Leire Urbeltz artista

“Hay que abrir esa perspectiva que tenemos de lo desconocido para poder aprender”

La artista navarra considera “muy emocionante” el trabajo realizado en Aurizberri-Espinal, para el que ha contado con una gran participación de sus vecinos

Amaia Rodríguez Oroz Patricia Carballo - Domingo, 5 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

La artista Leire Urbeltz, en Aurizberri-Espinal.

La artista Leire Urbeltz, en Aurizberri-Espinal.

Galería Noticia

La artista Leire Urbeltz, en Aurizberri-Espinal.

pamplona- ¿Qué le ha parecido trabajar mano a mano con los vecinos y vecinas de Aurizberri-Espinal durante diez días?

-Han sido unos días muy intensos y hemos tenido de todo. En estos pueblos el tiempo cobra otra dimensión, es más pausado y tienen una vida más tranquila, más tradicional. Aquí, la idea de arte contemporáneo, hablar de instalaciones efímeras en el espacio público o performances, sin un hilo argumental definido y lineal, cuesta entender. Por eso, al principio teníamos cierta inseguridad. Además, yo no quería imponerme y decirles qué tenían que hacer, porque esto es un trabajo de todos;somos una comunidad haciendo algo juntos. Por eso, al principio tuvimos que hacer un trabajo de abrir, abrir y abrir muchas puertas. En el momento en el que comenzaron a entender el proyecto, tomamos decisiones juntos y han estado súper entregados en el trabajo.

¿La participación estaba abierta a todo el mundo?

-Podían participar todos los vecinos pero es cierto que el grueso del trabajo ha recaído sobre las mujeres. Ha surgido así, de manera natural, y estoy encantada.

¿Qué considera que les ha gustado más de todo el proceso? ¿La parte de planificación o la de creación de las instalaciones?

-Sé que trabajar con el material que traje de Seúl les gustó mucho, porque tiene una textura que fácilmente se convierte en pétalos de flor. Quería integrar este material en nuestro círculo de mujeres. Pero todo el proceso, desde desgranar los elementos del relato, hasta recorrer el pueblo para ver dónde situamos cada escena o construir las instalaciones, ha tenido mucho éxito. Cada parte ha sido importante y todo ha sumado;por eso ha podido salir adelante así de bien, porque ha contado con mucha energía positiva.

¿Por qué quiso basarse en la filosofía oriental?

-Cuando presenté mi propuesta estaba muy sumergida en toda esta festividad porque estaba en Seúl. Pero me parecía interesante cómo desde un pueblo en las montañas del Pirineo, con sus códigos culturales tan tradiciones, asumía un elemento extraño. Ver cómo intentan entender algo que viene de fuera, un elemento extraño, era algo que me llamaba la atención. El objetivo que tenía en la cabeza era abrir esa perspectiva que tenemos del otro y entender que tras una apariencia diferente hay todo un sistema de creencias culturales de las que podemos aprender muchas cosas. Y, desde luego, en la filosofía oriental hay muchísimas cosas muy interesantes que podemos integrar.

Para los vecinos de Aurizberri-Espinal habrá sido una experiencia para recordar. ¿Qué ha significado para usted?

-Haber podido trabajar en equipo, llenar la biblioteca de talleres y estar hasta 40 personas haciendo arte ha sido muy emocionante. También ha sido maravilloso ver cómo se han entregado en un proyecto que al principio no visualizaban y en el que, después, creían firmemente. He sentido mucha conexión con estas personas.

¿Son necesarias iniciativas como Landarte?

-Sí, porque se crean nuevas dinámicas muy interesantes. Lo utópico sería que a partir de ahora todos los vecinos siguiesen construyendo sus tipos de manifestaciones artísticas más abiertas, más experimentales. Que saliesen a ocupar las calles y las llenaran de cosas totalmente extraterrestres. Que consiguiesen generar nuevos lazos a partir del arte. Sería algo emocionante.