La programación joven e infantil, objetivo a mejorar para 2019

El Ayuntamiento, satisfecho por unas fiestas con menos peleas e incidencias

Fermín Pérez-Nievas J.A. Martínez - Jueves, 2 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

La plaza de Los Fueros de Tudela en el momento del cohete el pasado día 24 de julio.

La plaza de Los Fueros de Tudela en el momento del cohete el pasado día 24 de julio.

Galería Noticia

La plaza de Los Fueros de Tudela en el momento del cohete el pasado día 24 de julio.

tudela- “Buenas fiestas” y “con mucho ambiente de calle”. Así definió ayer el alcalde, Eneko Larrarte, las recién concluidas fiestas de Tudela, algo que se ha conseguido “gracias a las peñas y los colectivos, que son los principales protagonistas”. El primer edil señaló como “aspectos a mejorar” para próximas fiestas de Santa Ana la oferta para el público joven entre los 13 y los 20 años y para el infantil.

En este sentido explicó que de cara a los más pequeños, en futuras fiestas “se pueden hacer actividades todavía más interactivas con ellos y que transmitan valores”, algo que “teníamos intención de hacer aunque con la dimisión de Iñaki Magallón se quedó en el tintero”. Con respecto a los jóvenes, Larrarte repitió en varias ocasiones que es un sector al que hay que sacar de los cuartos y llevarlos a la calle por las mañanas. “Sería muy importante convencer a los jóvenes de 13 a 20 años que las fiestas de día son mejor que las de noche. Si fuésemos capaces de sacarlos a la calle nos lo agradecerían porque quienes lo han probado dicen que descubren una nueva perspectiva”.

Dentro de esas líneas de mejora apuntó también una necesaria “mejoría en la coordinación con la Federación de Peñas” ya que a lo largo de los días de fiestas se producen solapamiento o coincidencia de diversos actos “y eso resta público”.

Uno de los aspectos que ha mejorado es la disminución en el número de peleas, que han pasado de 20 en 2017 a 11 en 2018, y la mayoría de ellas sin ningún tipo de incidencias. Por contra, la cifra de denuncias y quejas por el ruido de cuartos ha aumentado (de 4 en 2017 a 11 en 2018), no así las realizadas contra los bares (bajan de 19 a 10). Según Larrarte, “con los cuartos se trabaja durante todo el año en prevención, sobre todo en cuanto a consumo y sexualidad. Es un reto que supera a lo que es el marco de las fiestas y que entra en el tema de servicios sociales de ocio alternativo”.

Larrarte agradeció el trabajo que han realizado los funcionarios, especialmente los de Festejos, y el servicio de limpieza “en el que destaco su planificación para que momentos con miles de personas como el cohete, el concierto de La Raíz o el día de después de fiestas quede todo dentro del tono normal de la ciudad”.

Por contra, si bien destacó el trabajo de los “medios locales” a la hora de tratar la denuncia de los abusos sexuales, indicó su malestar y criticó “el trato que han dado los medios de comunicación nacionales. No se puede hablar de La Manada de Tudela porque lo que hacemos es frivolizar con lo que ocurrió en Pamplona y en ningún caso es comparable con lo que pasó en Tudela”.