la carta del día

Salvar vidas humanas ayer y hoy

Por Aingeru Pérez - Jueves, 2 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

el día 31 de julio de 1969 doné sangre por primera vez a los 20 años.

El 12 de enero de 1997, recibí la medalla de oro por mis 100 donaciones. Aféresis 8 donaciones. El 23 de diciembre de 2015 fue la última vez que doné. El resultado de principio a fin, satisfacción por donar sangre para todas las personas que lo necesiten. Hoy soy un donante en reserva, si ocurre la necesidad de donaciones urgentes me encuentro en buena disposición.

Mi hija también es donante. Su esposo es otro txantreano que recibió la insignia de oro en el homenaje a los Donantes de Sangre de Navarra/Nafarroako Odol-emaileei eginen zaien omenaldira, celebrado el 17 de junio/ekainak 17, en el Baluarte de Pamplona/Iruña. Con interés asistimos al sentido y recordado acto. Ese mismo día, se celebró el Día Mundial del Donante de Sangre/Odol-emaileen Mundu Eguneran.

El importante número de 161 donantes de sangre recibieron sus insignias de oro por sus 50 donaciones y/o componentes sanguíneos. Fueron 31 las insignias de oro doble por sus 100 donaciones de sangre y/o componentes sanguíneos.

Las insignias de oro triple por sus 150 donaciones de sangre y/o componentes sanguíneos, las recibieron 5 donantes.

La buena música en el citado acto tuvo un encaje muy logrado, la actuación del Coro Valle de Elorz y Coro Juvenil de la Escuela de Música de Noáin (Valle de Elorz), sobresalientes en todos sus trabajos. Destacando la versión interpretativa del sentido tema Xalbadorren heriotzean, (X. Lete/B. Lertxundi, Arr. J. Guerrero).

La conocida canción Eres tú, de Juan Carlos Calderón, original de Mocedades, y Gracias por la música (B. Anderson/B. Ulvaéus, Arr. M. Huff), original de ABBA.

Subrayo de Xalbadorren heriotzean estas preciosas estrofas: “Cantador en las plazas lleno de soledad, rota la valla liberaste la canción de todas las ataduras, de todas las fronteras de los cuerpos intentando ser libre, dónde estás, en que prado, pastor de Urepele, subiendo por las laderas de las montañas escapaste”.

Escuchando estas frases vienen a mi memoria aquellos hombres presos que se fugaron del penal del monte Ezkaba (22-5-38), acogiéndolos a cuatro de ellos en la localidad de Urepele, camino de su perteneciente y ansiada libertad.

Han transcurrido cuatro años de nuestras pisadas sobre las cumbres que protegen a Urepele, gozando con admiración la visible y extensa belleza. Posteriormente lo visitamos detenida e interesantemente.

Día 2-6-18, llegada a pie a Urepele -partiendo del Fuerte de Ezkaba- de un importante grupo de estudiantes de dos institutos de la Txantrea. Fueron recibidos con estimable hospitalidad la misma fecha 80 años después.

En tercer lugar escuchamosEres tú, la/el que tiene que donar es mi mensaje.

Y en cuarto lugar de intervención musical sonó el tema Gracias por la música, esta alegre y optimista canción se expresa así: “Quiero dar las gracias a las canciones que transmiten emociones, quiero dar las gracias por lo que me hacen sentir, debo admitir que con la música vale vivir, por eso quiero dar las gracias por esa suerte en mí. Hoy me pregunto cuál es la razón, por qué siempre gana la gran atención, una simple canción, si se hace con el corazón, por eso… quiero dar las gracias, que suerte tengo alegrándome al cantar, quiero que disfrutemos juntos, que feliz, que placer y exclamar, ¡Gracias a las canciones!”.

Historia real, donaciones de sangre altruistas y la buena compañía de la inseparable música, en un día recordado. Finalmente, clausuró el acto con su intervención, Doña Uxue Barkos, presidenta del Gobierno de Navarra/Nafarroa.