reivindicado por los Soldados de Franelas

Venezuela detiene a seis presuntos implicados en el atentado contra Maduro

El presidente acusa a su homólogo colombiano del ataque de drones que sufrió

Lunes, 6 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. (EFE)

Galería Noticia

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

caracas- Tras el ataque sufrido por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, el Gobierno del país informó ayer de que capturó a seis presuntos implicados en el atentado, ocurrido el pasado sábado en un acto en Caracas, y aseguró que todos los autores materiales e intelectuales están “identificados”. Este suceso, que fue reivindicado por los Soldados de Franelas, causó siete heridos, tres de ellos graves. “Tenemos hasta ahora 6 terroristas y sicarios detenidos, varios vehículos incautados y se han practicado varios allanamientos en hoteles de la capital de nuestro país, donde se han recabado importantísimas evidencias”, dijo en declaraciones recogidas por la televisión estatal VTV el ministro de Interior, Néstor Reverol.

El gobernante Maduro encabezaba un acto por la celebración de los 81 años de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) -que ya ha mostrado su lealtad al líder del país- cuando, según aseguró el Gobierno, fue víctima de un atentado con “artefactos voladores de tipo dron que contenían una carga explosiva”.

Nicolás Maduro logró salir ileso. El presidente venezolano no tardó en señalar culpables y denunciar que su homólogo colombiano, Juan Manuel Santos, y la ultraderecha de su país y de Colombia intentaron asesinarle esa tarde, con un par de drones que sobrevolaban el acto en homenaje al ejército del país. Maduro revivió así las tesis de magnicidio asegurando que se trató de un atentado, al tiempo de anunciar que en tiempo récord fueron detenidos algunos de los autores materiales del hecho, aunque no dijo cuántos ni sus identidades.

discurso detenidoEn el momento del suceso el jefe de Estado daba un discurso en la avenida Bolívar de Caracas, una de las más largas de la capital venezolana y que en ese instante estaba repleta de miembros de la Guardia Nacional Bolivariana. En imágenes transmitidas por televisión pudo verse como los soldados que estaban formados en bloques escuchando al presidente corren despavoridos ante las explosiones, mientras Maduro es resguardado de inmediato por sus escoltas y el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino, es evacuado del lugar.

Tres horas después, Maduro narró en cadena obligatoria de radio y televisión que “estaba diciendo no bajemos la guardia porque la conspiración ha retornado, en ese mismo momento explotó frente a mí un artefacto volador, una gran explosión, compañeros”. Aseguró que su primera reacción fue de observación y de serenidad porque tiene “confianza plena en el pueblo y en la Fuerza Armada, de su lealtad”.

Asimismo dijo que no le cabe ninguna duda de que se trató de un atentado contra su vida y acusó a “la ultraderecha venezolana en alianza con la ultraderecha colombiana” y señaló directamente a Juan Manuel Santos, quien, afirmó, “está detrás de este atentado. No han podido ni podrán conmigo, tengan la seguridad que continuaremos el rumbo de nuestra patria, que quiere paz, desarrollo”, añadió.

En la tarima junto a Maduro, además de Padrino y la primera dama, Cilia Flores, había representantes de todos los poderes públicos del país.

Con su denuncia, Maduro suma al menos una veintena de alertas por presuntos actos contra su vida desde 2013, cuando llegó al poder tras la muerte de su antecesor y mentor, Hugo Chávez (1999-2013). El presidente venezolano dijo, además, que la situación se despejó “en tiempo récord”.

El ministro de Interior, Justicia y Paz, Néstor Luis Reverol Torres, señaló que las investigaciones “evidenciaron” que el ataque constituyó “un delito de terrorismo y magnicidio en grado de frustración. Lo que deja claro que estos terroristas y sicarios han pasado a un nivel superior, incrementando el espiral de violencia”, añadió.

eeuu y colombia se desmarcanTras las acusaciones directas del Gobierno venezolano, Estados Unidos y Colombia se desmarcaron ayer del atentado contra el presidente Nicolás Maduro. “Puedo decir inequívocamente que no hay participación del Gobierno de Estados Unidos en esto en absoluto”, aseguró John Bolton, asesor de Seguridad Nacional de presidente de EEUU, Donald Trump.

Por su parte, Bogotá, a través del secretario de la Presidencia, Alfonso Prada, afirmó que “los señalamientos de Maduro al presidente (Juan Manuel) Santos son los de siempre. Hay que decirle que está equivocado, que no busque fuera de Venezuela las razones para la inestabilidad de la democracia y de la economía venezolana”. También la oposición venezolana se desmarcó del ataque y señaló que la solución a la crisis debe ser “democrática”.

Por su parte, el Gobierno de Pedro Sánchez expresó ayer su “firme condena a la utilización de cualquier tipo de violencia con fines políticos” y expresó su deseo de “pronta recuperación” a los heridos. Por medio de un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores, el Gobierno demandó una “salida pacífica, democrática y negociada entre venezolanos, en el marco del Estado de Derecho”, que debe tener como “elementos fundamentales” el retorno a la institucionalidad democrática, el respeto a los derechos humanos, la liberación de los presos políticos y la atención a las apremiantes necesidades de la población”, destacó. - Efe