Mikel Armendáriz Barnechea Concejal delegado de Participación Ciudadana y Empoderamiento Social

“I-E yAranzadi sólo buscan culpables, pero echo de menos un poco de autocrítica por su parte”

Es el cuarto concejal de la legislatura al frente del área de Participación Ciudadana, convertida en objetivo prioritario de las críticas de la oposición

Una entrevista de Kepa García Fotografía Iñaki Porto - Domingo, 5 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Mikel Armendáriz, en el balcón del despacho de su formación en el edifico consistorial, con el monte Ezkaba al fondo.

Mikel Armendáriz, en el balcón del despacho de su formación en el edifico consistorial, con el monte Ezkaba al fondo.

Galería Noticia

Mikel Armendáriz, en el balcón del despacho de su formación en el edifico consistorial, con el monte Ezkaba al fondo.

pamplona- Tiene 49 años, es abogado penalista y desde el 4 de julio dirige del área de Participación Ciudadana y Empoderamiento Social del Ayuntamiento de Pamplona a raíz de la remodelación del equipo de Gobierno tras el cese de los socios minoritarios de Aranzadi e I-E al frente de las cuatro concejalías delegadas que mantenían desde 2015. Mikel Armendáriz militó en CDN antes de entrar a formar parte de Nafarroa Bai -luego convertida en Geroa Bai- de la mano del foro Zabaltzen.

¿Cómo se produjo ese tránsito político?

-Me marché de CDN ante la deriva que tomó la formación, que nació como un proyecto transversal que podía pactar a derecha e izquierda, con nacionalistas o no nacionalistas, pero que en un momento dado acabó con todo eso. Hubo una resolución en la que se acordó que nunca se pactaría con formaciones que no fueran constitucionalistas. No me gustó y me marché, sin hacer ruido, pese a que desde el principio estuve muy involucrado en CDN. De hecho, en el primer congreso fui el más votado para la Ejecutiva.

¿Cómo valora aquella decisión transcurridos unos cuantos años?

-Con la salida de Juan Cruz Alli y Víctor Maeztu se vio la deriva que iba a tomar, porque cogieron las riendas de CDN dos personas como José Andrés Burguete y Carlos Pérez Nievas, que con sus trayectorias posteriores han confirmado lo que entonces ya apuntaban: en el primer caso ha retornado a UPN y el segundo es el líder actual de Ciudadanos. Con ellos no tenía políticamente nada que ver. Me pidieron que lo reconsiderara, pero la decisión estaba tomada y dejé la política. Luego me impliqué en el foro del Café Iruña, con artículos diversos sobre la actualidad navarra y otros temas. Hablábamos de todo, desde Osasuna a terrorismo, con Ginés Cervantes, Patxi Zabaleta, Iñaki Cabasés... Había gente de todos los partidos y éramos capaces de buscar acuerdos.

¿Se siente más cómodo con la denominación de progresista que nacionalista?

-Me acuerdo en un foro con el entonces candidato de Nafarroa Bai Patxi Zabaleta, que le pregunté si era posible que un no nacionalista pudiera militar en esa formación y me contestó que claro que sí, porque era una organización transversal, con nacionalistas y no nacionalistas. Para entonces ya militaba, no influyó lo que me dijera. No procedo de los sectores nacionalistas, ni soy un nacionalista puro, soy vasquista.

Es el cuarto concejal que se hace cargo del área de Participación Ciudadana en lo que va de legislatura. Da la sensación de que es una concejalía gafada.

-No lo creo. Hay que tener en cuenta que los dos primeros, Ana Lizoáin y Alberto Labarga, dejaron sus cargos por motivaciones personales y recuperaron su actividad y situación personal alejada de los focos mediáticos. En el caso de Manuel Millera, su salida se produjo tras la crisis en el equipo de Gobierno por el asunto de las inversiones financieramente sostenibles.

