Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Un estreno del encierro con barricadas fallidas y que se hizo esperar

La carrera, que no causó incidencias graves, duró más de media hora porque las reses se resistían a salir del camión

Sábado, 4 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Las vaquillas, traspasando la fallida barrera colocada por jóvenes durante el encierro de ayer.

Las vaquillas, traspasando la fallida barrera colocada por jóvenes durante el encierro de ayer. (Foto: Julen Azcona)

Galería Noticia

Las vaquillas, traspasando la fallida barrera colocada por jóvenes durante el encierro de ayer.

Estella-lizarra- El primer encierro de las fiestas patronales de Estella-Lizarra transcurrió ayer con normalidad y sin que la DYA tuviera que atender médicamente a ningún herido o herida. Sin embargo, la carrera, que arrancó a las 20.30 horas, se caracterizó por su larga duración (más de 30 minutos), debido sobre todo a que las vaquillas volvieron a entrar en la camioneta donde las tenían nada más salir, y sacarlas al exterior de nuevo se volvió un trabajo costoso.

Las calles que conforman el recorrido del encierro estaban, como viene siendo costumbre cada año, llenas a rebosar de un concurrido público tras las barreras y también de una gran cantidad de personas de todas las edades dispuestas a correr delante de los animales.

En la plaza de Santiago, la gente comenzó pronto a extrañarse de lo mucho que tardaban las vaquillas en llegar, una vez lanzado el cohete anunciador del inicio del recorrido. Pasaban los minutos y alrededor de las 20.45 horas el numeroso y variado público pasó de la expectación a la impaciencia. Empezaron así a escucharse silbidos y gritos que llenaron la plaza y también las calles.

La impaciencia se hizo notar sobre todo en la cuesta de Entrañas, donde un grupo de jóvenes había dispuesto una barricada con la intención de parar y dar la vuelta a las reses que, sin embargo y muy a su pesar, se resistían a aparecer.

El público recuperó el nervio y las ganas de juerga con la llegada de las vaquillas a la plaza alrededor de las 20.50 horas. Pero los muchachos que sujetaban la tela negra no pudieron lograr su cometido y las reses saltaron el obstáculo sin mayores problemas, causando alguna que otra caída.

Al acercarse a la plaza de toros, la gente logró que el último becerro comenzara a dar algunas vueltas, aunque no lograron que repitiera el recorrido en dirección contraria. Fue un arranque que los estellicas disfrutaron aunque la mayor parte del tiempo la incertidumbre reinara en el encierro. - Julen Azcona