Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El ‘efecto Moncloa’ catapulta al PSOE y a sánchez

Los socialistas sacan casi diez puntos al PP de Rajoy, que, en su suelo electoral, empata con Ciudadanos
El PSOE crece en intención de voto a costa de Podemos y Cs
Iglesias resiste al desgaste del chalé

Viernes, 3 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

pamplona- La llegada de Pedro Sánchez al Palacio de la Moncloa ha disparado al PSOE que, a costa de Unidos Podemos y de Ciudadanos, se sitúa ya como la primera fuerza política con el 29,9% de los votos, superando en 9,5 puntos tanto al PP como a Cs, que pierden fuelle. Según el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) del pasado mes de julio, los socialistas suben casi ocho puntos en estimación de voto desde la encuesta de abril, mientras que los populares bajan casi cuatro puntos, lo que supone otro suelo electoral, y Ciudadanos dos, empatando ambos en estimación de voto, con el 20,4%.

En abril, los conservadores ya llegaron a su mínimo histórico por el escándalo de Cristina Cifuentes con una previsión del 24% de los sufragios. En ese momento había un empate técnico entre las tres primeras formaciones que ahora se ha roto con el impulso del PSOE. Unidos Podemos y sus confluencias también se dejan cuatro puntos y se quedan en el 15,6% de los apoyos.

No obstante, la encuesta refleja la llegada de Sánchez al Gobierno pero no tiene en cuenta el nuevo liderazgo en el PP, ya que el trabajo de campo se llevó a cabo entre el 1 y el 10 de julio, cuando todavía no se había cerrado el proceso de primarias que hizo presidente del PP a Pablo Casado.

Más allá de los cuatro principales partidos, el sondeo muestra una subida de ERC de nueve décimas, hasta el 3,9% y una bajada del PDeCAT en cuatro décimas, hasta el 1,3%. Por su parte el PNV pierde una décima (1,2%), Bildu se mantiene estable con el 0,6% de los apoyos y Coalición Canaria se deja una décima hasta el 0,2%.

La subida del PSOE y la diferencia con el resto de fuerzas es aún superior en el llamado “voto directo”, que muestra la respuesta espontánea de los encuestados sin la estimación que realizan los técnicos del CIS. El PSOE obtiene el 23,9%, 10,4 puntos más que en abril, y se coloca 12,6 puntos por encima de Ciudadanos (11,3%) y hasta 13,7 por encima del PP (10,2%).

El crecimiento en la intención de voto del PSOE se produce principalmente a costa de los votantes de Unidos Podemos y de Ciudadanos. Los socialistas se harían con el 12% de los votos del partido de Pablo Iglesias y con el 7,5 del de Albert Rivera en las pasadas elecciones generales. Y es que los socialistas logran conservar al 77,3% de sus votantes, siendo la cuarta fuerza de ámbito nacional con mayor nivel de fidelidad, después de ERC (87,3), EH-Bildu (84) y PNV (81,2).

El crecimiento del PSOE se explica no sólo por el trasvase de votos de Unidos Podemos y Cs, sino también desde partidos de ámbito autonómico. Un 34,5% de los electores de En Marea confiesan que si hubiera elecciones votaría al PSOE, porcentaje del 20% en el caso de Compromís y del 10,4 entre los votantes de En Comú Podem.

efecto tezanosLos partidos de la oposición restaron importancia al barómetro: Ciudadanos se ve como alternativa, mientras que el PP confía en el efecto Casado y Unidos Podemos recuerda los “vaivenes” de las encuestas. El PSOE, por su parte, desliga los buenos datos del fichaje como nuevo director del CIS de José Félix Tezanos, que tuvo que dejar la Ejecutiva del PSOE ante las críticas a su decisión de compatibilizar los cargos.

A pesar de esta importante subida del PSOE, solo un 28,8% de los encuestados reconocer tener “mucha” o “bastante confianza” en Pedro Sánchez, un porcentaje muy semejante a la estimación de voto que obtiene el PSOE. En cuanto a la gestión del nuevo Ejecutivo, sólo el 19,1% la ve buena o muy buena, frente al 27,3% que la califica de mala o muy mala y el 33,9% que la ve regular.

Frente al 28,8% que dice confiar mucho o bastante en Sánchez, hay un 65,6% que tiene poca o ninguna confianza en el jefe el Ejecutivo. Pese a ello, Pedro Sánchez se ha convertido en el líder político mejor valorado de los cuatro principales partidos, puesto en el que sustituye al presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, que pasa a ocupar el segundo puesto en este listado. El traje de presidente del Gobierno parece haber mejora la opinión que de él tienen los españoles y recogiendo una importante subida respecto a su trayectoria en los últimos meses. El nuevo jefe del Ejecutivo consigue una nota de 4,04 sobre diez, mientras que Albert Rivera, la otra cara de la monedad, obtiene un 3,35, sufre una notable bajada en su valoración con una pérdida de 0,44 puntos, Una caída considerable puesto que antes estaba anclado entre los dirigentes políticos más valorados.

La encuesta aún no pregunta por Pablo Casado y sí por Rajoy, que obtiene la peor calificación de los cuatro, 2,83 puntos, por detrás del secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, que aguanta el desgaste de la compra de su chalé de más de 600.000 euros, y logra subir a los 2,96 puntos. Del conjunto de líderes políticos, el mejor valorado sigue siendo el portavoz de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, con una nota de 4,05, solo una centésima más que el presidente del Gobierno.

presosEl CIS también pregunta por la situación política en un contexto marcado por el inicio del proceso de sucesión al frente del PP, la reunión entre el jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra y el acercamiento de los presos independentistas a cárceles catalanas. El 64,6% de los entrevistados respondieron que la situación política es “mala o muy mala”, frente a un 5,4% que contestaron “buena o muy buena”. En el CIS del mes pasado, poco después de la llegada de Sánchez a la Moncloa tras el triunfo de la moción de censura a Rajoy, quienes expresaban una opinión negativa sobre la situación política representaban el 66,9%, y los que la veían con buenos ojos eran el 4,6%.

Esto significa que la percepción ha seguido mejorando en comparación con los datos del Barómetro de junio, cuando el primer porcentaje alcanzó su cota más baja del año y se situó en niveles similares a enero de 2017, cuando ya se había desbloqueado la situación política tras la investidura del Gobierno de Rajoy.

Esta caída del pesimismo se refleja también cuando se pregunta a los encuestados cómo ha evolucionado la política en el último año. Los que consideran que está mejor han pasado del 11,7% de junio al 16,9%, y los que opinan lo contrario se han reducido unos cuatro puntos porcentuales, del 36,8% al 32,9%. Al imaginarse el futuro a un año vista, el 20,2% (7,5 puntos más que en junio) confía en que mejore, frente al 22,4% que augura que empeorará, un pronóstico que hace un mes hacía el 23,1%. En cambio, la percepción de la situación económica ha empeorado desde junio. Si entonces era “buena o muy buena” para el 49,7%, ahora se sitúa ahí el 48,2%, mientras que quienes la descalifican aumentan del 6,7% al 17,2%.

Permanecen estables los datos relativos a quienes interpretan que la situación económica ha mejorado en el último año, que ahora son el 22,4%, dos décimas menos que hace un mes, y los que consideran que ha empeorado, que se colocan en el 21% al perder cuatro décimas. - D.N.