Ha sido una de las áreas más fustigadas por la oposición. ¿Espera algún cambio en esta estrategia de acoso?

-No. A UPN no le ha gustado desde el principio. Ha sido un área estratégica para el cuatripartito que antes no existía y han ido contra ella por todas las vías, incluida la judicial, y así estamos. Vamos a intentar quitar tensión en el área, tranquilizar a los trabajadores y tratar que ese ruido permanente se mitigue o desaparezca. No sé si lo conseguiremos si UPN sigue por el mismo camino, pero trabajaremos para quitar tensiones y que no haya motivos para la crítica.

¿Qué va a suceder con los técnicos del área, después de que una resolución del Contencioso Administrativo obligara a repetir la convocatoria por la que fueron contratados?

-Estamos en el mismo escenario que antes de la ejecución de la sentencia. El Ayuntamiento ya anunció que va a recurrirla y hasta que decida el Tribunal Superior de Justicia de Navarra seguiremos igual, siempre con la duda de saber cómo resolverá. Nosotros entendemos que se trata de un servicio público y como hemos explicado al tribunal, vamos a ejecutar la resolución de una forma que el servicio público mantenga su operatividad. Luego se hará otra convocatoria. Me gustaría defender y agradecer la labor que ha desarrollado el personal del área en estas condiciones tan difíciles.

Vayamos con la crisis interna que causó la remodelación. ¿No había otra solución que retirar de las concejalías delegadas a los representantes de Aranzadi e I-E aunque no hubieran permitido con su abstención aprobar los 6 millones de las inversiones financieramente sostenibles?

-Creo que quedaba muy poco margen de maniobra en el momento en el que siendo parte del equipo de Gobierno, primero te sitúas como oposición, luego negocias con la oposición unas enmiendas y finalmente permites con tu abstención que el proyecto no salga adelante. Supongo que para el alcalde fue una decisión dura y difícil, pero dada la evolución que llevó el proyecto de las inversiones no había otra salida posible. Era una situación insostenible, porque de lo contrario hubiéramos estado esperando a ver qué era lo siguiente.

Sus antiguos socios mantienen que lo único que hicieron fue defender sus propuestas.

-Todos somos conscientes de que cada formación quiera sacar adelante sus proyectos y que se presenten enmiendas, pero una vez que no lo consiguieron, fue muy duro aceptar que rechazaban todo el proyecto. Esa abstención fue un voto en contra, eso está claro, y por eso apoyamos la posterior decisión del alcalde, porque Geroa Bai siempre ha sido un socio fiel y fiable en el cuatripartito.

La primera reacción de sus antiguos socios fue de extrañeza. La segunda, echar las culpas de la ruptura a su formación, especialmente.

-Lo que yo echo en falta de Aranzadi e I-E es un poco de autocrítica. Lo único que están haciendo ahora es buscar culpables, pero no veo por ningún lado un mínimo de autocrítica por su parte para ver cómo se ha podido llegar a este punto. Creo que es algo que deberían hacer, mirarse en el espejo y preguntarse en qué han fallado ellos. Las dos formaciones han puesto a Geroa Bai en el foco de sus críticas, pero también nos criticaban cuando no gestionábamos ningún área. No es comprensible que fuéramos un problema antes y lo fuéramos después cuando asumimos más responsabilidades. Me parece que nosotros no éramos el problema.

En el peor de los casos ante el año escaso que resta de legislatura, EH Bildu y Geroa Bai suman 10 votos, frente a los 17 del resto de formaciones. ¿Están preparados para este escenario?

-Espero que no seamos 10 contra 17. Hay muchas formas ahora de que ellos -por I-E y Aranzadi- encaucen también su actividad política. Nosotros estuvimos bastante tiempo formando parte de la Junta de Gobierno sin tener ninguna concejalía delegada, no sé si en su caso va a suponer un problema el hecho de no tener concejalías delegadas y les lleve a la oposición. Lo tendrán que decidir.

