Gurelur denuncia la afección de los parques eólicos a la fauna de la Ribera

Apuesta por “repotenciar los aerogeneradores ya existentes” en lugar de nuevas instalaciones

Fermín Pérez-Nievas - Martes, 7 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Imagen de Gurelur de un milano muerto en Montes de Cierzo.

Imagen de Gurelur de un milano muerto en Montes de Cierzo. (Foto: D.N.)

Galería Noticia

Imagen de Gurelur de un milano muerto en Montes de Cierzo.

tudela- El colectivo ecologista Gurelur ha denunciado, a través de una nota de prensa, el daño que están haciendo los parques eólicos a la fauna de la Ribera que a su juicio es irrecuperable. Según indican, con la presencia “acumulativa” de parques eólicos, solares, centrales hidroeléctricas y tendidos eléctricos se ha provocado “la destrucción del paisaje ribero, la de los usos tradicionales, y una grave afección a la fauna incluida en el Catálogo de Especies Amenazadas de Navarra”.

Para Gurelur, se ha originado a lo largo de los años “con el beneplácito del departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra”, por lo que los proyectos han generado un “impacto ambiental irreversible” y piden que en lugar de plantear nuevos parque se reformen los ya existentes dándoles nueva potencia a los rotores.

repotenciar lo existenteEn este sentido, el colectivo ecologista recuerda que solo en la Central Eólica de Montes del Cierzo de Tudela, ha muerto un ejemplar de águila de Bonelli, especie que se extinguió en Navarra, y que la recuperación de sus poblaciones “se está viendo perjudicada entre otros motivos por los tendidos eléctricos y los aerogeneradores mal ubicados”;además de “un ejemplar de milano real, una especie con muy pocos ejemplares en esta época en la zona, y que se encuentra catalogada en peligro de extinción”.

Por todas estas razones, Gurelur critica que el Gobierno de Navarra permita a la empresa Eólica Navarra la instalación de cuatro nuevas centrales eólicas, “precisamente en la zona de Navarra donde ya se produce una colmatación de instalaciones de producción de energía”, es decir en la Ribera. Por ello el colectivo ecologista ha presentado alegaciones a los proyectos “por considerar que las afecciones que ocasionaría al medio ambiente de la zona y a los usos agrícolas son totalmente rechazables desde el punto de vista de gestión de la avifauna y del respeto a los usos agrícolas y ganaderos”.

Como solución, apuesta por replantear los parques existentes, reformándolos y dotándoles de una mayor potencia merced a los avances que se han producido en los últimos años en cuanto a los rotores y la generación de electricidad. “Bastaría con repotenciar los aerogeneradores ya instalados, lo que duplicaría la energía producida hasta la fecha y se podrían eliminar los aerogeneradores más agresivos con la fauna en peligro de extinción que todavía malviven en estas zonas. El que no se tenga en cuenta esta sencilla gestión de las centrales eólicas se debe a la total falta de sensibilidad ambiental de la administración ambiental Navarra y de las empresas promotoras”, concluye Gurelur.

Eólica Navarra (Grupo Enhol) tiene previsto crear tres nuevos parques eólicos ubicados en Cabanillas (Cabanillas I y II), Ablitas y Cascante. El pasado mes de julio se anunció que antes de final de año se iba a iniciar la construcción de dos de ellos en la Ribera compuestos por 27 turbinas y una potencia de 90 MW a finales de este año. Con estos dos proyectos elevarán a 45 las instalaciones eólicas en la Comunidad, con una capacidad de 1.094 MW.