Casco rojo

De perros y esquinas

Por Sergio Garbisu - Lunes, 6 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Galería Noticia

Absurdamente ayer, justo antes de las carreras, caí en un artículo de Journal of Zoology donde afirmaban que tras un estudio habían llegado a la conclusión que los perros hacen pis por las esquinas a mayor altura para mentir sobre su tamaño.

Y mientras veía las últimas vueltas con Dovizioso, Jorge y Marc, no podía quitarme la idea de la cabeza. Porque eso eran, tres perros de barrio marcando territorio, muchas veces por encima de sus posibilidades, intentando dejar clarito a los demás quién es el jefe del cotarro y con quién se van a partir la pana.

Mucho había en juego: Dovizioso y Jorge, tras una semana calentita de declaraciones cruzadas y con su futuro claro y alejado el uno del otro, tienen media temporada para reivindicarse.

Uno que la decisión de Ducati de apostar por él es la acertada, a pesar de sus inseguridades y su inconstancia mental y que es el mejor dotado para intentar llevar la bala roja de nuevo a la gloria. El otro para demostrar a la contra que la decisión de abrirle la puerta, tras semejante inversión, es fruto de un calentón transalpino y que se lamentarán toda la vida por ello.

El drama que subyace es que a día de hoy probablemente la Ducati es objetivamente la moto más equilibrada de la parrilla y no están para luchar el campeonato.

Saberlo, y saber que no tienes los pilotos adecuados para el objetivo, debe ser una pesadilla en la casa italiana.

Y por allí pasaba otro can de dientes largos, Marc, al que también le iba en ello.

Las pasadas y repasadas con su futuro compañero de equipo también tenían sabor perruno, porque hasta ahora todo son parabienes entre ellos, pero habrá que ver cómo se desarrollan los acontecimientos como compañeros de box entre dos pilotos que ya las tuvieron en el pasado, muy distintos en todo, pilotaje y personalidad, y de los que ya adelanto disfrutaremos más de una batalla cruenta por marcar territorio.

Finalmente supo guardar la ropa (cosa que antes no hacía) y pensar más en el campeonato. La semana que viene, nuevo paseo.