vehículos sin conductor (VTC), muchos taxistas pasaron la noche dentro de sus coches, otros en colchones sobre el césped que bordea la carretera y otros directamente no durmieron. Por si acaso, un grupo de taxistas instalados ante el Ministerio de Fomento ya habían llevado al lugar sillas, mesas, nevera e, incluso, dos jamones.

“Hemos pasado la noche hablando y riendo hasta las cinco de la mañana y a esa hora ya nos hemos ido a la cama”, señalaba uno de los taxistas. “Como no sabemos cuándo nos vamos, pues ya venimos preparados”, afirmaba otro taxista que, en broma, dijo a sus amigos que podrían instalar una piscina como la de Barcelona mientras pasan sus vacaciones en el hotel Castellana. No todos los taxistas fueron tan pacíficos. El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, fue recibido con gritos de “queremos que se cumpla la ley, queremos trabajar” por los profesionales del volante en su visita a Valencia, de hecho, la presión le obligó a entrar por una puerta lateral de la Generalitat. Además, la Policía Nacional detuvo en Madrid a tres taxistas e investiga más de 60 denuncias por agresiones físicas, daños a vehículos, coacciones y desórdenes públicos contra vehículos de transporte con conductor. - D.N.