¿Qué piensa que harán?

-Hasta ahora hemos funcionado como un equipo de cuatro, con distintas funciones, y además existe el acuerdo programático de gobierno que todos consensuamos y defendemos. Confío en que siga así, aunque dependerá de la actitud que adopten a partir de ahora.

La primera prueba será el citado proyecto de inversiones, que deberá volver a Pleno para su aprobación.

-No sé cómo se presentará. Lo que es evidente es que no podemos dejar pasar que 6 millones de euros no se inviertan en Pamplona. De alguna manera habrá que sacarlos adelante. Ellos siguen formando parte del gobierno municipal, formalmente no han salido.

¿Se mantienen por tanto en la Junta de Gobierno?

-Hasta donde yo sé, sí, como sucedió con Geroa Bai cuando no teníamos concejalías delegadas.

¿Le ha dado tiempo a pensar en estas semanas qué va a hacer al frente del área de Participación Ciudadana?

-Estamos realizando una fotografía del área, viendo los proyectos que están en marcha y los que están pendientes. Tenemos 10 meses por delante y vamos a seguir con el planteamiento de que se trata de un servicio para ayudar al ciudadano y al Ayuntamiento en los distintos proyectos participativos que las áreas mantienen, como los foros de barrio.

¿Piensan mantener el mismo formato en estas reuniones vecinales? Porque parece un modelo agotado.

-Estamos repensándolos, como ya se puso de manifiesto en la última ronda de reuniones con los vecinos.

¿Queda algún margen para la mediación en el caso de la ocupación del palacio del Marqués de Rozalejo?

-Es un tema que no nos es ajeno en tanto en cuando los jóvenes que allí están piden al Ayuntamiento un espacio para desarrollar sus actividades, pero evidentemente es un local del Gobierno de Navarra y a éste le corresponde las decisiones a adoptar. Si nos piden que intercedamos o hablemos podemos intentarlo, pero no se han dirigido a nosotros en este sentido.

La cesión del Chalet de Caparroso acabó mal, en el gaztetxe de la Rochapea hubo pintadas contra el concejal de EH Bildu Joxe Abaurrea y en el gaztetxe del Casco Viejo les acusan a ustedes de buscar el desalojo. No parece que el cuatripartito haya sabido gestionar bien este asunto.

-Hay que recordar que tras la ocupación de un local en la calle Compañía, se les cedió el Chalet de Caparroso, pero hubo que anular la cesión porque hicieron unas obras que no podían. Evidentemente parece que no hemos encontrado la tecla, tanto desde el Ayuntamiento como desde los colectivos, pero no me resigno a que no sea posible un local de estas características para los jóvenes.

¿Cómo le ha cambiado el nombramiento?

-Mucho. No soy un político dedicado al cien por cien al Ayuntamiento. Tengo mi trabajo fuera y he tenido que atar muchos hilos para poder asumir la nueva responsabilidad. Seguiré así, ya que hay asuntos en mi despacho que no puedo delegarlos ni cerrarlos de un día para otro.

las claves

El personaje

Datos biográficos. Nacido en Pamplona el 9 de julio de 1969.

Formación. Licenciado en Derecho por la Universidad de Navarra. Abogado en ejercicio desde

1995. Dedicado sobre todo al Derecho Penal y Penitenciario aunque también trabaja en Familia y Extranjería. Coordinador del Servicio de Orientación Jurídico Penitenciario del Colegio de Abogados de Pamplona y miembro de la subcomisión de Derecho Penitenciario del consejo General de la Abogacía.

Cargo público. Régimen de dedicación parcial (dos tercios de jornada).

“No había otra opción que la remodelación;sobre todo por rechazar el proyecto íntegro de inversiones”

“No procedo de los sectores nacionalistas ni soy un nacionalista puro, soy vasquista”

“Entendemos la Participación Ciudadana como un servicio estratégico

que hay que mantener”