Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

“Tenemos una relación muy buena con la familia, hemos encajado bien”

La familia Gartzia-Domeño lleva diez años acogiendo saharauis en verano con el programa ‘Vacaciones en paz’

Domingo, 5 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Peru, Naroa y Aitor ejercen de hermanos navarros de Hach.

Peru, Naroa y Aitor ejercen de hermanos navarros de Hach.

Galería Noticia

Peru, Naroa y Aitor ejercen de hermanos navarros de Hach.Kristina, sus hijos y Hach posan para la foto de familia.Hach Hamudi es la primera vez que sale de los campamentos.
“El primer día tiró de la cisterna 40 veces, le llaman la atención cosas cotidianas para nosotros”

pamplona- El saharaui Hach Hamudi tiene diez años y es la primera vez que viene a Navarra. Su hermano mayor, Salma, ya lo hizo durante cuatro veranos y ahora es su turno. Kristina Domeño, Polo Gartzia y sus hijos, Aitor, Naroa y Peru, son su familia navarra con la que estará hasta el finales de agosto.

Ellos son auténticos expertos en la materia, ya que hace diez años que decidieron acoger: “Conocíamos la situación en la que viven en los campamentos de refugiados y vimos la importancia de sacarlos de allí en verano, cuando alcanzan los 60 grados”. Siempre lo han hecho mediante el programa Vacaciones en paz de la Asociación Navarra Amigos del Sáhara.

“Lo más importante es tener ganas e ilusión. Nosotros lo hablamos con nuestros hijos, les pareció bien y nos pusimos en contacto con la asociación”, explica Kristina.

“La adaptación en el caso de Hach ha sido muy fácil, estuvimos en el Sáhara y ya nos conocía”, cuenta Kristina. Aun así, tal y como explica la familia, los primeros días echa de menos a su familia. “Aquí tratamos de darles todo el cariño posible y suplir la falta de sus padres, pero allí tienen un arraigo familiar muy fuerte y les echa de menos”, afirman. Después, cuando vuelven a su lugar natal, “lo hacen encantados, con muchas ganas de estar con su familia. Allí se pegan todo el año contándose los unos a los otros qué han hecho en verano”.

kristina domeño

Madre navarra de Hach Hamudi

“Es curioso, porque Hach es la primera vez que sale de los campamentos de refugiados y cosas que aquí nos parecen de lo más cotidiano, él es la primera vez que las ve”, explica Kristina. “Nunca había subido escaleras, los grifos no los conocía, la ducha, el primer día tiró 40 veces de la cisterna porque le hacia gracia, los interruptores allí son diferentes y otras cosas que damos por hecho que todo el mundo conoce y no es así”. Según narra la familia, a Hach le llama mucho la atención la playa y se lo pasa muy bien en la piscina.

Aitor, Naroa y Peru afirman que para ellos, acoger a un saharaui y compartir el verano con él supone felicidad: “Él viene y nos lo pasamos bien los cuatro”, declara Aitor. Naroa señala que ella y sus amigas se lo pasan bien con Hach, pero que es Peru, el pequeño de la familia, el que se lo lleva a jugar con sus amigos, por su edad, y éste asegura que encaja perfectamente con su cuadrilla.

Kristina, en cuanto a este tema, asegura que sus hijos “siempre han tratado como a uno más al niño o niña que ha venido acogido”, y declara que nunca han tenido que hablarlo para que eso fuera así. Es más, los tres hijos afirman que, si la situación del Sáhara no mejora, de mayores también acogerán.

Esta familia ha visitado el Sáhara en más de una ocasión y conocen de primera mano a la familia saharaui de Hach. “Se organizan viajes en Semana Santa y en el puente foral a los que van más de una familia. Hacemos la vida que llevan allí. Conoces la zona, y vives en casa de la familia. Tenemos una relación muy buena con esa familia, hemos encajado muy bien. Durante el año también tenemos contacto con ellos”, explica Kristina Domeño.

La familia Gartzia-Domeño tiene claro que repiten la experiencia año tras año y que acertaron de pleno al sumergirse en esta aventura, porque “es una bonita y divertida forma de ayudar. Cuando nuestros hijos eran pequeños suponía mucho más esfuerzo para Polo y para mí. Ahora son mayores y puedes delegar”, señala la madre de familia. - Jon Aristu