Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Aroma a solidaridad en las ‘txosnas’

Festagiro cede su cocina por segundo año consecutivo a una asociación de refugiados sirios en navarra

Un reportaje y fotografías de Julen Azcona - Domingo, 5 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Abdul Razak Alyusuf, en la cocina de las ‘txosnas’ donde por segundo año consecutivo participa su asociación Errefuxiatuak Martxan.

Abdul Razak Alyusuf, en la cocina de las ‘txosnas’ donde por segundo año consecutivo participa su asociación Errefuxiatuak Martxan. (J.A.)

Galería Noticia

Abdul Razak Alyusuf, en la cocina de las ‘txosnas’ donde por segundo año consecutivo participa su asociación Errefuxiatuak Martxan.

El olor del hummus y el falafel (sin olvidar algún coletazo de chistorra y lomo) ha impregnado una vez más el ambiente festivo de las txosnas en las fiestas de Estella-Lizarra. Por segundo año consecutivo, el recinto incluye dentro de su espacio de juerga joven, música alternativa y reivindicación social, un lugar para la solidaridad con las personas refugiadas, a través de la asociación navarra Errefuxiatuak Martxan-Personas Refugiadas en Acción. Y todo a través de la cocina.

Festagiro -la plataforma de jóvenes que se encarga cada año de levantar las txosnas en el parking situado detrás de la estación de autobuses, junto al parque de Los Llanos- decidió el año pasado colaborar con el colectivo por lo injusto de su situación: las personas que durante estos días dan de comer a vecinos y visitantes llegaron a Navarra huyendo de la guerra y se encuentran ahora con la necesidad de integrarse en una realidad de desempleo e imposibilidad de homologar sus títulos académicos.

Es el caso de Abdul Razak Alyusuf, que ante la falta de oportunidades decidió crear Errefuxiatuak Martxan-Personas Refugiadas en Acción, una plataforma que cuenta en la actualidad con veinte integrantes y sirve de ayuda a medio centenar de personas en esta situación, de origen sirio e iraquí. El colectivo lleva a cabo distintas labores para recaudar fondos y también sirve “para apoyarnos entre nosotros”, según explica Razak. “De vuestra parte, solo necesitamos oportunidades”, añade, refiriéndose a la ciudadanía navarra.

Estella-Lizarra fue, en 2017, el primer lugar de la Comunidad foral en el que la asociación llevó a cabo con éxito la iniciativa de trabajar como cocineros en las fiestas patronales, aportando su granito de arena a través de su gastronomía. “Fue un éxito”, afirma Razak. “Al principio la gente tenía miedo a probar nuestra comida porque era diferente, pero luego le gustó mucho”. El proyecto fue tan redondo que tras su paso por la ciudad del Ega, Errefuxiatuak Martxan repitió la experiencia en municipios como Tafalla, Huarte, Altsasu, Burlada o Villava.

El menú que estelleses, estellesas y visitantes degustan estos días en las txosnas se compone, entre otros, de falafel, hummus, fatay, zataai, carne con verdura y pimiento picante. También hay comida autóctona como lomo o chistorra.

La asociación Abdul Razak llegó a Grecia en barco desde Siria hace dos años y de allí fue destinado a Pamplona, donde reside desde entonces. Tras año y medio de realizar un programa de integración, Razak, de origen empresario del sector del transporte, la logística y el textil, se encontró sin trabajo e incapaz de validar ni tan siquiera el permiso de conducir.

Ante esto, Razak vio importante hacer ver a las personas en su situación “que hay oportunidades de hacer algo;que solo hacen falta ideas. La idea de la asociación es no pedir dinero de nadie”, asegura. “Sino trabajar siempre, de alguna manera u otra”. Por eso creó Errefuxiatuak Martxan-Personas Refugiadas en Acción, además de para dar voz a su colectivo y potenciar la integración en la Comunidad Foral. “Nos gusta estar con la gente, hablar y poner nuestra cara a la fiesta”, señala Razak. “La gente piensa que estamos encerrados en casa, que somos vagos, pero no es así. Somos diferentes, somos activos, estamos en marcha”.

Para lograr en Estella-Lizarra esa primera experiencia de fiesta, cocina y solidaridad que tuvo lugar el año pasado, la asociación se puso en contacto con Festagiro y las txosnas a través de la plataforma Estella Ciudad de Acogida-Lizarra Harrera Hiria.

Desde Festagiro, explican que gracias a Ciudad de Acogida supieron de la existencia de la iniciativa Errefuxiatuak Martxan. “Nos dijeron que era un grupo que estaba preparado y con ganas de estar en las cocinas y nos pareció una buena idea para ayudar”, aseguran. “Estuvimos muy contentos con ellos el año pasado y mucha gente se acercó a cenar y también a estar con ellos”. Un año después, Festagiro y Errefuxiatuak Martxan han mantenido la relación y ambos esperan que haya una continuidad. “Estella fue la primera en tendernos la mano”, recuerda, sonriente, Abdul Razak.

Fiestas solidarias En los últimos años, Estella-Lizarra se ha volcado en una tendencia solidaria ante las situaciones de guerra y desigualdad que viven las personas refugiadas. Además de la iniciativa de las txosnas, el colectivo Estella-Lizarra Ciudad de Acogida ha propiciado otro gran evento festivo relacionado con la solidaridad que con los años va cogiendo fuerza. En concreto, se trata del Día de la Solidaridad, que se celebrará el próximo miércoles y donde por tercer año consecutivo se conjugará fiesta y conciencia social.

La jornada, que cuenta con la colaboración de la comisión de fiestas del Ayuntamiento, incluirá un concierto a mediodía del grupo musical Radio Revolución y una comida popular prevista para unas 500 personas. El dinero que se recaudé irá a parar a la ONG Prodein Melilla, que ayuda a niños y niñas refugiados que viven desatendidos en las calles de Melilla, según explican desde la asociación.

etiquetas: estella, fiestas, lizarra