Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Este vagón no es un lienzo

Detenidos dos grafiteros burgaleses por pintar en Peralta un vagón de metro catalogado como Patrimonio Histórico

Un reportaje de Jesús Morales - Jueves, 2 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

No ha sido la primera vez, ni presumiblemente será la última. El peraltés Jesús Zabal, de 51 años, necesita más que los dedos de una mano para contabilizar las veces que grafiteros han atacado su vagón del Metro de Madrid de 1968, catalogado como Patrimonio Histórico, en los últimos cinco años. “Es un trofeo para ellos. Saben que está aquí y que solo hay otro igual en España, así que vienen, saltan la valla y lo pintan”, denuncia el propietario del vagón, que desde 2013 proyecta crear en torno a él un espacio de ocio lúdico-didáctico en unos terrenos de su propiedad. “El objetivo es utilizarlo como alojamiento turístico, pero todos los ataques que ha sufrido nos ha hecho perder mucho tiempo y dinero”, lamenta Zabal, que enumera diversos asaltos que no han podido ser esclarecidos y otros que sí lo han sido. La Guardia Civil de Navarra ha detenido recientemente a dos jóvenes burgaleses como presuntos autores de distintos grafitis en Burgos, Bizkaia, Gipuzkoa, Murcia, Madrid Valencia y la Comunidad Foral, incluido el vagón del Metro de Madrid ubicado en la finca de Peralta, donde causaron daños por más de 125.000 euros.

El Instituto Armado informó ayer de que la operación Andrade se puso en marcha tras recibir varias denuncias la Guardia Civil de Peralta, en las que se detallaban varios episodios de pintadas en el vagón que había pertenecido al Metro de Madrid (un modelo R-1138) y que estaba catalogado como Patrimonio Histórico, y que hoy en día es propiedad de los denunciantes. Se trata de una “pieza histórica que no tiene recambios originales para su reparación, lo que agudiza el daño causado”, según explicaron desde la Guardia Civil, cuyos agentes pudieron determinar el origen de los botes de pintura utilizados y el vehículo usado por los autores de las pintadas para legar al lugar donde se encuentra el vagón y marcharse de él. Esto llevó a identificar a los presuntos autores, dos jóvenes de 25 y 33 años domiciliados en Burgos que supuestamente pertenecen a un grupo organizado que se dedicaban a realizar grafitis por distintas provincias y con numerosos antecedentes por hechos similares.

Fuentes de la Guardia Civil subrayaron la importancia de la colaboración ciudadana con la que se ha contado en este caso para poder esclarecer los hechos, ya que estas personas están en cada lugar “escasos minutos”. Uno de los detenidos habría actuado en Madrid junto con otros grafiteros colocando barricadas para detener los trenes.