el técnico navarro hace balance

Las primeras impresiones de Aniz

Asobal | El técnico navarro hace balance tras algo más de una semana “positiva” de trabajo, en la que “se respira el ambiente de un proyecto nuevo”

Beatriz Equísoain Iraizoz / Oskar Montero - Sábado, 4 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h

El entrenador del Helvetia, Iñaki Aniz, sigue con atención uno de los entrenamientos de esta semana en el pabellón Anaitasuna.

El entrenador del Helvetia, Iñaki Aniz, sigue con atención uno de los entrenamientos de esta semana en el pabellón Anaitasuna. (OSKAR MONTERO)

Galería Noticia

El entrenador del Helvetia, Iñaki Aniz, sigue con atención uno de los entrenamientos de esta semana en el pabellón Anaitasuna.

Pamplona- Hace poco más de una semana, el 26 de julio en concreto, el nuevo proyecto del Helvetia Anaitasuna se ponía en marcha. A la cabeza un viejo conocido del club, Iñaki Aniz, quien ya ocupó su banquillo en la campaña 2014-2015 con un resultado extraordinario e histórico: la primera clasificación europea del equipo navarro. Ahora regresa a la Catedral después de una etapa en Chile, en el balonmano femenino, “más tranquilo”, según él mismo admite, puesto que ya conoce los entresijos de la entidad y con la esperanza de completar “una bonita temporada”.

El técnico navarro, de 49 años, ha cogido las riendas de un equipo muy diferente al que dejó. Conoce a los cuatro extremos -Miguel Goñi, Carlos Chocarro, Álvaro Gastón y Xabier Etxeberria-. También a Antonio Bazán, pivote cuya progresión estos años ha sido enorme. Y a Ibai Meoki, central que, tras jugar en Alemania, vuelve al Helvetia. Sin embargo, al resto tendrá que ir conociendo poco a poco y al grupo, en conjunto, ir inculcando su idea de balonmano. Tras una semana de intenso trabajo, con sesiones dobles de mañana y tarde, Iñaki Aniz ya va captando las características de cada jugador y perfilando un equipo que arrancará la Liga el 8 de septiembre en Irun.

un grupo “trabajador”Aniz califica la primera semana de entrenamientos de Anaitasuna de “muy positiva”. En sus manos un “equipo trabajador”, con “gente joven que ha venido a abrirse camino en el balonmano”. “Estoy contento y a la expectativa de qué podemos hacer y cuánto tiempo nos costará estar bien”, asegura.

Tras unas semanas de vacaciones, de descanso, los jugadores han vuelto a la rutina y lo han hecho “bastante bien en general”. “A nivel físico y a nivel mental también. Creo que se respira el ambiente de un proyecto nuevo, con la gente a favor de obra”, percibe el técnico navarro, quien añade: “El hecho de mantener el grupo técnico es además importante para tener un ambiente equilibrado de entrenamientos”.

su idea de balonmanoA lo largo de estas semanas, la labor de Aniz y del cuerpo técnico será configurar el equipo, encajar cada una de las piezas, y conformar un grupo listo para volcarse en la Liga Asobal y en el resto de competiciones.

Las sesiones de mañana, como explica el técnico navarro, son más “de físico”, con “una pequeña parte táctica o de lanzamientos”. Las vespertinas, de dos horas, incluyen “contraataques” y enlazar “fases”. El objetivo es trabajar para ir inculcando su idea de balonmano: “Hay que defender bien, para recuperar el balón y correr. Y, en ataque, jugar ordenadamente, con acciones también donde el propio jugador tenga la libertad para tomar decisiones, basarnos en sus puntos fuertes. Básicamente es eso. Intentar enlazar fases, jugar vistoso si se puede para que la gente venga, que esté contenta con el juego y con el esfuerzo del equipo”, explica.

Todo ello requiere de tiempo, de dedicación, del trabajo que se lleve a cabo en la pretemporada tanto en los entrenamientos como en los partidos amistosos, donde se pondrá sobre el tapete las virtudes y los errores a corregir. De momento, y aunque es todavía pronto, Iñaki Aniz percibe una actitud positiva por parte del equipo. “A nivel defensivo, que es donde más se puede notar, creo que hay una buena intención de recuperar el balón para correr. Luego, en ataque, habrá que ir ensayando poco a poco las acciones para entenderlas primero, conocerlas y a partir de ahí que los jugadores vayan adquiriendo confianza, que no es fácil. El resultado, al final, lo determina todo. Pero creo que la gente está muy por la labor y entrenando bien, a pesar del calor que hace”, destaca.

“quiero un equipo luchador”Aniz tiene una idea clara del balonmano, pero tan importante es al final el juego como la actitud sobre la pista. El entrenador del Helvetia quiere un “equipo luchador”, que “transmita a la grada, para que la gente vibre con el equipo”. “Entiendo que la gente nueva es más joven, quizás más inexperta, pero a la vez tiene esas ganas de reivindicarse y de buscarse un sitio”, constata.

El preparador navarro no oculta que a él le hubiese gustado “jugar en Europa” esta temporada, pero entiende “la realidad de donde estoy. Anaita tiene los pies en el suelo y sabe lo que quiere”. Sabe que su trabajo está dirigido a un “proyecto más a medio plazo”. “Intentaré hacerlo lo mejor posible y sacar los mejores resultados”, asegura. Y la meta, también la tiene clara: “Cuando Anaitasuna me llama, me dice que el objetivo es estar entre los ocho primeros y, a partir de ahí, jugar la fase final de la Copa del Rey para este año. Intentar luchar por todo, por supuesto, ir cada partido a ganar, algo que siempre se ha hecho. Yo lo acepto así, de esta manera, y luego el tiempo dirá. Sabemos que la Liga es muy competitiva y que, año tras año, el nivel va subiendo”.

La pretemporada es larga e Iñaki Aniz tendrá que ir puliendo al equipo poco a poco. En definitiva, asentar bien los cimientos para iniciar un exigente comienzo de Liga con Bidasoa Irun, Ademar de León y Granollers como primeros rivales. Casi nada.