informe del Tribunal de Cuentas Europeo

ELA insiste en que el TAV es un proyecto "sin rentabilidad económica ni social y un disparate"

EP - Lunes, 6 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 11:53h

Obras de alta velocidad del tramo Castejón-Cadreita.

Obras de alta velocidad del tramo Castejón-Cadreita. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

Obras de alta velocidad del tramo Castejón-Cadreita.

PAMPLONA. ELA ha afirmado que Tren de Alta Velocidad (TAV) es "un proyecto sin rentabilidad económica ni social y un disparate medioambiental". Además, el sindicato se ha hecho eco del informe del Tribunal de Cuentas Europeo en el que subraya, en alusión al TAV, que "se ha construido una red ineficiente de líneas estatales mal conectadas".

Igualmente, ELA ha destacado en un comunicado que, según el tribunal, "la decisión de construir líneas de alta velocidad a menudo se basa en consideraciones políticas y, por lo general, no se recurre a un análisis de costes y beneficios". El mismo tribunal ha criticado en su informe el hecho de que "no se considere" una "solución alternativa" como "modernizar las líneas convencionales existentes".

Así las cosas, ELA ha afirmado que "aunque el Gobierno de Navarra quiera vender el proyecto como un modelo sostenible, una alternativa a otros medios de transporte y una conexión que articulará mejor el territorio navarro, se trata de una infraestructura que usará poca gente y, además, será cara".

El sindicato ha recordado que el nuevo ferrocarril "no será apto para transportar mercancías" puesto que "ningún TAV en el mundo lo es". Por ello, éstas "continuarán siendo trasladadas por carretera", de modo que "no disminuirá el tráfico en el territorio navarro".

ELA ha criticado que "se quiera volver al modelo del pelotazo urbanístico con la construcción de la estación de Etxabakoitz y de miles de viviendas a su alrededor". Un modelo que, según el sindicato, "ha demostrado ya ser una ruina". Además, "se eliminará la actual estación de Tafalla, dejando así a toda la comarca sin un servicio de cercanías", algo "inaceptable" para el sindicato.

Por todo ello, el sindicato ha exigido de nuevo "que se paralicen las obras del TAV" y "que se apueste, de una vez por todas, por la única alternativa posible: un tren social". Una red de ferrocarril "sostenible que dé respuesta a las necesidades reales de la ciudadanía". Un tren "que se integre en el sistema de transporte general" y "que articule sin dejar zonas marginadas".