El problema de nuestro alcalde

Ioseba Moreno y Rubén Ziganda. Concejales de Geroa Bai en Baztan - Viernes, 3 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

En su respuesta, el alcalde Otondo sigue empeñado en señalarnos la luna mientras se mira el dedo. No vamos a entrar en las cuestiones que plantea, porque han sido debatidas en muchas ocasiones y no tenemos ninguna intención de aburrir a los vecinos. No aportaríamos nuevos argumentos, de la misma forma que él tampoco ha aportado nada nuevo. Se ha limitado a repetir sus tópicos, convencido como está de que el hecho de repetirlos una y otra vez convierte en verdad lo que no son sino burdas mentiras.

El alcalde solo debe responder a una cuestión central y básica en el funcionamiento de un sistema democrático, del que escapa con constancia y disciplina: ¿Por qué no defiende los acuerdos tomados por el Ayuntamiento que preside? ¿Por qué ese empeño suyo en ignorar los acuerdos del pleno? ¿Va a seguir defendiendo solo los acuerdos que son de su gusto y combatiendo los que no lo sean? ¿Va a devolver a los baztandarras el dinero que de forma tan estúpida pierde con cada sentencia?

El problema de nuestro alcalde es que todavía no se ha enterado en qué consiste la democracia. Si, además de citarlo, leyera un poco los escritos de su querido Pepe Mújica y analizase un poco su actitud, se daría cuenta de que el expresidente uruguayo siempre ha defendido los acuerdos tomados en el Parlamento, fueran de su gusto o no. Y lo ha dicho en más de una ocasión.

Desde luego, en eso -y en muchas más cosas- se diferencian ambos.