Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

La banda que se gestó con un café

En 1992 Josetxo Sánchez recibió del Ayuntamiento el encargo de montarla
El debut llegó el 25 de mayo del 93

R. Usúa - Sábado, 4 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

La Banda de Música, el día de su estreno, el 25 de mayo del año 1993, en el exterior de la Basílica del Puy.

La Banda de Música, el día de su estreno, el 25 de mayo del año 1993, en el exterior de la Basílica del Puy. (Foto: Toño (Archivo))

Galería Noticia

La Banda de Música, el día de su estreno, el 25 de mayo del año 1993, en el exterior de la Basílica del Puy.Ensayando los primeros meses en el salón de plenos.La Banda, tocando en las fiestas de 2014.

estella-lizarra- La Banda de Música de la ciudad del Ega -oficialmente denominada Asociación Cultural Unión Musical Estellesa- ha sido la protagonista del cohete de este año, en el que celebra precisamente las bodas de plata de su debut, que tuvo lugar el 25 de mayo de 1993, coincidiendo con el día de la patrona, la Virgen del Puy. No obstante, la historia de su nacimiento se remonta a unos meses más atrás -prácticamente un año- como recuerda con claridad el que ha sido director desde 1992 hasta 2017: Josetxo Sánchez Salsamendi.

“Yo tenía muchísima amistad con Javier Fuentes, que entonces era concejal. Habíamos tocado muchas veces juntos en fanfarres y demás, y tomándonos un café, -sería mayo del 92-, me preguntó por qué no teníamos una banda de música en Estella. Yo le respondí que porque el Ayuntamiento no quería, porque no había voluntad política de crearla. Y él me respondió: ‘Pues eso va a cambiar”, rememora ahora. “Yo no las tenía todas conmigo porque como se había intentando ya algunas veces... Pero la verdad es que esa misma semana me llamaron del Ayuntamiento y me citaron a una reunión”, recuerda Sánchez, encuentro en el que estaban el alcalde por entonces, el socialista José Luis Castejón;la concejala de Cultura, Conchita Belarra;y el propio Javier Fuentes.

Y de aquel encuentro -uno meses después- nació la banda tras aceptar el Consistorio la firma de un convenio a 25 años vista que propuso el propio Sánchez con una dotación económica anual de 3 millones de pesetas, 18.000 euros, actualizable con el IPC. Era la cantidad que cobraba la banda que venía de Valencia por tocar cinco días en fiestas.

Alrededor de 35 músicos se reunieron en torno a aquel proyecto. “Convoqué a una reunión a los músicos que conocía de Estella. Hubo gente a la que le gustó mucho el proyecto, y otra mucha que no se quiso comprometer, algo entendible también, porque no se ganaba nada, salvo alguna pequeña ayuda para estudios, y había que poner mucho trabajo y mucho tiempo”, dice Sánchez. También el Ayuntamiento les dio un adelanto de otros 18.000 euros, a devolver en tres años, para adquirir trajes o instrumentos de mucho importe, como tubas, bombo de concierto, etc. “Y así echamos a andar”.

“A raíz de contar con un local propio la banda empezó a despegar, tanto en lo musical como en todo lo demás”

“Nos sentimos siempre muy arropados por la gente y en nuestro pueblo, donde más”

JOSETXO SÁNCHEZ

Director entre 1992

un local para ensayarLa nueva Asociación Cultural Unión Musical Estellesa tuvo sus dificultades, sobre todo al principio, ya que los lugares de ensayo no eran los adecuados. “El Ayuntamiento hacía lo que podía, pero no tenía sitios adecuados para la música y las condiciones eran pésimas”, comenta Sánchez. La banda llegó a ensayar “incluso a tres grados bajo cero en puro invierno, -me acuerdo de que no había forma de templar los instrumentos”-, pasando por la Casa de Cultura, el salón de plenos, la Casa de la Juventud, solo un día en los bajos de la plaza de los Fueros o el Hospital Viejo, “donde había una resonancia de ocho segundos, horrible para la música”.

Así hasta que en 2008 llegó la adquisición de un local propio, insonorizado y adecuado para los ensayos, una idea que Sánchez siempre había tenido en la cabeza. “A partir de ahí empezó a despegar la banda, tanto en lo musical como en todo lo demás. Y hoy en día diría que está en muy buenas condiciones”.

En estos más de 25 años “bastantes más de 200 músicos” han pasado ya por la agrupación. Una agrupación que sus integrantes consideran una segunda familia. “Se crean unos lazos increíbles y con los años te das cuenta de la huella que deja”, agrega Sánchez, quien en octubre le pasó el testigo a Isaac Irimia y que continúa como un músico más en la banda haciendo sonar la trompa. “La banda está en muy buenas manos. Isaac es un artistazo y tiene una preparación excepcional”.

dejando huellaEn este cuarto de siglo la Banda de Estella ha tocado en muchos escenarios no solo por Navarra y otras Comunidades Autónomas, sino también en puntos de Francia o Italia. Incluso ha grabado dos discos (Estella-Lizarra en 1996 y Pasodobles toreros en 2006) y se atrevieron en 2007 con un cortometraje, La flor de Bambú. Dirigido por Pepe Carrasco y premiado en Navarra y en el festival Cinestrat de Alicante, llegó a ser proyectado en Latinoamérica. El guion lo escribió un miembro de la banda, Javier Rodríguez, y la banda sonora la pusieron, cómo no, ellos.

Por una suma de todo, la banda siempre ha tenido una gran aceptación social. “Desde el primer día que salimos nos han tratado con mucho cariño, y eso que entonces tampoco te creas que sonábamos... La verdad es que nos sentimos siempre muy arropados, y en nuestro pueblo donde más”, concluye.