Ciclista navarro del Movistar

“Volver con una victoria de etapa y la general por equipos mitiga un poco. No es un fracaso rotundo”

Imanol Erviti (Pamplona, 15-11-1983) sumó su 20ª gran vuelta en un Tour en el que igualó su mejor puesto en la general. Sin embargo, a él solo le importa el equipo

Jon Viedma Carrera - Sábado, 4 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Imanol Erviti.

Imanol Erviti.

Galería Noticia

Imanol Erviti.

Pamplona - Ha sido un Tour de Francia duro para el Movistar. Con tres líderes el equipo navarro intentó romper el dominio del Sky, que se terminó alzando con su sexta victoria en la general en las siete últimas rondas galas. Erviti cree que para terminar con esta tiranía hay que hacerlo entre todos. En la unión puede estar la fuerza que desbanque al conjunto británico.

¿Cómo ha terminado este Tour?

-Bien, con la fatiga normal que tiene una prueba de estas pero no he terminado muy magullado al no estar en ninguna caída.

¿Cómo se recupera uno de completar 3.351 kilómetros en tres semanas?

-Descansando bastante, entrenando ligero y volviendo un poco a la rutina. La vuelta a casa ya es de por sí una liberación.

¿Qué sensación le ha dejado este Tour?

-Ha tenido un poco de todo. Momentos en los que nos hubiera gustado estar más adelante, otros bonitos como la victoria de etapa, incluso alguna escapada ilusionante. Ha tenido un poco de todo. No hemos logrado lo que deseábamos cuando íbamos para allí, pero el deporte es así.

¿Cómo se ha vivido desde dentro ese completo dominio del Sky?

-En este deporte manda el más fuerte y aquí ellos han sido los más fuertes. Han podido llevar la carrera como les convenía y la verdad que no ha sido nada fácil salir de esa dinámica. El que hacía algún movimiento para salir de ahí tenía que esconderse mucho, era arriesgado, anticipabas muchas fuerzas y luego igual te tocaba pagarlo. El balance es que ellos han sido superiores.

Esa victoria de Nairo Quintana en la etapa de 65 kilómetros en los Pirineos fue una forma de desquitarse.

-Sí, fue una alegría para todo el grupo, habíamos estado peleando todo el Tour y quizá si hubiésemos conseguido una victoria al equipo nos hubiese dado otra alegría. Fue muy bien, en una de las etapas más bonitas.

Esa etapa vino en una jornada novedosa, con un recorrido muy corto pero duro. ¿Cree que debería haber más así para romper el dominio del Sky?

-No lo sé, al final no se puede acabar con un tipo de ciclismo, nadie puede cambiar las carreras cambiando el recorrido. A veces con un recorrido sencillo sale una carrera espectacular y otras con un recorrido espectacular sale un resultado sencillo en cuanto a espectáculo. Esto al final no son matemáticas y hay muchas más variables. No es nada fácil cambiar este dominio y creo que habría que intentarlo entre todos, ahora es tiempo de reflexión y habrá muchos que estarán pensando cómo salir de este dominio.

Thomas ha ganado este Tour con 32 años, su primera victoria en una grande. ¿Se está alargando la carrera de los ciclistas?

-Creo que se trabaja muy bien, se entrena muy bien, se entrena con vatios... Es más preciso todo en cuanto a los entrenamientos y preparación y eso puede que alargue las carreras deportivas.

Usted, con 35, ha igualado su mejor posición en el Tour -77º, la misma que en su primera participación en 2010-. ¿Qué importancia le da?

-Ninguna, no corro para la clasificación general. La verdad que ni lo sabía (risas). No lo miro, corro para los líderes y cuando lo haces así no miras a la general. Es tu trabajo, acabas y te dedicas a guardar fuerzas para el día siguiente estar fresco desde el principio y salir desde el primer momento a los ataques o a lo que haga falta para que ellos puedan estar cubiertos en el momento clave.

Además de a los líderes del equipo Quintana, Landa y Valverde, este año le ha tocado ayudar a Marc Soler, un ciclista prometedor que ha debutado en el Tour. ¿Cómo le ha visto?

-Como era el joven todo el grupo le ha dado consejos y le hemos ayudado en lo que era posible. Es normal, otros lo han hecho con nosotros. La verdad que se ha pegado un gran Tour el pequeñín (risas).

Aunque su equipo no ha podido conseguir la victoria en la general, ha logrado la victoria por equipos. ¿Cómo se ha valorado en el Movistar?

-Es un bonito premio para el grupo, no es la victoria en la general, la grande que todos desearíamos y que a ojos cerrados todos cambiaríamos pero dentro de no conseguir eso es un premio bonito. Volver del Tour con una etapa de las caras y con la victoria por equipos mitiga un poco, no es ningún fracaso rotundo.

Ésta sido su 20ª gran vuelta -10 Vueltas a España, 9 Tours y 1 Giro-, y se queda a una del gran Miguel Induráin. Algo de lo que estar orgulloso.

-Bueno, se ha pasado volando (risas). Uno no se da cuenta de estas cosas, estas metido en la dinámica de las carreras, del equipo, de intentar ayudar a los líderes con la ilusión de que se disputen la victoria, pero no piensas en ello. Son muy diferentes las suyas de las mías (risas).

¿Qué calendario le espera ahora?

-Este fin de semana descansaré, no disputaré la Clásica de San Sebastián y después es posible que la Vuelta, pero todavía está un poco en el aire. Será Eusebio -Unzué, gerente general del Movistar- quien decida en las próximas fechas.

Tocará ayudar al líder, sea cual sea.

-Sí, esa es mi labor, intentar echar un cable a los líderes, por eso tiene sentido que vaya. A aportar mi grano de arena.

Habrá ganas en el equipo de conseguir la Vuelta tras este Tour donde todo no ha salido como querían.

-Siempre hay, tenemos buenos líderes que en esta ocasión no les ha salido, pero siempre están ahí y eso es motivante para un gregario como yo. Tener líderes que pelean por objetivos grandes te enciende para ir con ganas.