Los navarros gastan ya más que antes de la crisis en comer, beber y dormir fuera de casa

La Comunidad Foral es donde más dinero se destina a consumir en bares y restaurantes
El empleo en la hostelería crece un 9% en el último año y han abierto casi 300 empresas desde 2011

Fermín Sagüés - Domingo, 5 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Galería Noticia

Juan Ángel Monreal

pamplona- La crisis no solo redujo el consumo de los hogares, también trastocó prioridades. Y una década más tarde, cuando los navarros van recuperando poco a poco los niveles de consumo del año 2007, se pueden ver algunas diferencias. El gasto por persona se encuentra ya en niveles muy similares, pero su distribución se ha transformado. Los navarros destinamos prácticamente lo mismo a alimentarnos, bastante más a pagar los suministros de la vivienda, menos a vestirnos, casi lo mismo a viajar y, tras unos años de contención, ya hemos superado lo que gastábamos antes de la crisis en comer, beber y dormir fuera de casa. Solo en bares y restaurantes gastamos 1.393 euros por persona en 2017, la cifra más alta de la serie.

Esta cifra es la más elevada de entre todas las comunidades autónomas, queda casi un 30% por encima de la media nacional y duplica la que se registra en Canarias, la más barata y donde menos gastan sus ciudadanos en comer y beber fuera de casa. El crecimiento experimentado en 2017, el más agudo de toda la serie histórica, hace que Navarra vuelva a situarse como la comunidad con mayor gasto en restauración y hostelería, por delante de nuevo de la Comunidad Autónoma Vasca. Si allí el gasto medio se redujo algo menos entre 2008 y 2013 (unos 170 euros, frente a los 222 de Navarra), la recuperación experimentada en la Comunidad Foral ha resultado algo más intensa.

“La actividad ha mejorado, la verdad es que no nos podemos quejar”, señalan desde el sector, que en voz alta suele hacer públicas sus quejas, como el descenso de la actividad en los pasados Sanfermines, pero que reconoce el buen momento de una actividad que genera actividad empresarial y empleo. Y que, en los cinco primeros meses de 2018, último periodo del que existen datos oficiales, acumula un crecimiento medio del 3,5%, superior a la media española y al de los dos últimos años.

Dos son los factores que explican la recuperación de un sector hostelero que contaba con 3.665 empresas a comienzos de año, entre hoteles, otros alojamientos, bares, restaurantes y empresas dedicadas a las comidas: el mayor gasto de los locales, como se refleja en la Encuesta de Presupuestos Familiares (de 1.064 a 1.393 euros por persona en solo cuatro años) y sobre todo el aumento del turismo, suelen explicar desde la Asociación de Hostelería de Navarra. Con casi 1,5 millones de visitantes en 2017, récord absoluto de la serie, la Comunidad Foral se encuentra lejos de ser un destino puntero, pero ha aprovechado un boom generalizado para, de la mano también de la nueva conexión con Fráncfort, mejorar su posición.

En los seis primeros meses del año, las pernoctaciones en los hoteles crecieron cerca de un 4,5%, si bien se aprecia una ralentización del crecimiento, en línea con lo que sucede en el conjunto de España, que venía creciendo durante años, aprovechando la coyuntura internacional y los problemas surgidos, por ejemplo, en destinos turísticos del norte de África.

Todo ello se ha traducido asimismo en creación de empleo y en un incremento en el número de empresas que trabajan en el sector. Con 2.000 nuevos puestos en la última década (más de un 15% de incremento), los servicios de alojamiento y de restauración se han convertido en uno de los motores del crecimiento económico de Navarra. Son ya casi 13.500 puestos de trabajo asalariado, la cifra más alta de la serie y casi un millar más que el año pasado. Esto supone un avance del 9%, que triplica el crecimiento medio en el último ejercicio y que sitúa a la hostelería como uno de las actividades más dinámicas en el último año.

Los datos del Directorio Central de Empresas (Dirce) muestran también que la hostelería sigue siendo un sectores que ofrece oportunidades de negocio. Y si bien es cierto que entre 2008 y 2010 se cerraron casi 170 empresas, muy pronto se pudo comprobar que la crisis no iba a frenar la apertura de nuevos negocios, especialmente bares. Desde 2011 se han abierto casi 300 nuevas empresas en Navarra, de ellas 56 restaurantes y más de 250 establecimientos de bebidas. Abrir un bar sigue siendo, parece, una opción de empleo con presente y futuro.