Eskerrik asko desde Josefina Arregui

La clínica de altsasu quiere reconocer de forma pública el trabajo realizado por ortzadar con ‘Ahanzturaren lorratza’, estrenado en el gayarre

Un reportaje de N. Mazkiaran - Sábado, 4 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Foto de familia de las personas que participaron en el espectáculo de Ortzadar.

Foto de familia de las personas que participaron en el espectáculo de Ortzadar. (Foto: cedida)

Galería Noticia

Foto de familia de las personas que participaron en el espectáculo de Ortzadar.

La Fundación Felipe Lecea - Clínica Josefina Arregui no olvida. Y aunque ya han pasado más de dos meses desde la representación de Ahanzturaren lorratza (la estela del olvido), quiere mostrar de forma pública todo su reconocimiento y agradecimiento a Ortzadar Euskal Folcklore Elkartea y a las más de 70 personas que participaron en el espectáculo benéfico que tuvo lugar el 26 de mayo en el Teatro Gayarre. Se recaudaron 6.334,36 euros, cantidad que se ha destinado en su totalidad a esta clínica, dedicada desde 1993 a mejorar la calidad de vida de las personas mayores que padecen trastornos psiquiátricos como deterioro cognitivo o demencia.

A través de un espectáculo en el que se combinaban elementos de danza teatralizada y música, el grupo Ortzadar puso en escena las vivencias, síntomas y recuerdos de una persona que padece la enfermedad de Alzheimer, con guión, coreografías, escenografía y melodías originales creadas para la ocasión por miembros de este grupo. En la representación contaron con la colaboración de la Folklore Eskola de Ortzadar, Altsasuko inauteriak, con una representación de los momotxorros y la Comparsa de Gigantes y Cabezudos de Buztintxuri.

La obra constaba de cinco actos en los que la danza teatralizada basada en elementos de la cultura tradicional, se alterna con músicas para recrear de manera novelada los orígenes de la Clínica, con objeto de concienciar y acercar al público las consecuencias de la sintomatología de la enfermedad de Alzheimer, a fin de conseguir la identificación y empatía del espectador hacia las personas que hayan vivido o estén viviendo de cerca esta enfermedad.

“A pesar de los continuos cambios de fecha para la representación y problemas con plazos, siguieron dedicando gran parte de su tiempo libre a ensayar ésta magnífica obra”, destacan desde la clínica. “Lo realizaron de forma altruista, buscando ellos mismos los patrocinadores y recayendo todo el peso de la gestión y organización del espectáculo en los gestores del grupo Ortzadar.