la carta del día

Sobre el crimen de San Jorge

Por Iñaki Sola Ayesa - Miércoles, 8 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

supongo que es como cuando alguien se te muere. Puede ser de repente, que es más impactante, o poco a poco. Lo ves venir. Y lo procesas diferente. Por asimilado. Hay cosas que las llevas viendo años. En cada esquina, en cada portal. En las calles, en las plazas. Conflictos diversos habituales graves. Y un día ya sólo es un pasito más, el golpe un poco más fuerte. Y de repente ves 200 personas debajo de tu casa. Hay un muerto, un asesinado. Los GEOS. Periodistas. De repente a alguien le importa, tiene visibilidad. A todo el mundo le impacta un montón. Igual a ti que vives ahí al que menos.

Puede pasar cualquier cosa. En cualquier momento. E igual eso es lo más espeluznante. Lo que más aterra. Que personas desequilibradas y la violencia cotidiana forman parte de este barrio. De San Jorge. Otros no lo sé, yo conozco lo que me toca. Veo lo que veo, escucho lo que escucho, y sin poner ningún interés en nada ni ser muy de calle me entero de mucho.

No es algo aislado, es algo estructural. Que tiene que ver con leyes, con seguridad, con recursos sociales, de salud mental... Con exclusión, drogas, delincuencia. Con un cóctel intercultural que a veces se convierte en un polvorín. Con dejadez, con abandono. Con miedo, con hartazgo...

Tuve enfrente de mi ventana toda la tarde el operativo y era espectacular. Pero eso fue ayer, y antes fueron otras cosas y mañana serán otras.

Un hombre asesinado, y su pobre hija. Igual piensa que podía haberlo evitado de no haberse juntado con él. Pero es que nos podía haber tocado a cualquiera ser víctimas, por cualquier motivo grande o pequeño. O podía haber sido otro el culpable.

Nunca hablé con él. Era mi vecino, le vi en muchos altercados y siempre traté de evitarlo. Este muchacho salió de prisión con la condicional muy cambiado y estuvo una temporada muy bien. Pero luego algo le pasó y llevaba tiempo con los demonios en el cuerpo. Y si eso lo veía yo, que lo eludía, ¿no debía haber estado alguien más al tanto? ¿Tenía un seguimiento?

No sé quien ni cómo decide. Sí sé que las denuncias y las quejas sirven de poco. Todo es lento, farragoso, ineficaz. La policía va y viene.

No sé qué se podía haber hecho para evitar esta tragedia. Si era una persona incapaz de vivir en sociedad o tan sólo necesitaba ayuda. Lo que sí sé es que nosotros sí para vivir seguros.

El autor es vecino